Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

LLAMA GRATIS

Primera cita gratis

El tabaquismo y sus consecuencias

El humo del tabaco contiene miles de sustancias tóxicas. El daño que provoca el tabaquismo va más allá de la halitosis y las manchas de los dientes, esta relacionado con la enfermedad periodontal y el cáncer oral.

Según los expertos el principal problema del tabaquismo es que “las encías de los fumadores reciben menos aporte sanguíneo que las de los no fumadores, de modo que tienen menor capacidad defensiva ante el ataque de las bacterias”.

Las encías de los fumadores no presentan evidencias de problemas periodontales. Su aspecto puede ser absolutamente normal, no es frecuente ni la hinchazón, ni la rojez ni el sangrado. Aún así, lo recomendable es acudir al dentista, al menos dos veces al año, ya que si no tratamos este problema podemos sufrir la extracción de las piezas dañadas.

En lo referido a los cigarrillos eléctricos, aunque sus consecuencias para nuestra salud sean menores que las que entrañan los normales, no significa que su consumo este exento de riesgos, ya que la combustión de los aromas que contienen son muy perjudiciales.

A grandes rasgos los efectos más nocivos del tabaquismo son:

· Halitosis: potencian la aparición de mal aliento a causa de la sequedad e irritación de las mucosas y de las vías respiratorias, lo que contribuye a la falta de higiene de las encías. Además es frecuente la reducción del sentido del gusto y del olfato.

· Manchas y cambio de tonalidad en los dientes: el color amarillento es un dato evidente del tabaquismo, una de las consecuencias de esta nociva adicción.

· Menor aceptación de los implantes y mayor retraso en la cicatrización: la tasa de fracaso de los implantes dentales es dos veces menor que en el caso de los no fumadores.

· Riesgo de cáncer oral: enfermedad con alto riesgo de mortalidad, debido a la inhalación de sustancias nocivas, como el alquitrán y la nicotina.

Institutos Odontológicos recibe reconocimiento por su colaboración con el programa Carné Joven Europeo

En el marco del 30 aniversario del Carné Joven Europeo de Aragón, Institutos Odontológicos recibe un reconocimiento por promover el acceso de millones de jóvenes aragoneses a ventajas y servicios de salud dental.

Reconocimiento a Institutos Odontológicos 

Institutos Odontológicos favorece a que todos los jóvenes que pertenecen al programa de Carné Joven Europeo del Instituto Aragonés de la Juventud accedan al Programa de Prevención de Salud Bucodental de io mediante prestaciones gratuitas y condiciones exclusivas en tratamientos de odontología general, ortodoncia, implantología e higiene dental. Este Programa tiene el objetivo de que los jóvenes puedan atenderse en cualquiera de los centros médicos dentales io perdiendo el miedo a cuidar su sonrisa y previniendo su salud bucodental a lo largo de su vida.

Institutos Odontológicos y su colaboración con el Carné Joven Europeo

Institutos Odontológicos forma parte de una red de empresas comprometidas con el Programa del Carné Joven Europeo, que beneficia desde hace 30 años, a más de 1,2 millones de aragoneses que lo utilizan. El Carné Joven Europeo es una iniciativa reconocida en Europa con premios de excelencia en su gestión y comunicación.

Conoce el Programa de Prevención de Salud Bucodental de Institutos Odontológicos haz click aquí 

Fuente: Gobierno de Aragón

 

3 Curiosidades sobre moderse las uñas

Morderse las uñas es un hábito que conlleva problemas para la salud bucodental. Principalmente provoca el desgaste en los bordes de los dientes frontales, que se encargan de morder y hacen todo el trabajo de masticar.

Morderse las uñas puede acarrear maloclusión dental (mal alineamiento de los dientes) y problemas para masticar.

Incluso puedes enfermar por morderte las uñas. Eres más vulnerable a sufrir una enfermedad llamada paroniquia, una infección en los dedos que provoca hinchazón, enrojecimiento y pus, ya que ingresan bacterias en las fisuras o en desgarros de la piel

¿Consumir alimentos fríos produce sensibilidad dental?

El consumo excesivo de alimentos fríos puede aumentar la sensibilidad dental, para poder minimizar los daños puedes controlar y equilibrar la ingesta de alimentos fríos, a temperatura ambiente o calientes. 

sensibilidad dental helados dentista

¿Comer helados afecta a los dientes?

Si tienes hipersensibilidad deberás ingerir con menos frecuencia helados o alimentos fríos ya que esto te puede provocar problemas en el nervio pulpar de los dientes creando así a la larga pulpitis irreversibles donde la única solución sería hacer una endodoncia (matar el nervio). 

En el caso de no tener hipersensibilidad, el comer helados no es dañino para tus dientes, pero siempre que tengas un control de ello. 

¿Cómo podemos evitar la sensibilidad?

Podemos realizar diferentes pasos en los que te servirán para evitar la sensibilidad dental como mantener una buena higiene dental: 

  • Es importante realizar tres cepillados al día, uno después de cada comida.  
  • Acudir a tu centro dental médico es muy importante para tratar cualquier dolencia para evitar mayores males o evitar que estos se puedan producir.  
  • Es primordial no abusar de bebidas ácidas, ni dulces ya que estas pueden dañar el esmalte dental. 

No te olvides de estos consejos para evitar la sensibilidad dental

  • El agua limpia tu boca, lavando los restos de comida y los residuos que provienen de las bacterias causantes de la caries diluyendo así los ácidos producidos por éstas. 
  • No cepillarse con brusquedad ya que puedes dañar tus encías. 

Para tus revisiones mensuales o anuales sabes que siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: ICOEV

¿Qué tipos de anestesia hay?

Los diferentes tipos de anestesia ayudan a que la visita al dentista no se convierta en una tortura. La sensibilidad en los dientes o los dolores son motivos para utilizar anestesia durante el desarrollo de los tratamientos odontológicos. Para la administración de la anestesia, el especialista debe tener en cuenta el historial médico del paciente y de esta manera saber qué tipo de anestesia aplicar.  Existen diferentes tipo de anestesia que a continuación detallamos brevemente.

tipos de anestesia dentista odontologo barcelona

Spray, crema o gel anestésico

Este tipo de anestesia es de uso tópico, se utiliza para evitar el dolor propio del pinchazo. El spray, crema o gel anestésico adormece la zona donde se va a aplicar la anestesia local.

Anestesia bucal local

La anestesia bucal es la técnica más utilizada por los odontólogos ya que es utilizada para eliminar la sensibilidad de la boca. Se puede aplicar para cualquier tratamiento creando así una disminución del dolor o molestias hacia el paciente.

Incluso se puede aplicar en higienes dentales si el paciente tiene mucha placa dental en los dientes. Se realiza esto con el objetivo de minimizar los dolores del paciente.

Sedación leve

Esta técnica se utiliza mediante la aplicación de óxido nitroso haciendo uso de mascarilla, siendo así inhalada en lugar de ser inyectada. De esta manera evitamos usar aguja y pinchar al paciente.

Esta sedación permite al paciente permanecer consciente mientras dura el tratamiento. Esta técnica se suele utilizar en especialidades como la periodoncia ya que son tratamientos en los que experimentas más molestias.

Sedación consciente

Para este tipo de anestesia en importante tener un gabinete equipado especialmente para ello, así como un médico anestesista especializado. Se puede aplicar en cualquier tratamiento, pero los más frecuentes suelen ser cirugías de implantes.

Se puede suministrar a través de una vía intravenosa o inhalatoria. Es una de las mejores opciones cuando el paciente conlleva una sensación de miedo o ansiedad al dentista y ante el procedimiento quirúrgico. Siempre se aplica junto con la anestesia bucal local.

Anestesia general

Este caso es de los menos comunes ya que no se puede realizar en una consulta, es obligatorio realizarse en hospitales especializados porque conlleva la sedación general del paciente.

 

Sabes que para tus revisiones mensuales o anuales siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: Consejo de Dentistas

La cirugía maxilofacial

Es la rama de la odontología que trata afecciones de la boca, la cara y demás estructuras faciales, causadas por un tumor, un trauma, o el propio envejecimiento. A su vez, está muy relacionada con la cirugía plástica, la neurocirugía y la otorrinolaringología. Dicha especialidad abarca gran variedad de procedimientos. Incluye  desde extracciones corrientes como las de las muelas del juicio hasta complejas intervenciones, como reconstrucciones estéticas, extracción de tumores, reconstrucción o la colocación de prótesis.

Implantología
Cirugía maxilofacial

Un dentista no es lo mismo que un cirujano maxilofacial. El dentista se ocupa de todo lo vinculado a los dientes, implantes o protésis, enfermedades de las encías, mejora de la posición dentaria y otras dolencias orales. Por otro lado el cirujano maxilofacial, aunque trata las mismas zonas que el dentista, se especializa, como su nombre indica en la cirugía que va desde injertos óseos o extracciones dentales complejas. También incluye en su área de desarrollo la colocación de los implantes dentales.

Los grupos de patologías de los que se encarga el cirujano maxilofacial son:

Cirugía oral e implantes dentales: la que se encarga de cualquier intervención de boca, desde una extracción de muelas del juicio hasta la colocación de implantes

Cirugía ortognática: destinada a la reconstrucción y corrección de anomalías y deformidades de tamaño, forma y posición de las bases óseas de las estructuras maxilomandibulares.

Tumores en cabeza y cuello: encargada de la extirpación del tumor y de la cirugía reconstructiva de tumores benignos y malignos que aparezcan es esa zona del cuerpo.

Traumatismos faciales: pueden ser fracturas faciales que afectan a la funcionalidad y la estética, fracturas del maxilar superior o la mandíbula que alteran la relación entre los dientes superiores e inferiores, y las fracturas de órbita, que afectan a la visibilidad del ojo.

Mucosa oral: son tejidos que revisten el interior de la boca que pueden sufrir alteraciones, por ejemplo durante el embarazo.

Todas las fases de un tratamiento de implantología

La implantología sustituye a la raíz del diente perdido por una raíz artificial o implante, generalmente de titanio, que se integra en el hueso maxilar uniéndose fuertemente a él para poder colocar la prótesis dental. De esta forma restauramos la salud, la comodidad, la estética de la boca y su funcionalidad.

Implantes dentales
Implantología

Revisión y diagnóstico: si el resultado es favorable, se llevarán a cabo una serie de pruebas de imagen (radiografías, fotografías y escáneres) para comprobar si hay suficiente cantidad de hueso para la colocación del implante y, en caso negativo contemplar la posibilidad de hacer una pequeña intervención para añadir el hueso suficiente para permitir una correcta sujeción.

Primera fase: pasados aproximadamente entre cinco días o una semana, se concierta una nueva consulta para llevar a cabo la primera intervención, apenas dolorosa, que consiste en colocar los implantes de titanio dentro del hueso y suturar los tejidos blandos. El post-operatorio no es apenas doloroso, pero sí hay que cumplir rigurosamente con la medicación recetada, ingerir dieta blanda, no hacer grandes esfuerzos, no fumar ni tomar alcohol y, en caso de dolor localizado usar paños fríos o calientes. A las dos semanas se quitan los puntos y se valora la adaptación del implante, su osteointegración (proceso natural en el que el hueso se funde con el implante) y que su cicatrización sea correcta. 

Segunda fase: después de esperar entre 3-6 meses hasta conseguir una correcta cicatrización y cobertura de las encías, se llevará a cabo una segunda intervención en la que se colocará la prótesis provisional para comodidad y estética del paciente.

Última fase: En esta fase de restauración se lleva a cabo la toma de unos moldes para el diseño de la prótesis definitiva, con la que el paciente, finalmente logrará la sonrisa que deseaba.