Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

Primera cita gratis

¿Cómo se usa el hilo dental?

Sabemos que el uso de hilo dental no es muy frecuente entre muchos pacientes, pero es más necesario de lo que uno imagina. El hilo dental es parte esencial para la higiene de los dientes y las encías. Recomendamos el uso de éste para tu higiene.

 

El uso del hilo dental para la higiene bucal

La Asociación Dental Americana recomienda usar el hilo y limpiar entre los dientes una vez al día. El uso del hilo dental es importante para prevenir la aparición de caries, la enfermedad de las encías y la generación de placa bacteriana entre los dientes. La placa se conforma de bacterias que se alimentan del azúcar que queda entre los dientes. Cuando esto pasa se libera un ácido que puede destruir la capa exterior de los dientes y desencadenar caries.

La placa dental que se acumula entre los dientes, con el tiempo, se endurece y forma una capa llamada tártaro. Éste se posiciona en el límite entre la encía y los dientes causando la enfermedad periodontal. Una vez formado el dentista es el único capaz de quitarlo con utensilios especiales.

¿Cuál es el mejor momento para limpiar entre los dientes con hilo dental?

Es importante reforzar el hábito de usar el hilo dental para la higiene de la boca. No existe un momento exacto para realizarlo, puede ser a primera hora de la mañana, a mediodía, en el almuerzo o antes de dormir justo después de comer.

Los niños y niñas también deben limpiarse entre los dientes

Mientras más temprano le inculques el hábito a tus hijos sobre la limpieza e higiene dental, mejor llevarán el cuidado de su sonrisa en la etapa adulta. Limpiar entre los dientes mediante hilo dental en niños menores de 10 u 11 años es primordial pues en esta etapa no son capaces de limpiar sus dientes a fondo por sí solos.

Limpiar entre los dientes mediante el hilo no debe doler, por esto se debe utilizar una fuerza promedio porque si se realiza con mucha fuerza se puede dañar las encías y si se realizar muy suave no se limpia la comida entre los dientes. Mediante el cepillado y el uso de hilo dental diario proteges tus dientes y tu sonrisa, por esto recomendamos ser responsables con estas prácticas de higiene dental.

Como siempre, sabes que cuentas con nosotros para cualquier duda o revisión bucal que necesites 😉

 

Fuente: ADA

¿Qué son selladores dentales?

La forma de evitar las caries y cualquier otra enfermedad periodontal es llevando a cabo una correcta higiene bucal, cepillándonos los dientes al menos tres veces al día y usando el hilo dental a diario.

¿Qué son los selladores dentales?

Aún manteniendo estos hábitos, no es fácil eliminar totalmente los restos de comida acumulados en los dientes posteriores, conocidos como molares, cuya forma irregular es idónea para acumular placa bacteriana, responsable de dañar el esmalte y provocar las temidas caries, que si no se tratan pueden incluso provocar la pérdida de la pieza dental.

Afortunadamente existen formas de proteger y mantener tus molares limpios y sanos. Se llama sellador y se trata de una película muy fina, elaborada en plástico o un material similar, que se adhiere a la superficie masticadora de los dientes. Su función es evitar que los restos de comida penetren en los dientes.

¿A quién benefician los selladores dentales?

Pueden hacer uso de ellos tanto niños como adultos, pero es preferible colocarlos cuanto antes mejor. Se ha comprobado que las caries no son algo aleatorio, hay gente más propensa a padecerlas. Dentro del grupo de riesgo estarían aquellas personas que sufren algún tipo de discapacidad que les impida llevar a cabo una correcta higiene bucodental, los que consumen medicamentos que reducen la segregación de saliva o aquellos que llevan a cabo una dieta rica en hidratos y azúcares.

¿Cómo es el proceso de colocación?

El proceso de aplicación de estos selladores es sencillo, rápido e indoloro. Tu dentista limpiará el diente en cuestión, aplicará un gel protector y posteriormente el material sellador dentro de los surcos de los dientes en cuestión. Además, este material se puede aplicar sobre piezas que tengan caries tempranas, evitando así su avance y deterioro.

¿Cuánto duran?

Los selladores duran mucho tiempo antes de tener que ser repuestos. La duración del tratamiento varía en función de la profundidad de los surcos, la correcta colocación de los selladores y la calidad de los materiales. Lo común es que duren entre 5 y 10 años, pero es recomendable acudir a tu dentista y llevar acabo un seguimiento ante la posibilidad de que surgiera cualquier imprevisto.

 

Cómo será la implantología del futuro

A medida que la tecnología informática avanza hay un impacto directo en la odontología, que nos da pistas de cómo será la implantología del futuro.

Planificación virtual o escáneres de última generación son algunos ejemplos en el ámbito de los avances en implantología. Las tecnologías más sofisticadas de software han permitido a médicos y odontólogos seguir las posiciones quirúrgicas exactas donde por ejemplo hay un reemplazo del arco completo de la dentadura, como en el caso de implantología All-On-Four.

Con estos avances tecnológicos los especialistas pueden ahora medir la estabilidad inicial y posterior a la colocación de los implantes, el impacto del verdadero contacto hueso-implante.

Esta información es especialmente útil para tomar decisiones relacionadas con  implantes inmediatos.

También las técnicas quirúrgicas y protésicas para implantología están estrechamente relacionadas con los avances tecnológicos, la carga inmediata de implantes dentales como All-On-Four también es un buen ejemplo de ello.

A través de estos avances en el diseño del implante y la disponibilidad de medir la estabilidad del mismo, los implantes con carga inmediata se han vuelto más predecibles, útiles, seguros, indoloros y en consecuencia más demandados.

En cuanto a los materiales de la odontología del futuro, desde el implante hasta las partes protésicas, en los últimos años ha habido una clara tendencia hacia diseños con materiales innovadores, como la zirconita y el titanio, materiales que ayudan a estabilizar los tejidos duros y blandos alrededor de los implantes.

La zirconita o el titanio en la industria de la implantología, son materiales muy utilizados para el diseño de implantes o de las prótesis.

No sabemos hasta dónde llegará la implantología en el futuro, pero sí sabemos que hoy en día con todos los avances conseguidos en implantes fijos y en odontología en general, es muy fácil conseguir una sonrisa joven y sana y en consecuencia una mayor calidad de vida para cualquier paciente, tenga la edad que tenga.

Foto vía Lotte Meijer

El flúor, nuestro gran aliado

El flúor remineraliza el esmalte y aumenta su resistencia, así como actúa frente al desarrollo de las bacterias de la boca.

El flúor es un componente activo presente en la composición de la mayoría de colutorios y pastas dentífricas.

Los beneficios del flúor

– Afecta a la placa bacteriana de nuestros dientes e inhibe la capacidad de las bacterias que la componen de formar grandes cantidades de ácido.

– Inhibe el proceso de desmineralización de los dientes.

– Vuelve la superficie dental mucho más resistente a los ácidos que vivien en la boca.

– Favorece la remineralización de la superficie del esmalte dental.

El flúor es muy eficaz a la hora de frenar las caries dentales, ya que actúa inhibiendo la pérdida de minerales de la superficie dental y favoreciendo la reconstrucción de los componentes propios del diente.

Gracias a la intervención del flúor, se puede evitar el desarrollo del proceso de caries desde sus estados iniciales, hacer los seguimientos e incluso controlar su evolución.

Una vez hayan aparecido, se puede evitar su avance, aunque no remineralizar las zonas del esmalte que se hayan opacado.

Algunos consejos sobre el flúor

Está comprobado que la ingesta diaria, no ejerce la menor acción nociva sobre los dientes.

El mayor ejemplo para asegurarnos un consumo adecuado de flúor es la fluoración del agua potable, medida de protección colectiva, de la que se benefician todos los usuarios. De esta forma, nos aseguramos una ingesta de fluoruro óptima y permanente.

Sin embargo, la ingesta de cantidades excesivas de flúor puede provocar la fluorosis dental, al impedir que el esmalte madure normalmente, provocando la aparición de manchas en la superficie de los dientes, que solo podremos eliminar por medio de un blanqueamiento dental.

Pero si se incorpora en cantidades recomendadas, aporta grandes beneficios en la salud bucodental, ya que al fortalecer las encías, puede ser un gran aliado para la prevención de enfermedades como la caries, la gingivitis y la periodontitis.