Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

LLAMA GRATIS

Primera cita gratis

La importancia de la odontogeriatría

En la salud bucal de las personas mayores, los principales problemas son la gingivitis, la pérdida, la movilidad y el desgaste de las piezas dentales. Por eso, durante esta etapa, hay que doblar los cuidados, para que los problemas no se agraven y afecten más seriamente al organismo.

salud dental vejez

El envejecimiento es un proceso gradual de modificación y degeneración fisiológica, morfológica y biológica, a consecuencia de la edad y del desgaste acumulado.

De modo que podemos definir la odontogeriatría como la rama de la odontología, enfocada a la salud bucodental de las personas mayores de 65 años.

Es en este momento, los malos hábitos comienzan a pasar factura, pero además se suman las complicaciones típicas de la edad, como puede ser el uso de prótesis, el consumo de medicamentos o simplemente una higiene bucal deficiente.

Las complicaciones más comunes suelen ser a consecuencia de la retracción de las encías, de modo que es bastante frecuente la hipersensibilidad dental y las caries en la raíz de las piezas dentales.

Además, debido a los problemas en los tejidos duros, podemos evidenciar serios problemas de edunterismo, de ahí que las intervenciones más demandadas por este colectivo sean las relacionadas con la colocación de implantes y prótesis.

Todos estos problemas pueden ser tratables y reversibles si se encuentran localizados y se diagnostican en las primeras etapas.

Es muy importante atender a cualquier posible complicación o patología, recibir un diagnóstico y comenzar el tratamiento necesario lo antes posible, para mejorar la estética y funcionalidad oral, ya que no olvidemos que, independientemente de la edad, lucir una sonrisa bonita y sentirnos a gusto con nosotros mismos, es fundamental.

Acudiendo a tu dentista de confianza podrá poner solución a cualquiera de estas dificultades, que en ocasiones provocan tanto malestar.

En Institutos Odontológicos, tenemos todos los tratamientos necesarios para solucionar alteraciones producidas por una mala alimentación, hábitos higiénicos inadecuados, factores hereditarios o como consecuencia de la edad.

La verdadera historia de la implantología

La implantología dental es una disciplina odontológica que consiste en la sustitución de un diente perdido, mediante la colocación quirúrgica de un implante en el hueso maxilar o mandibular.

A pesar de ser una técnica común, no todo el mundo conoce sus orígenes. Hoy explicamos cómo el ser humano comenzó a insertar piezas dentales para mejorar su salud bucodental.

Neolítico

El primer implante del que se tiene constancia data del Neolítico, concretamente del poblado Fahid Suarda, donde se descubrió el cráneo de una mujer joven que presentaba la falange de un dedo alojada en el alvéolo del segundo premolar superior derecho.

Edad Antigua

En 1931 se descubrió en Honduras, en una zona antiguamente habitada por la civilización Maya, una mandíbula del año 400 d.C con tres fragmentos de concha introducidos en los alvéolos de los incisivos. Los estudios de la pieza determinaron la formación de hueso alrededor de los implantes, lo que indicaba que las piezas fueron colocadas en vida.

Edad Media

No es hasta este momento cuando el ser humano empieza a practicar la implantología con dientes reales. Un texto del médico y científico Abulcasis citaba que “en alguna ocasión, cuando uno o dos dientes se han caído, pueden reponerse otra vez en los alvéolos y unirlos de la manera indicada con hilos de oro manteniéndolos así en su lugar.” Los dientes eran donados por soldados, plebeyos y esclavos a demanda de nobles y militares, pero tras la larga lista de fracasos y el riesgo de contraer enfermedades, esta práctica cesó.

Edad Moderna

Gracias a la invención de la imprenta, múltiples teorías odontológicas fueron divulgadas. Durante siglos XVII y XVIII se ejecutaron varios intentos de trasplantes dentarios. Francia fue clave en este período, influyendo en Europa y América gracias a sus avances en salud bucodental. En esta etapa varios médicos comenzaron a desarrollar la práctica, descubriendo diversos materiales como el plomo, el iridio o la cerámica.

El Siglo XX

Podemos decir que durante el S.XX los expertos se centraron en encontrar el metal más idóneo para la práctica dental: el platino, el oro, el iridio o el plomo son algunos ejemplos de los materiales usados por los dentistas de la época. Sin embargo años después se demostró que muchos de los metales usados, como la plata, tenían propiedades tóxicas para los pacientes.

En los años 60 se realiza un punto de inflexión en esta materia, gracias a un descubrimiento clave. El doctor Brånemark y su equipo descubrieron, accidentalmente, un mecanismo con el que adherir un metal al hueso. Demostraron que el titanio puede ligarse firmemente al hueso, por lo que aplicado a la implantología podría ser una revolución para el sector. Este fenómeno se denomina oseointegración.

Actualidad

Desde entonces y hasta nuestros días se ha utilizado el titanio como manera de fijación, con una raíz en forma de tornillo para un mejor agarre, aunque esta medicina sigue en constante avance, con nuevas técnicas, herramientas y métodos implantológicos.

All-On-4, implantología revolucionaria

All-On-Four es un innovador tratamiento de implantología que consiste en la colocación de cuatro implantes de forma inmediata y definitiva, en pacientes que carezcan de la mayoría de las piezas dentales.

Ventajas

Este sistema de fijación inmediata se diferencia de la implantología tradicional al prescindir de la cirugía invasiva.

Apenas admite rechazo ni alergias y evita la realización de injertos óseos. Reduce las molestias en los pacientes, facilita la higiene bucal, mejora el autoestima y abarata los costes. Todo ventajas.

Permite al especialista sustituir todos los dientes de la arcada superior, inferior o de ambas, en una sesión. Los implantes se integran en el hueso mandibular y actúan de raíces dentales, dotando a los implantes de la resistencia y la apariencia de los dientes naturales.

Su longitud es mayor que la de los tradicionales, consiguiendo así una fijación más segura, cómoda y resistente.

Una estructura integrada por dos implantes rectos en la parte delantera y dos inclinados en la parte posterior. La inclinación ayuda a prescindir de los injertos óseos, reduce el riesgo de rechazo del implante y las molestias propias de dicha intervención. La alternativa a la cirugía reconstructiva y la oseointegración.

El mismo día se coloca la prótesis provisional fija, que va atornillada a los implantes, que son de titanio, un material que se integra en el hueso con muy buenos resultados.

A los cuatro o cinco meses, se reemplazará por la prótesis definitiva. Se establecerán una serie de revisiones de seguimiento hasta que las encías cicatricen y los implantes se hayan fijado bien al hueso.

All-On-Four® permite dotar al paciente de dientes fijos de forma inmediata, evitando las incómodas prótesis extraíbles.

Ha tenido mucha aceptación entre los pacientes gracias a los excelentes resultados. Hoy en día, es sin duda la mejor alternativa para conseguir una sonrisa bonita de forma rápida e indolora.

Y no te preocupes, ahora puedes financiar tu tratamiento hasta en 30 meses.