Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

Primera cita gratis

¿Cómo se usa el hilo dental?

Sabemos que el uso de hilo dental no es muy frecuente entre muchos pacientes, pero es más necesario de lo que uno imagina. El hilo dental es parte esencial para la higiene de los dientes y las encías. Recomendamos el uso de éste para tu higiene.

 

El uso del hilo dental para la higiene bucal

La Asociación Dental Americana recomienda usar el hilo y limpiar entre los dientes una vez al día. El uso del hilo dental es importante para prevenir la aparición de caries, la enfermedad de las encías y la generación de placa bacteriana entre los dientes. La placa se conforma de bacterias que se alimentan del azúcar que queda entre los dientes. Cuando esto pasa se libera un ácido que puede destruir la capa exterior de los dientes y desencadenar caries.

La placa dental que se acumula entre los dientes, con el tiempo, se endurece y forma una capa llamada tártaro. Éste se posiciona en el límite entre la encía y los dientes causando la enfermedad periodontal. Una vez formado el dentista es el único capaz de quitarlo con utensilios especiales.

¿Cuál es el mejor momento para limpiar entre los dientes con hilo dental?

Es importante reforzar el hábito de usar el hilo dental para la higiene de la boca. No existe un momento exacto para realizarlo, puede ser a primera hora de la mañana, a mediodía, en el almuerzo o antes de dormir justo después de comer.

Los niños y niñas también deben limpiarse entre los dientes

Mientras más temprano le inculques el hábito a tus hijos sobre la limpieza e higiene dental, mejor llevarán el cuidado de su sonrisa en la etapa adulta. Limpiar entre los dientes mediante hilo dental en niños menores de 10 u 11 años es primordial pues en esta etapa no son capaces de limpiar sus dientes a fondo por sí solos.

Limpiar entre los dientes mediante el hilo no debe doler, por esto se debe utilizar una fuerza promedio porque si se realiza con mucha fuerza se puede dañar las encías y si se realizar muy suave no se limpia la comida entre los dientes. Mediante el cepillado y el uso de hilo dental diario proteges tus dientes y tu sonrisa, por esto recomendamos ser responsables con estas prácticas de higiene dental.

Como siempre, sabes que cuentas con nosotros para cualquier duda o revisión bucal que necesites 😉

 

Fuente: ADA

La salud dental en el embarazo

Importancia de la higiene dental en embarazadas

Cuando la mujer descubre que se encuentra en estado de gestación, la importancia de su salud aumenta a un nivel que quizás no considera en otros momentos de su vida.

¿Sabías que existen problemas dentales asociados al embarazo?

Es frecuente que durante el embarazo se produzca un empeoramiento de la salud dental de la mujer debido a cambios hormonales, cambios en el PH salival y si se acompaña de una escasa higiene dental puede ser perjudicial para encías y dientes.  Por esto, se pueden aparecer los siguientes problemas dentales:

  • Gingivitis (Inflamación y sangrado de las encías).
  • Excesiva salivación durante el primer semestre.
  • Erosiones o desgastes dentales causados por los vómitos.
  • Épulis (quiste benigno que se forma en las encías o en las partes blandas de la boca).

Higiene dental durante el embarazo

Por esto, es muy importante que antes y durante el periodo de gestación, la embarazada mantenga una correcta y meticulosa higiene dental.

En muchos casos si se tiene gingivitis antes del embarazo, el porcentaje de aparición aumenta hasta un 36-100% de los casos, mientras que si no se sufre antes el porcentaje disminuye a un 1%.

Siempre se debe consultar con el especialista que estamos en periodo de gestación para que éste pueda recomendar a la paciente que tipo de diagnósticos son los más acertados dado a su estado. De esta manera se evitan, en mayor proporción, los riesgos que puedan existir.

Ya sabes que para tus revisiones mensuales o anuales sabes que siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: ICOEV

Todo lo que debes saber sobre los tonsilolitos

En ocasiones nos encontramos con casos de halitosis recurrentes a pesar de haber mantenido unos buenos hábitos de higiene bucal. Una de las posibles causas de estos episodios son los tonsilolitos, es decir, una especie de cálculos o solidificaciones que se pueden llegar a formar y a acumular en las amígdalas.

Las amígdalas son dos masas de tejido linfático que se localizan en la parte posterior de la garganta. Su función es actuar como barrera para atrapar los microorganismos que entran a través de la nariz o de la boca, y así evitar posibles causas de infecciones.

Es importante no confundir los términos amigdalitis y tonsilolitos. Los tonsilolitos se originan por la deposición de alimento en la garganta, que provoca que con el paso del tiempo los microorganismos empiecen a reproducirse. Estos microorganismos se van acumulando en las amígdalas hasta producir esta enfermedad. En cambio, la amigdalitis es una inflamación de las amígdalas por diversas causas que no están relacionadas con este proceso.

Los tonsilolitos representan una de las principales causas del mal aliento, lo cual trae consigo una incomodad desde el punto de vista social, ya que el olor que emana es muy intenso y putrefacto. Generalmente no son lesiones grandes, pero si la infección está avanzada puede generar dolor e inflamación en la garganta, oídos y dificultad para deglutir. Al examen físico, se evidencian fragmentos blanquecinos-amarillentos en las amígdalas.

Causas de los tonsilolitos

Aunque no se ha reconocido su etiología de forma contundente, se asume que la acumulación de comida en la garganta es su principal promotor. Sin embargo los especialistas enumeran las siguientes posibles razones:

  • Calcificación de elementos existentes en la sangre que se alojan en la garganta.
  • Presencia de bacterias bucales que no se tratan correctamente, quedando algunas activas y que progresivamente se van reproduciendo y creando una nueva infección.
  • Acumulación de glóbulos blancos (leucocitos) muertos.
  • Fumar cigarrillos.
  • Deficiente técnica del cepillado (Un correcto cepillado debe incluir siempre la limpieza de la lengua).
  • Salivación profusa.
  • Depósitos de comida que se descompone, creando una capa infecciosa.

Tratamiento para los tonsilolitos

  • El tratamiento habitual para esta infección suele incluir el uso de antibióticos y/o antiinflamatorios, siguiendo siempre las indicaciones del odontólogo o médico que nos esté tratando. Generalmente son dosis de hasta 10 días de administración oral o endovenosa, dependiendo del grado de infección.
  • Si los tonsilolitos son recurrentes en el paciente, una solución puede ser la extirpación de las amígdalas (intervención quirúrgica donde se extraen).
  • Cuando el grado de infección es leve, se puede recurrir a tratamientos sencillos (siempre previa consulta con el especialista) como hacer gárgaras con agua tibia salada (debe realizarse al menos tres veces al día para sentir mejoría en la zona afectada) o el uso de aplicadores o bastoncillos para drenar manualmente los cálculos (esto se debe realizar con mucho cuidado) El objetivo es extraer la mayor cantidad posible de tonsilolitos, lo cual se debería traducir en una mejora notable del dolor e inflamación.

¿Es posible prevenir los tonsilolitos?

El primer paso es siempre un correcto diagnóstico, de modo que recomendamos acudir al dentista para buscar el mejor modo de atacar la infección y prevenir que se repita en el futuro. Aunque la inflamación puede ser leve, es evidente en el momento de realizar el examen físico.

Prevenirlos es difícil si no se mantiene una buena higiene dental, ya que mientras queden restos alimenticios en la boca estos pueden llegar a originar la infección.

En los casos de tonsilolitos recurrentes se recomienda:

  • Tratar las infecciones lo antes posible para detener la proliferación de microorganismos que puedan complicar la infección.
  • Mantener una adecuada salud bucal, asistiendo periódicamente al odontólogo y habituándose a una buena y constante técnica de cepillado, para mantener a raya el desarrollo de la infección.
  • Limitar (o incluso evitar de ser necesario) el consumo de alimentos ácidos y/o fríos que puedan acrecentar los síntomas, sobre todo el dolor.

La importancia de cepillarse los dientes en la noche ¿Cuáles son las consecuencias de no cepillarse los dientes de noche?

La higiene bucal es la base para obtener una boca saludable. Los expertos recomiendan tres cepillados durante el día, uno después de cada comida, pero no siempre es posible.

El cepillado nocturno, es el más importante.

¿Por qué es importante el cepillado nocturno?

Durante tus horas de sueño las glándulas segregan menos saliva de lo habitual, se genera un mayor aumento de bacterias que se acumulan en tu boca. Estas bacterias al no ser eliminadas se van acumulando, provocando así enfermedades en las encías, como, por ejemplo, caries, gingivitis, etc.

El cepillado nocturno nos permite evitar un deterioro de nuestro esmalte que este se obtiene con la acumulación de placa en la boca.

¿Es bueno cepillarse los dientes inmediatamente después de cenar o antes de acostarse? 

Si hemos ingerido un alimento que contienen mucho azúcar, es recomendable limpiarlos lo antes posible. En el caso de ser ácidos limpian la placa bacteriana por tanto no urge su cepillado, puede retrasarse una hora más.

¿Te realizas un cepillado correcto?

Para poder realizarse un buen cepillado bucal, hemos de mover el cepillo de arriba hacia abajo en la parte superior de la boca y de forma contraria en la parte inferior. Para tener una higiene bucal perfecta hay que intentar evitar que se dejen zonas sin limpiar, incluyendo tanto la zona interior de los dientes como la lengua. Y sobre todo cambiar el cepillo de dientes cada tres meses produciendo asó una higiene dental también en los utensilios de la boca.

Como siempre, para tus revisiones mensuales o anuales siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: Consejo de Dentistas