Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

Primera cita gratis

¿Cómo cuidas tus implantes dentales?

En los últimos años, los tratamientos con implantes dentales han ido aumentado entre los pacientes por su aporte en la mejora de vida de éstos. Para ello, es importante llevar una higiene adecuada porque puede ser una causa por la que el implante pierde su unión al hueso y se suelte.

Alrededor del diente, y por falta de higiene, puede producirse una periodontitis que puede llevar a la pérdida del diente. De igual manera, la mala higiene alrededor de los implantes conlleva un proceso denominado periimplantitis en el que se produce una pérdida del hueso que sustenta el implante con la consiguiente pérdida del mismo a corto plazo.  De ello se deriva que las medidas higiénicas a tomar para el mantenimiento de las prótesis, ya sean fijas o removibles, o de los tejidos blandos periimplantarios sean fundamentales para predecir un buen resultado, afirma el vocal científico del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV).

implantes dentales precio

Fases y cuidados

  • Enjuagues con clorhexidina: tras la cirugía para la colocación de implantes realizar estos enjugues para eliminar posibles bacterias dado que no se puede cepillar la zona.
  • Cepillado convencional:
    • Tras la retirada de los puntos a los 7-15 días se puede reanudar la higiene habitual del cepillado durante la fase de oseointegración (unión estable entre el hueso y el implante).
    • A partir de la fase protésica (segunda parte del tratamiento de Implantología) deben introducirse técnicas de cepillado de la boca con especial dedicación a la zona de la prótesis en su unión con la encía, como mínimo cada 12 horas.
  • Higiene con cepillo interproximal:
    • En el caso de prótesis fija (no se puede retirar) se recomienda el uso de cepillos interproximales y sedas en los espacios entre implante-implante y diente-implante (elegir tamaño más grande o más pequeño en función del espacio existente y la recomendación de su dentista).
    • En caso de que la prótesis sea removible (se puede retirar) habrá que limpiar por un lado la prótesis con los cepillos específicos para éstas y por otro lado cepillar las barras o anclajes unidos a los implantes y que sirven de sujeción a la prótesis.
    • En el caso de las barras hay que prestar especial atención al espacio entre la barra y la encía, para evitar la inflamación de ésta. Cabe reseñar que la no retirada de la placa bacteriana de la parte de la encía que rodea los implantes pondrá en peligro la durabilidad o éxito del tratamiento con implantes debido a la pérdida de éstos.

implantes dentales

Si tienes implantes dentales es imprescindible tener una higiene continua para conservarlos en buen estado y recuerda realizar tus visitas programadas al dentista para complementar correctamente la higiene de tus implantes. Cuenta con nosotros 😉

Fuente: ICOEV

Morderse las uñas pone en peligro tus dientes

¿Eres de los/as que se muerden las uñas y no se dan cuenta? Para muchos es un gesto sin importancia que pasa desapercibido a menos que tengas las uñas bastante desgastadas por este mal hábito.

Si aún no se lo has comentado a tu dentista te recomendamos hacerlo por prevención, pues morderse las uñas implica consecuencias peligrosas y poco conocidas para tus dedos, tu boca y tus dientes. De esta manera tu odontólogo puede ayudarte con algunos consejos o maneras de prevenirlo. En este artículo te contamos unos breves detalles sobre el peligro que implica morderse las uñas para tu salud bucodental.

Morder continua y ansiosamente las uñas puede llegar a causar diversos efectos que ponen en riesgo la salud dental, éstos pueden ser: desgaste de los dientes incisivos, mayor riesgo de infecciones, problemas de mandíbula e incluso halitosis.

morderse las uñas dentista barcelona higiene dental

Desgaste de los dientes por morderse las uñas

El acto de morderse las uñas constantemente puede aumentar el riesgo de infecciones en la boca pues es una entrada de bacterias en tu organismo. Entre las bacterias que pueden aparecer: Staphylococcus, Candida, Escherichia Coli causando malestar en el cuerpo, vómitos y diarreas.

Problemas en la mandíbula debido al mordisqueo de uñas

El mordisqueo ansioso de las uñas también puede generar consecuencias en la articulación temporomandibular pues el gesto constante que implica una posición forzada de la mandíbula. Esto puede provocar dificultad y dolor para masticar los alimentos.

morderse las uñas dentista barcelona higiene dental

Halitosis debido a morderse las uñas

Debido al traspaso de bacterias que ingresan en la boca por el mordisqueo persistente de las uñas aumenta la presencia de ciertas bacterias que pueden fomentar el desarrollo de mal aliento.

Para todas las dudas que tengas sobre estos temas u otros de odontología sabes que cuentas con nosotros 😉

Fuente: ICOEV

Me duele una muela, ¿qué hago?

El nombre científico para un dolor de muelas es odontalgia y su surge como consecuencia de una estimulación excesiva de la raíz nerviosa de la pieza dental. Esta estimulación provoca una irritación del nervio dental que a su vez causa el dolor de muelas.

Aunque la odontalgia puede llegar a causar un dolor muy intenso, en ocasiones se presenta casi sin previo aviso. Por ese motivo, es recomendable acudir al dentista en cuanto se perciben las primeras molestias, para realizar un diagnóstico y tomar las medidas necesarias encaminadas a evitar un mayor daño en la pieza dental y un dolor de muelas mucho más agudo en el futuro.

El dolor de muelas puede tener su origen en diversas causas. A continuación hablaremos de algunas de las más frecuentes:

Causas más frecuentes del dolor de muelas

Cuando pensamos en un dolor de muelas, lo primero que se nos viene a la mente es la presencia de una caries. Aunque efectivamente las caries profundas se encuentran entre las causas más comunes de dolor de muelas, existen también otras afecciones dentales que pueden causar un fuerte dolor. En cualquier caso, acudir a un odontólogo es la única forma de determinar cual es el origen del dolor e iniciar el tratamiento adecuado para hacerlo remitir.

Estas son las causas más comunes de un dolor de muelas o odontalgia:

Caries: Es como decíamos la causa más común de un dolor de muelas, y tiene su origen en una deficiente higiene bucal. Cuando no se eliminan correctamente, los restos de alimentos generan placa bacteriana, que a su vez genera los ácidos responsables de dañar la superficie de las piezas dentales y provocar la aparición de caries.
Raíces dentales expuestas: a veces como consecuencia de la retracción de la encía en casos graves de deterioro bucal, las raíces de los dientes quedan expuestas al exterior. Dado que las raíces son muy sensibles esto provoca dolor dental.
Fractura de la muela: aunque a veces no nos percatemos de ello, los dientes pueden llegar a romperse o a sufrir una fisura que provoque dolor.
Gingivitis: es una de las afecciones bucales más comunes y se manifiesta como una inflamación e infección de las encías que se puede trasladar a las piezas dentales en peor estado de conservación, produciendo dolor.
Bruxismo: el bruxismo nocturno puede provocar un gran dolor en las muelas durante los días posteriores, e incluso puede llegar a provocar la rotura de la muela.
Lesiones en la mucosa oral: son poco frecuentes pero pueden resultar muy perjudiciales para las muelas y para todas las piezas dentales en general.

Posibles soluciones ante un dolor de muelas

Evidentemente, ante un dolor de muelas, lo recomendable es acudir cuanto antes al odontólogo. Si no es posible acudir de modo inmediato, como medida previa podemos recurrir al médico de cabecera, que si lo estima conveniente puede prescribir alguna medicación para combatir el dolor de muelas, como pueden ser analgésicos, antiinflamatorios e incluso antibióticos en caso de detectar una infección en la zona de la muela. Estos tratamientos pueden mitigar o incluso hacer desaparecer el dolor de muelas, pero no solucionarán el problema de fondo que lo origino. La solución definitiva pasa necesariamente por acudir al dentista.

Además, existen otros consejos que pueden ser de gran utilidad para aliviar el dolor de muelas y que son completamente naturales, como por ejemplo aplicarse frío en la mejilla por la zona donde se encuentre el diente dolorido, evitar los alimentos duros y crujientes o los que estén demasiado fríos o demasiado calientes. Tampoco es conveniente ejercer presión sobre la zona ni comer productos dulces o con demasiada azúcar.

En cualquier caso, el mejor consejo es evitar el dolor de muelas, con una higiene dental adecuada y revisiones frecuentes en tu dentista.

Manchas negras en los dientes

Las manchas en los dientes son una de las afecciones más comunes en lo que se refiere a la salud bucal, y no es solo un problema que afecta a la estética del paciente, también puede considerarse como un síntoma o una clara señal de que algo no está funcionando bien con nuestros dientes. Por ello es preciso que ante la aparición de manchas en los dientes lo consultemos lo antes posible caso un odontólogo, del mismo modo que haríamos ante síntomas más evidentes de problemas bucales como pueden ser dolores o molestias. Insistimos de nuevo en que no es solo una cuestión de estética, puede ser un indicio de algunos tipos de afecciones bucales con consecuencias perjudiciales para nuestros dientes a largo plazo, que pueden evitarse o minimizarse si acudimos rápidamente al dentista y tomamos las adecuadas medidas preventivas.

Las manchas no siempre están relacionadas con alguna clase de descuido de la higiene, se puede incluso deducir en algunas situaciones que la presencia de una mancha viene por cuestiones de genética. Cada cuerpo es distinto y las circunstancias y hábitos de cada paciente también son distintas, por lo que el diagnóstico no será igual en todos los casos. Además, las razones para la aparición de manchas dentales pueden ser múltiples, por lo que para tener un diagnóstico preciso lo mejor es acudir lo antes posible a un especialista.

Existen sin embargo algunas razones habituales que están detrás de muchos casos de aparición de manchas negras en los dientes.

Uso de enjuagues bucales

Si eres una de esas personas que siempre se cerciora de tener una higiene bucal lo más impecable posible y estás concienciado de la importancia de complementos de limpieza como el hilo dental o los enjuagues bucales, quizás la razón de estas manchas negras se deba precisamente a uno de estos elementos de limpieza. La Clorhexidina es un componente que llevan algunos enjuagues bucales, y en algunas ocasiones este componente es el culpable de que aparezcan esas manchas.

No se trata de que todos los enjuagues bucales que contienen Clorhexidina sean inadecuados. Como comentamos más arriba, dependerá de cada caso, y de cómo cada paciente reaccione ante este componente. Y por supuesto, también dependerá de cual sea la concentración de este componente en el enjuague y cuantas veces al día lo estés usando. En este caso lo ideal es asistir a un odontólogo que te pueda dar mejores indicaciones para su uso y para que puedas adaptar tus hábitos de higiene dental, manteniendo una buena limpieza y solucionando el problema de las manchas negras de tus dientes.

Acumulación de sarro

La acumulación de sarro es muy común en pacientes que hayan tenido enfermedades como la periodontitis, ya que el sarro se va acumulando de tal forma que desarrolla una placa que va destruyendo la constitución del diente. Esto puede ser peligroso en circunstancias graves debido a que se podría perder el diente. Sin embargo antes de encender las alarmas es mejor que el doctor nos revise para saber qué está pasando exactamente con nuestra dentadura.

Factores desencadenantes

Las manchas negras en nuestros dientes no aparecen por arte de magia ni de la noche a la mañana. Pueden aparecer lentamente e ir acentuándose con el tiempo, por lo que resulta crucial estar pendientes para detectar este y cualquier otro síntoma de que los dientes puedan estar en mal estado.

Hay determinados factores que aumentan el riesgo de sufrir la aparición de manchas negras en los dientes

  • Una mala o incompleta higiene bucal.
  • El tabaquismo. El hábito de fumar, además de otros problemas graves de salud, también puede generar manchas en los dientes.
  • El consumo habitual de determinadas bebidas o alimentos, como puede ser el café, el vino tinto, o algunas verduras.

Tratamiento conducto

El tratamiento conducto es un procedimiento delicado mediante el cual se procede a eliminar las bacterias y el tejido nervioso muerto o que se encuentra en descomposición dentro de un diente.


Este tratamiento se realiza cuando el nervio del diente se encuentra dañado de forma irreversible y ya no es posible un tratamiento para conservarlo. Esto puede ocurrir debido a una infección o inflamación. Además de retirar dicho tejido, durante el tratamiento conducto o endodoncia también se procede a la limpieza y desinfección de los conductos, y también se sellan para evitar que haya una reinfección.

El tejido de un diente puede dañarse por distintas causas, como pueden ser caries, empastes agrietados, golpe en la boca o enfermedades de las encías. Cuando el daño es muy severo y afecta al nervio del diente, el odontólogo debe evaluar la opción de aplicar una endodoncia. Se trata de un tratamiento drástico que reduce la vida útil del diente, al que se solo se recurre cuando el nervio ya no es recuperable.

¿Cuál es el procedimiento de un tratamiento conducto?

El procedimiento que los odontólogos llevan a cabo para realizar un tratamiento conducto, empieza perforando el diente afectado para pasar a continuación a retirar el tejido nervioso dañado.

Después es necesario que la pieza dental se limpie, se moldee y se agrande la cámara pulpar y los conductos de la raíz del diente, para que así estos puedan ser rellenados.
Por último, el diente se restaura usando amalgama o resina dental para recubrir la corona en caso de que sea necesario.

Se trata de un tratamiento complicado que requiere realizar los distintos pasos de modo secuencial (en muchas ocasiones en distintos días, por lo que se necesitan varias visitas al odontólogo para completar todo el proceso) También hay que tener en cuenta que se trata de un tratamiento irreversible.

¿Cuáles son los riesgos del tratamiento conducto?

El tratamiento conducto, al igual que cualquier otro tratamiento complejo, implica algunos riesgos. Sin embargo, estos riesgos dependen de las circunstancias concretas de cada caso. El odontólogo que va a realizar el tratamiento suele ser el encargado de informar al paciente de cuales son los riesgos que conlleva la endodoncia para su caso concreto.

La mayor parte de los efectos del tratamiento conducto se manifiestan durante el propio tratamiento, que como comentábamos implica varias fases que se pueden prolongar durante cierto tiempo.

Un efecto secundario del tratamiento conducto bastante común es la aparición de una mayor sensibilidad dental, sobre todo durante el cepillado y limpieza de los dientes. Normalmente es algo temporal que desaparece varias semanas después de finalizar el tratamiento. Si presenta dolor fuerte o si las molestias se prolongan durante más tiempo, el paciente deberá consultar con su odontólogo lo antes posible.
Pero si su diente no sana correctamente, o el mismo se infecta o daña, es necesario que el tratamiento se haga nuevamente. Esto se conoce como retratamiento conducto.

¿Cuáles son las alternativas al tratamiento conducto?

En algunos casos los dientes que se encuentran en un estado que no permite que puedan ser reparados con el tratamiento conducto. Normalmente, son casos en los que el paciente presenta una enfermedad muy severa en las encías o el diente está dañado gravemente. Cuando se dan estas circunstancias, el odontólogo puede considerar que el diente no reúne las condiciones necesarias para completar todos los pasos de la endodoncia, o bien que una vez finalizada no tendrá el agarre suficiente como para poder conservarlo en su posición.

Por lo tanto, una alternativa al tratamiento conducto que el odontólogo puede indicar es realizar la extracción del diente que está afectado.

¿Cómo prevenir el cáncer oral?

Este tipo de cáncer (llamado también de boca) se produce generalmente en los labios o en la lengua, sin embargo, puede producirse también en cualquier otra parte de la cavidad oral: paladar, encías, suelo de la boca o mejillas.

En la mayoría de los casos afecta con mayor frecuencia a las mujeres que a los hombres y suele aparecer a partir de los 40 años.

dia mundial contra el cancer - cancer boca - cigarro

Causas

Las causas más frecuentes son el tabaquismo y el consumo del alcohol. El 80 o 90% de los casos de cáncer de boca se deben al tabaquismo.

También se ha identificado la higiene dental deficiente, una infección crónica por papilomavirus (VPH) o la irritación crónica originado por el uso de dentaduras postizas o el roce de dientes ásperos.

 

Síntomas

Los primeros signos no son necesariamente identificables, por ello es importante tener un control regular de revisiones odontológicas y médicas, aún más si observas alguna de estas anomalías:

  • Una llaga en los labios, en las encías o dentro de su boca que sangra con facilidad y no cicatriza
  • Un bulto o engrosamiento en la mejilla que usted puede percibir con la lengua
  • Pérdida de sensaciones o adormecimiento en alguna parte de la boca
  • Manchas blancas o rojas en las encías, la lengua o dentro de la boca
  • Dificultad para masticar o deglutir los alimentos
  • Dolor, sin explicación alguna, en la boca o sensación de atoramiento en la garganta
  • Hinchazón muy fuerte de la mandíbula, provocando que la prótesis no se ajuste apropiadamente
  • Cambio en la voz

Tratamiento

En un diagnóstico temprano, considerando un tumor pequeño y localizado, el tratamiento que implicaría una extirpación quirúrgica. En el caso de algunos tumores de mayor tamaño también se aplican extirpaciones a menos que haya afectado a los ganglios. Si este fuera el caso el tratamiento también requeriría quimioterapia y radioterapia. Para estos casos la tasa de curación estimada es de un 90%.

dia mundial contra el cancer - cancer boca

Tener un control regular sobre el cuidado e higiene bucal puede ser una manera de prevenir este tipo de enfermedad. Y, asimismo, en el caso de que ésta aparezca, permite tratarlo en una fase inicial con más posibilidades de cura; a comparación de encontrarlo en una fase avanzada, en donde el tratamiento ya no es curativo sino paliativo.

Fuentes:

Colgate

OMS

 

¿Qué es el lupus? Cómo afecta a la salud bucodental

El lupus es una enfermedad autoinmune de carácter crónico que genera un cuadro bastante complejo, y que que puede alterar de distintas formas la vida de quien la padece.

Las primeras partes del cuerpo en ser afectadas son la piel, las articulaciones y los riñones, pero a medida avanza la enfermedad, esta puede dañar distintas partes del cuerpo y alterar los tejidos de diferentes órganos. La boca también puede llegar a verse severamente dañada, y por ese motivo la salud bucal es uno de los aspectos a tener en cuenta por los pacientes que sufren esta grave enfermedad

 

Aunque existan diferentes enfermedades crónicas que pueden llegar a afectar directa o indirectamente a la cavidad oral, el lupus es una de las que tienen una mayor incidencia en la salud bucal, hasta el punto de que hasta el 75% de pacientes con lupus llegan a presentar lesiones en la boca.

En ocasiones este tipo de lesiones bucales pasan desapercibidas o no se les da la la importancia que realmente tienen, al no relacionarse inicialmente con la enfermedad que las origina. Si no existe un diagnóstico previo, es muy importante consultar con el odontólogo cualquier tipo de lesión en la boca que se prolongue durante más de 10 días. Y en caso de que ya exista un diagnóstico previo de lupus, debe informarse al cuadro médico que realiza el seguimiento de la enfermedad, para que en coordinación con un odontólogo planifiquen las medidas y tratamientos a seguir para paliar en lo posible los efectos de la enfermedad en la salud bucal.

Normalmente los efectos del lupus en la salud bucal comienzan con pequeñas úlceras, las cuales en primera instancia son indoloras, y es por ello que suelen ser pasadas por alto. Otros efectos relacionados con la enfermedad son la aparición de diferentes laceraciones, que pueden presentarse como lesiones erosivas en la mucosa oral, o la xerostomía. Las partes mas afectadas por esta dolencia suelen ser la lengua, labios y el paladar, al ser las zonas más expuestas a los alimentos.

Los pacientes que tienen diagnosticado lupus, suelen presentar distintos síntomas como son la rigidez muscular en las primeras horas de la mañana, una fiebre descontrolada aun si no se ha confirmado una infección y alopecia cuando se presentan brotes más agudos.

Aunque existen distintos tratamientos para ayudar a aquellas personas que padecen esta enfermedad, es importante tener en cuenta que no hay una cura para el Lupus. Al diagnosticarse un caso de lupus, se establece un seguimiento por parte de distintos profesionales con el objetivo principal de lograr que el paciente pueda sobrellevar de la mejor manera los síntomas que esta enfermedad ocasiona en su organismo.

Los tratamientos a aplicar varian en función de la respuesta que ofrezca cada paciente a los mismos. En ocasiones, los efectos secundarios de determinados tratamientos y medicamentos para combatir el lupus, pueden llegar a afectar indirectamente a la salud bucal. Algunos pacientes, experimentan sensaciones y sabores desagradables en la boca como reacción a estos tratamientos.

La acción coordinada de profesionales de distintas especialidades médicas, es fundamental para buscar la combinación de medidas que permita ofrecer la mejor calidad de vida a cada paciente lupus. En lo referente a la salud bucal, lo prioritario es frenar a toda costa las infecciones, candidiasis y herpes ocasionados por la enfermedad, evitando en lo posible que se pueda llegar a dañar de manera permanente la mucosa oral. En tratamientos prolongados es frecuente que los pacientes experimenten el síndrome de la boca seca.

Todos los pacientes que sufren de lupus deben prestar una especial atención a su higiene bucal. Se recomienda un cepillado delicado pero profundo, y la elección de pastas de dientes y colutorios que garanticen una hidratación de la boca y no contengan sustancias que puedan irritar la mucosa bucal.

¿Por qué es importante usar hilo dental a diario?

El hilo dental elimina los restos de comida atrapados entre los dientes y en la línea de las encías, donde a menudo se acumula placa y en consecuencia comienzan las enfermedades periodontales.

El hilo dental combate la gingivitis y la placa bacteriana, aunque cada vez son más los que apuestan por los cepillos interdentales, la mejor forma de llegar donde el cepillo no llega. La opción ideal para mantener tus encías y dientes en buen estado de salud.

Un poco de historia

El hilo dental aparece en por primera vez a finales del S.XIX y desde entonces su material se ha modificado multitud de veces.

Empezó siendo de seda hasta que se descubrió el nailon y ahora se comercializa en distintos materiales, sabores y diámetros.

Uso del hilo dental

Los dentistas recomiendan hacer uso del hilo dental al menos una vez al día, puesto que el cepillado normal no es suficiente para acabar con los restos que se quedan entre los dientes y dan lugar a la placa bacteriana, la responsable de las caries y multitud de enfermedades dentales.

Lo importante es usarlo de forma correcta, ya que si no puede provocar serios daños. La forma de usar correctamente el hilo dental es la siguiente:

· Enrolla la seda dental en torno a los dedos corazón y ténsala.
· Utiliza los dedos pulgar e índice para guiar el hilo dental entre los dientes.
· Pásalo también por los laterales de cada diente, siguiendo suavemente sus curvas. Esto te permitirá llegar correctamente al espacio entre el diente y las encías.
· Nunca golpees ni fuerces el hilo, ya que puede cortar o lastimar el tejido gingival.
· Utiliza secciones de hilo limpio, a medida que avanzas entre los dientes.
· Para extraer el hilo, utilice el mismo movimiento hacia atrás y hacia delante, sacándolo hacia arriba y arrastrándolo hacia los dientes.

No te lo pienses más y empieza a usar hilo dental a diario, te ayudará a tener una sonrisa más sana y bonita.

¿Las caries son contagiosas?

La caries es generada por un microbio llamado “streptococcus mutans”, cada persona tiene sus propios microbios y hay algunas que son más propensas a esta bacteria que otras. Las caries se forman por la interacción entre almidones y azúcares presentes en la dieta y en la flora bacteriana de la boca del paciente.

Por esto, se cree que, en ciertos casos, es una enfermedad infectocontagiosa ya que en otros escenarios pueden intervenir diversos factores para facilitar la aparición de las caries.

caries contagiosas dentista barcelona

La caries es una enfermedad frecuente

La caries es una enfermedad bastante frecuente, es provocada por la desmineralización de las piezas dentales generadas sustancias ácidas que son favorecen a la formación de la placa bacteriana. Es así como se produce una desestructuración de los dientes y la formación de un “hueco” se conoce como “caries”.

El proceso de la caries empieza por destruir el esmalte, después la dentina hasta que llega a la pulpa del diente, que es cuando entra en etapa dolorosa y de inflamación. Cuando pasa esto, se aplican tratamientos como endodoncia y, dependiendo de lo avanzado esté el proceso de inflamación, se recurre a matar el nervio o incluso a la extracción dental.

Respondiendo a la pregunta ¿las caries son contagiosas? Se tendría que decir que sí. Aunque uno no lo crea pueden transmitirse en actos tan cotidianos como compartir la comida de otra persona probándola con la misma cuchara, probar si la comida de un niño está muy caliente y dársela con el mismo tenedor o por usar el cepillo de dientes de otra persona, por ejemplo. Es en ese momento cuando uno traspasa la saliva con todo lo que uno tiene, incluyendo las bacterias, esto favorece al contagio de caries.

¿Cómo evitar las caries?

Hay personas que tienen mayor predisposición que otras a padecer caries por la herencia genética, por ejemplo, pero es importante familiarizarse con los hábitos de higiene desde temprana edad. Para evitar las caries es primordial tener una buena higiene dental: cepillarse los dientes al menos tres veces al día o después de cada comida y evitar compartir cubiertos durante comidas.

Otro punto importante es que la pasta de dientes cuente con flúor pues favorece a la mineralización del diente; asimismo es aconsejable evitar los azúcares, dulces, postres, bebidas carbonatadas y, sobretodo, asistir al dentista una vez al año. Sabes que para esto siempre cuentas con nosotros 😉

Fuente: Consejo de dentistas

Todo lo que no sabías sobre la terapia miofuncional

Los músculos que afectan a la cara y a su movimiento son conocidos como musculatura orofacial. Con ella podemos movilizar los órganos bucales en actividades como masticar, tragar, soplar, entonar o cantar. La importancia del buen desarrollo de estos mecanismos es vital, pero hay personas que tienen serias dificultades para ejercitar estos músculos.

bostezo

En estos casos es necesaria trabajar todo el sistema bucomaxilofacial. Este se encarga de funciones vitales como la respiración, succión, deglución, masticación y el habla; y otras múltiples como bostezar, llorar, vomitar, etc.

La mejor manera para hacerlo es con la Terapia Miofuncional (TMF), la disciplina que se encarga de prevenir, valorar, diagnosticar y corregir las disfunciones orofaciales que pueden interferir tanto en la producción del habla como sobre la estructura de los dientes y las relaciones maxilares, desde el nacimiento hasta la vejez.

La TMF es necesaria para tratar casos de:

  • Secuelas de Traumatismos Craneoencefálicos (TCE) y de Accidentes Cerebro Vasculares (ACV) (con implicación de las estructuras bucofaciales).
  • Malformaciones faciales y/o craneofaciales como labios leporinos, síndromes congénitos.
  • Discapacidades cognitivas, como el Síndrome de Down (SD).
  • Parálisis cerebral infantil (PCI). En estos casos la TMF temprana es necesaria de cara a conseguir patrones de masticación, deglución y respiración para mejorar la alimentación y el habla.
  • Trastornos degenerativos y de origen neurológico. (EM, ELA, Parkinson, parálisis faciales, afectación de pares craneales).
  • Postoperatorios linguales, laríngeos, o maxilofaciales.
  • En general en cualquier trastorno, síndrome, traumatismo y /o enfermedad en el que la funcionalidad de la musculatura orofacial esté comprometida.

Esta terapia servirá al paciente y al doctor para:

Explorar y valorar las alteraciones que pueden aparecer, tanto a nivel estructural como funcional, respecto a la respiración, masticación y deglución.

Hacer un diagnóstico miofuncional, definiendo además las alteraciones estructurales y funcionales que se observen desde un punto de vista cualitativo.

Cada paciente deberá ser tratado como un caso aislado de los demás y por tanto se le aplicará un tratamiento basado en unos ejercicios específicos para la supresión de hábitos y la toma de conciencia de los nuevos patrones adquiridos. El tratamiento se diseñará teniendo en cuenta el nivel cognitivo del paciente.

La intervención puede ser activa, con participación voluntaria del paciente, o pasiva sin ella. Esta reeducación se basa principalmente en la ejercitación específica, mediante praxias, masajes, estimulación mecánica, control postural, etc.

Tiene como finalidad conseguir un equilibrio muscular orofacial que permita realizar adecuados patrones neuromotores de comportamiento del sistema orofacial.

A la práctica la TMF se ejercita a través de diversos ejercicios realizados con los músculos orofaciales. Los estiramientos de los labios (hacer morros, muecas, sonrisas,…), hinchar los carrillos, soplar, dilatar y contraer las fosas nasales,…

La Terapia Miofuncional, pero, implica un trabajo interdisciplinar con otros profesionales como estomatólogos, pediatras, cirujanos maxilofaciales, foniatras, otorrinos, fisioterapeutas, neurólogos y también psicólogos, educadores y psicopedagogos. Con ellos habrá que decidir la manera de intervenir y valorar conjuntamente la evolución del caso.

¿Cómo afectan los piercings orales a tu salud dental?

¿Tienes piercings o piensas hacer uno? Sea que lo tengas en la lengua, labios, frenillo o en las mejillas, existen consecuencias bastante serias que implican tu salud dental. Los riesgos son diversos, pero principalmente surgen a partir de las infecciones derivadas de la colocación de los piercings.

Si eres muy fan de los piercings es vital que estés informado/a previamente son los riesgos que existen para tu salud bucodental.

Riesgos de los piercings orales en la salud dental:

  • INFECCIÓN DURANTE LA CICATRIZACIÓN

Es importante considerar que la boca es una zona especialmente delicada y el proceso de cicatrización no es favorece a la herida generada, por esto presenta un mayor riesgo de infección por la humedad de la propia cavidad bucal, presencia de bacterias y la constante ingestión de alimentos propia de esta parte del cuerpo.

  • ENDOCARDITIS

Hay que tener especial cuidado con la herida abierta al hacer el piercing, ya que es una vía de entrada directa de las bacterias, que si entran en el torrente sanguíneo pueden hacernos más vulnerables a padecer inflamación del corazón o endocarditis.

  • PROBLEMAS GINGIVALES

Otros estudios señalan que los ‘piercings’ orales llevan aparejado riesgo de perder piezas dentales debido al desarrollo de problemas gingivales graves. Concretamente, un trabajo publicado en el Journal of the American Dental Asociation (JADA) sostiene que una de las consecuencias más comunes reside en la contracción de las encías, con lo que el diente queda desprotegido, pudiendo llegar a caer.

  • ENFERMEDAD PERIODONTAL

La salud bucodental puede resultar la más perjudicada por el piercing en la boca. El piercing en la lengua aumenta el riesgo de enfermedad periodontal y daña el esmalte o las piezas dentales. También puede provocar heridas en las encías. El continuo choque entre el metal y los dientes o encías provoca microfracturas en los dientes que, de forma continuada, provocan que la pulpa dental se inflame (hiperemia pulpar) y cause dolor. Si se prolonga mucho en el tiempo el tejido inflamado, al no tener más espacio, se calcifica y el dolor cesa, pero se pierde sensibilidad en la pieza y el flujo sanguíneo que llega al diente también cesa. Esto puede derivar en perder el diente.

  • ALTERACIÓN DEL SENTIDO DEL GUSTO

También existen riesgos en el momento de la instalación de un piercing en la lengua ya que una perforación errónea o negligente puede ocasionar daños tanto en la glándula salival como sobre el músculo o sobre un nervio. Si se toca alguna de estas partes de la lengua, las consecuencias van desde una inflamación hasta la pérdida de sensibilidad y sentido del gusto pasando incluso por una hemorragia. Todo ello además de ocasionar dolor puede generar problemas en el habla y en la masticación. También puede aumentar el riesgo de padecer halitosis.

  • CONTAGIO DE HERPES

El piercing en la boca está considerado como uno de los principales factores de riesgo de transmisión de herpes. También puede hacernos más vulnerables a la transmisión de otras infecciones como hepatitis B y C.

Si ya tienes un piercing (pese a los riesgos que existen) es muy importante visitar desde el primer momento, y de forma regular, la consulta del dentista realizarte un seguimiento de la pieza y de sus efectos en la salud bucodental. Sabes que para esto cuentas con nosotros 🙂

Fuente: ICOEV

Si tienes continuamente la boca seca, sufres xerostomía

Sin darte cuenta un día sientes la boca seca, que te cuesta tragar saliva, que tus labios están como pegados y descubres que se crean estos odiosos hilillos en la comisura de los labios. Sufres de xerostomía.

BOCA SECA

La xerostomía es el síntoma que define la sensación subjetiva de sequedad de la boca por mal funcionamiento de las glándulas salivales. El trastorno así se provoca por la pérdida del flujo salival.

Actualmente sobre un 20 % de jóvenes pueden sufrir este síndrome y en adultos de 60 años se llega ya al 50%.

Las causas

Las causas de este trastorno son muy variadas, des del consumo de fármacos a las enfermedades sistémicas como la diabetes pasando por el consumo de marihuana. Hay que vigilar pues en el uso y abuso de ciertos fármacos. Actualmente más de 500 familias de medicamentos son susceptibles de provocar xerostomía.

Los efectos

Los efectos que provoca la boca seca afectan sobre todo a la cavidad bucal provocando ardores y dolores. También generan:

  • Trastornos alimentarios debido a la dificultad para masticar y deglutir.
  • La aparición de disgeusia, tal como se conoce a la alteración del sentido del gusto (la carne puede saber a metal).
  • La halitosis.
  • Dificultad en el uso de la prótesis dental.
  • Problemas en el habla.

Además y según un estudio reciente realizado en la Universidad de Granada hay una vinculación moderada entre el asma y la xerostomía. Así se pudo confirmar que un gran porcentaje de los pacientes con asma también presentaban síndrome de boca seca.

Tratamiento

Según los investigadores los datos obtenidos indicaron que ciertos tratamientos con altas dosis de corticosteroides inhalados disminuyen la producción de proteínas salivales, las cuales cumplen una función protectora sobre la mucosa oral, por lo cual clínicamente este efecto se presenta en los casos de xerostomía y por lo general se ve asociado a un peor control del asma.

Para lograr paliar los efectos del síndrome de boca seca primero habrá que hacer el diagnóstico a través de la exploración física de la mucosa bucal, de la lengua,…Además para medir el flujo salival y el grado de xerostomía, habrá que hacer una sialometría.
Para paliar la xerostomía en casos irreversibles se pueden recurrir a diversos procedimientos:

Estímulos locales

Se basan en estímulos mecánicos como aumento de la función masticatoria comiendo alimentos que requieran una masticación más enérgica como las zanahorias, ingerir sorbos de agua durante las comidas, mascar chicles sin azúcar. Los estímulos gustativos son alimentos ácidos-amargos que aumentan la salivación, aunque el beneficio obtenido es escaso.

Fármacos

Aunque la xerostomía la provocan muchos fármacos, hay algunos que ayudan a paliarla, como la pilocarpina, la anetoletritiona, o el betanecol, entre otros.
Sustitutos salivales: son soluciones acuosoiónicas y de carboximetilcelulosa, con mucina, glucoproteínas y preparaciones con contenido enzimático, que imitan a la saliva.
Prevención de caries: como el cepillado de dientes, la limitación en el consumo de hidratos de carbono de absorción rápida, uso de geles de flúor y antisépticos bucales como la clorhexidina.

¿Tienes alguno de estos síntomas?, ven a vernos a cualquiera de nuestras clínicas, tenemos un plan de prevención totalmente gratuito para ti.

Foto vía  Jelleke Vanooteghem

Sensibilidad dental, causas y remedios

La sensibilidad bucal es ese momento, que por lo general es corto, en donde se siente un dolor repentino por el contacto entre el diente y un estímulo externo, como puede ser una comida o bebida fría. De hecho es muy común que se produzca al ingerir bebidas y comidas frías, o incluso con la respiración cuando el aire está muy frío.

La sensibilidad dental es mucho más común de lo que se cree, y muchas personas la padecen sin ser realmente conscientes de ello, ya que lo consideran como algo normal, y por tanto no acuden al odontólogo para tratarla o no lo mencionan específicamente durante las revisiones.

El principal problema de no acudir al dentista para tratar sensibilidad dental, es que tampoco se estará tratando las causas que lo originan, y que en ocasiones pueden tener efectos muy negativos en la salud bucal.

Causas principales de la sensibilidad dental

La corona del diente está protegida por un esmalte, mientras que la raíz está rodeada por la encía y por el cemento radial. Cuando la encía se retrae o el esmalte se deteriora, deja la dentina expuesta a los estímulos anteriormente mencionados.

Entre las principales causas que pueden existir para que se produzca la sensibilidad bucal, se deben destacar:

Mala higiene bucal. No causa sensibilidad dental de modo directo, pero si indirectamente, ya que una mala higiene bucal favorece la aparición de las caries, que pueden romper o astillar el diente, lo cual sí causa la sensibilidad bucal.

También el mal cuidado de los empastes dentales puede ser una causa, ya que sin la adecuada revisión y mantenimiento se pueden deteriorar o desgastar.

El desgaste del esmalte dental es otra de las principales causas de sensibilidad dental. Puede deberse a un cepillado agresivo o un proceso de blanqueamiento (que puede generar una debilidad temporal a los dientes). También puede producirse por vomitar de modo habitual, por morderse las uñas, o por tomar muchas bebidas gaseosas, que tienden a acidificar la dentadura.

La retracción de las encías. Al igual que en el caso anterior, se puede deber a una mala higiene que provoca la aparición de infecciones, o a un mal seguimiento y cuidado de tratamientos odontológicos como la ortodoncia.

Remedios y tratamientos para combatir la sensibilidad dental

Una vez que se haya diagnosticado la sensibilidad dental es importante encontrar la causa de la misma para poder combatirla de forma rápida, segura y certera, y así evitar que vuelva a aparecer o al menos mitigar el dolor.

Los remedios caseros, aunque pueden ser efectivos para combatir el dolor temporalmente, no puede aportar una solución definitiva al problema porque no atacan a la raíz del problema.

Los mejores consejos para prevenir y combatir la sensibilidad dental son:

Higiene dental

El mejor aliado para combatir la sensibilidad dental es la higiene. Esto reducirá el riesgo de aparición de caries y de sufrir daños en el esmalte del diente y las encías.

Revisiones dentales

Debe acudirse periódicamente a las revisiones con el dentista, para evaluar el estado de salud general de la boca. En caso de encontrar caries nuevas deben tratarse lo antes posible, y si se detectan empastes previos deteriorados deben repararse o sustituirse.

Seguimiento tras tratamientos

Tras recibir tratamientos dentales como pueden ser blanqueamientos, es necesario hacer un seguimiento y seguir todas las indicaciones del odontólogo.

Cuidado en el cepillado

Se debe cuidar la intensidad del cepillado para no desgastar las encías ni deteriorar el esmalte dental.

Evitar comidas y bebidas muy fría o calientes

También es importante controlar en lo posible la ingesta de comidas o bebidas demasiado calientes o demasiado frías.

Reducir el consumo de bebidas gaseosas.

Evitar en lo posible sustancias ácidas como las bebidas gaseosas.

¿Conoces el herpes labial?

Existe una infección causada por el virus llamado herpes simple tipo 1 (HSV-1) que produce lo que se le conoce como herpes labial. Ocasiona lesiones en los labios de la boca y viene acompañado de dolor intenso e inflamación; dicha infección se puede propagar a las encías, tubo digestivo superior (lengua, faringe) e incluso a la cara.

No se debe confundir con el virus herpes simple tipo 2 (HSV-2) que es el causante del herpes genital, el mismo encabeza la lista de las infecciones de transmisión sexual más frecuentes en España y en el mundo entero.

¿Cómo se transmite el herpes labial?

Ocurre mediante el contacto directo, de persona a persona a través de la saliva y lesiones en los labios de la boca del infectado. Dichas lesiones son en un 80% visibles y en estos casos son altamente infecciosas. Cabe resaltar que no solo son contagiosas las lesiones cuando son visibles, ese 20% restante de invisibilidad no significa que estemos resguardados de adquirir el virus. Es suficiente su presencia en la saliva infectada para contagiar a una persona. Hay que tener en cuanta también que las infecciones pueden permanecer asintomáticas durante un tiempo.

Estadísticamente hablando, los adultos son más propensos a ser contagiados por el virus, mediante utensilios contaminados y/o besos. Generalmente esta infección viene de la etapa infantil, teniendo en cuenta la frecuencia con la que se lleva a la boca juguetes, utensilios, etc. que pueden no tener la asepsia que se requiere para la manipulación infantil.

¿Qué síntomas se presentan cuando se tiene herpes labial?

Posteriormente al contagio, las lesiones aparecen de 4 a 6 días, aunque el virus tiene un lapso de incubación de 2 a 20 días aproximadamente. Puede suceder que no haya presencia de síntomas en algunas personas. Son los llamados “portadores” es decir, que tienen el virus en su sangre pero no muestran sintomatología.

Solo un pequeño porcentaje de personas que tiene el virus manifiestan los síntomas típicos de la infección, como hipertermia, malestar general, inapetencia a los alimentos, dolor de la garganta a causa de la inflamación de los ganglios que se encuentran en esa zona, gingivitis, faringitis y/o amigdalitis con presencia de secreciones purulentas. Dichos síntomas pueden tener una duración de 2 a 3 semanas y luego ceder espontáneamente. La presencia de las lesiones en los labios de la boca es evidente, su aparición trae consigo mucho dolor en la zona afectada.

A pesar que los síntomas pueden disminuir e incluso desaparecer, el virus simple tipo 1 queda en el torrente sanguíneo atenuado, es decir, como “adormecido” esperando el momento en el que el sistema inmunológico del cuerpo “baje la guardia” para aparecer y hacerse sintomático.

Los pacientes que son portadores y sintomáticos de este virus refieren que sienten una especie de “hormigueo” en el labio, lo cual les indica que pronto saldrá la lesión. La misma se presenta como una especie de burbuja de color rojizo y muy doloroso, ampliándose su tamaño y volviéndose una ampolla. La misma está contenida de material purulento (debido a la infección) que por el proceso inflamatorio se llega a reventar, formándose una úlcera. Se puede decir que esta etapa de la infección es la fase final, con el pasar de los días y con el uso de antivíricos, el virus se va mitigando, formando una costra.

¿Cómo prevenir el herpes labial?

Considerando que uno de los motivos más frecuentes para que el virus herpes simple tipo 1 (HSV-1) se active es que se exponga a los rayos solares de forma regular, se recomienda el uso de protector solar. Los antivíricos los atenúan. Lamentablemente no podemos inmunizarnos contra él, ya que este virus no tiene vacuna. Y especialmente, la recomendación fundamental para prevenir el contagio, es mantener una higiene bucal correcta.

El flúor, nuestro gran aliado

El flúor remineraliza el esmalte y aumenta su resistencia, así como actúa frente al desarrollo de las bacterias de la boca.

El flúor es un componente activo presente en la composición de la mayoría de colutorios y pastas dentífricas.

Los beneficios del flúor

– Afecta a la placa bacteriana de nuestros dientes e inhibe la capacidad de las bacterias que la componen de formar grandes cantidades de ácido.

– Inhibe el proceso de desmineralización de los dientes.

– Vuelve la superficie dental mucho más resistente a los ácidos que vivien en la boca.

– Favorece la remineralización de la superficie del esmalte dental.

El flúor es muy eficaz a la hora de frenar las caries dentales, ya que actúa inhibiendo la pérdida de minerales de la superficie dental y favoreciendo la reconstrucción de los componentes propios del diente.

Gracias a la intervención del flúor, se puede evitar el desarrollo del proceso de caries desde sus estados iniciales, hacer los seguimientos e incluso controlar su evolución.

Una vez hayan aparecido, se puede evitar su avance, aunque no remineralizar las zonas del esmalte que se hayan opacado.

Algunos consejos sobre el flúor

Está comprobado que la ingesta diaria, no ejerce la menor acción nociva sobre los dientes.

El mayor ejemplo para asegurarnos un consumo adecuado de flúor es la fluoración del agua potable, medida de protección colectiva, de la que se benefician todos los usuarios. De esta forma, nos aseguramos una ingesta de fluoruro óptima y permanente.

Sin embargo, la ingesta de cantidades excesivas de flúor puede provocar la fluorosis dental, al impedir que el esmalte madure normalmente, provocando la aparición de manchas en la superficie de los dientes, que solo podremos eliminar por medio de un blanqueamiento dental.

Pero si se incorpora en cantidades recomendadas, aporta grandes beneficios en la salud bucodental, ya que al fortalecer las encías, puede ser un gran aliado para la prevención de enfermedades como la caries, la gingivitis y la periodontitis.

¿Consumir alimentos fríos produce sensibilidad dental?

El consumo excesivo de alimentos fríos puede aumentar la sensibilidad dental, para poder minimizar los daños puedes controlar y equilibrar la ingesta de alimentos fríos, a temperatura ambiente o calientes. 

sensibilidad dental helados dentista

¿Comer helados afecta a los dientes?

Si tienes hipersensibilidad deberás ingerir con menos frecuencia helados o alimentos fríos ya que esto te puede provocar problemas en el nervio pulpar de los dientes creando así a la larga pulpitis irreversibles donde la única solución sería hacer una endodoncia (matar el nervio). 

En el caso de no tener hipersensibilidad, el comer helados no es dañino para tus dientes, pero siempre que tengas un control de ello. 

¿Cómo podemos evitar la sensibilidad?

Podemos realizar diferentes pasos en los que te servirán para evitar la sensibilidad dental como mantener una buena higiene dental: 

  • Es importante realizar tres cepillados al día, uno después de cada comida.  
  • Acudir a tu centro dental médico es muy importante para tratar cualquier dolencia para evitar mayores males o evitar que estos se puedan producir.  
  • Es primordial no abusar de bebidas ácidas, ni dulces ya que estas pueden dañar el esmalte dental. 

No te olvides de estos consejos para evitar la sensibilidad dental

  • El agua limpia tu boca, lavando los restos de comida y los residuos que provienen de las bacterias causantes de la caries diluyendo así los ácidos producidos por éstas. 
  • No cepillarse con brusquedad ya que puedes dañar tus encías. 

Para tus revisiones mensuales o anuales sabes que siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: ICOEV

¿Qué tipos de anestesia hay?

Los diferentes tipos de anestesia ayudan a que la visita al dentista no se convierta en una tortura. La sensibilidad en los dientes o los dolores son motivos para utilizar anestesia durante el desarrollo de los tratamientos odontológicos. Para la administración de la anestesia, el especialista debe tener en cuenta el historial médico del paciente y de esta manera saber qué tipo de anestesia aplicar.  Existen diferentes tipo de anestesia que a continuación detallamos brevemente.

tipos de anestesia dentista odontologo barcelona

Spray, crema o gel anestésico

Este tipo de anestesia es de uso tópico, se utiliza para evitar el dolor propio del pinchazo. El spray, crema o gel anestésico adormece la zona donde se va a aplicar la anestesia local.

Anestesia bucal local

La anestesia bucal es la técnica más utilizada por los odontólogos ya que es utilizada para eliminar la sensibilidad de la boca. Se puede aplicar para cualquier tratamiento creando así una disminución del dolor o molestias hacia el paciente.

Incluso se puede aplicar en higienes dentales si el paciente tiene mucha placa dental en los dientes. Se realiza esto con el objetivo de minimizar los dolores del paciente.

Sedación leve

Esta técnica se utiliza mediante la aplicación de óxido nitroso haciendo uso de mascarilla, siendo así inhalada en lugar de ser inyectada. De esta manera evitamos usar aguja y pinchar al paciente.

Esta sedación permite al paciente permanecer consciente mientras dura el tratamiento. Esta técnica se suele utilizar en especialidades como la periodoncia ya que son tratamientos en los que experimentas más molestias.

Sedación consciente

Para este tipo de anestesia en importante tener un gabinete equipado especialmente para ello, así como un médico anestesista especializado. Se puede aplicar en cualquier tratamiento, pero los más frecuentes suelen ser cirugías de implantes.

Se puede suministrar a través de una vía intravenosa o inhalatoria. Es una de las mejores opciones cuando el paciente conlleva una sensación de miedo o ansiedad al dentista y ante el procedimiento quirúrgico. Siempre se aplica junto con la anestesia bucal local.

Anestesia general

Este caso es de los menos comunes ya que no se puede realizar en una consulta, es obligatorio realizarse en hospitales especializados porque conlleva la sedación general del paciente.

 

Sabes que para tus revisiones mensuales o anuales siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: Consejo de Dentistas

¿Sabes por qué se utiliza el titanio en los implantes dentales?

Los implantes dentales pueden estar hechos con titanio, material altamente utilizado por ser totalmente biocompatible, permitiendo un porcentaje de éxito (en los tratamientos) de un 98%. Los implantes dentales de titanio son una alternativa ideal para la reconstrucción de la sonrisa, pues sustituye cualquier pieza dental perdida o que se encontrara en mal estado.

La fabricación del titanio se basa en diversos estudios científicos relacionados a la osteointegración confirmando la seguridad y calidad del implante en la cavidad bucodental. El implante dental es únicamente el tornillo que se inserta dentro del hueso maxilar y cuando se integra dentro del hueso es necesario fijar una prótesis que desempeñará la función de diente.

implantes dentales titanio

Propiedades y razones del uso de titanio en implantes dentales

El cuerpo del implante dental se fabrica en titanio (llamado “tornillos de titanio” de manera informal) y la razón principal por la que se usa este material es por su biocompatibilidad permitiendo que el proceso de osteointegración se desarrolle de manera correcta entre el organismo del paciente y la superficie del aditamento.

Entre otras características del titanio se encuentra su elevada resistencia al óxido y demás procesos químicos; es ligero, resistente a ataques químicos y a la corrosión especialmente en la cavidad bucal. Asimismo, como especialistas en el trabajo con implantes dentales es importante señalar que el uso de estos aditamentos permite un tratamiento eficaz sin que aparezcan inflamaciones ni reacciones adversas ante cuerpos extraños.

El titanio en el implante dental ofrece características mecánicas idóneas para soportar idealmente cualquier acción funcional al que sea sometido como comer o beber.

La importancia del tratamiento de superficie del titanio

Para construir la mejor superficie, las principales marcas de implantes dentales desarrollan estudios todos los años. Para esto, realizan tratamientos de superficie del implante de titanio para incrementar el éxito de su osteointegración. Este punto es de gran importancia.

Para mejorar la fijación del implante de titanio se han ido cambiando las superficies. Se han realizado superficies rugosas mediante ataque ácido de la superficie con el fin de aumentar la superficie real de contacto entre el hueso y el implante de titanio.

 

implantes dentales titanio

Si estás averiguando o necesitas un tratamiento de implantología de uno o más dientes sabes que cuentas con nosotros 😉 pero primero tendremos que hacer un diagnóstico y planificación según sea tu caso.

Fuente: Consejo de dentistas

¿Conoces el origen del cepillo de dientes?

¿Te has preguntado cómo se llegó a inventar el cepillo de dientes? ¿Cómo fue incrementando la importancia de la salud dental en la historia humana?

Origen del cepillo de dientes en la antigüedad

A medida que el ser humano fue evolucionando en sus hábitos de alimentación se dio cuenta que debía incluir prácticas de higiene bucodental para mantener su dentadura a través de los años. Las civilizaciones de Egipto y Babilonia fueron precursoras en este ámbito con el uso del “Miswak” o “Siwak”, un utensilio predecesor al cepillo de dientes que se trataba de una pequeña rama extraída del árbol Salvadora Persica (con propiedades antisépticas) la cual se mordisqueaba hasta ablandarse como un cepillo, mientras que la otra punta se utilizaba con mondadientes.

cepillo de dientes dentista

Invención del cepillo de dientes

Según la Asociación Dental Americana, el inventor del cepillo de dientes fue un emperador chino hacia el año 1498, quien puso pelo de cerdo salvaje en un mango de hueso. Este instrumento fue evolucionando en el tiempo y con las rutas comerciales llegó el cepillo de dientes a Europa, pero debido a la dureza de las cerdas generaba rechazo, por esto no se utilizaron hasta el siglo XVII modificado con cerdas de caballo volviéndolos cepillos de dientes más suaves. Fue un instrumento utilizado por la realeza y clases altas pues el coste era demasiado elevado.

El cepillo de dientes como lo conocemos hoy en día llegaría en el siglo XX (sobre el año 1938), con la aparición del nylon descartándose así las cerdas de origen animal que favorecían, a la transmisión de bacterias y desinfectarlo con agua hirviendo ablandaba demasiado el cepillo y éste quedaba inservible.

Cepillo de dientes de nylon

El nuevo cepillo de nylon presentaba muchas ventajas que su anterior versión:

  • Secado rápido
  • Disminuía el riesgo de bacterias
  • Disminuía el riesgo de infección
  • Material duro y a la vez flexible
  • Mayor efectividad entre los dientes

 

Posteriormente, llega el cepillo eléctrico que se une a la variedad de cepillos de dientes que han seguido evolucionando a lo largo del tiempo con el objetivo de optimizar la higiene bucodental según cada caso. Es importante resaltar que los buenos hábitos de higiene son primordiales pues, eso sí, ningún cepillo hará magia sino mantienes una higiene dental diaria y realices tus visitas anuales al dentista. En este punto ya sabes que cuentas con nosotros 😉

Fuente: ICOEV

¿El sangrado de encías como síntoma de Alzheimer?

Un nuevo estudio publicado por la Universidad de Louisville establece la vinculación entre el Alzheimer y la gingivitis, enfermedad bucal que causa la inflamación y el sangrado de las encías.

alzheimer_gingivitis_dentista_barcelona

¿Cuál es la relación entre el sangrado de las encías y el Alzheimer?

El trastorno bucal es generado por la bacteria Porphyromonas gingivalis que, según dicho estudio, han sido encontradas en el cerebro de pacientes fallecidos de Alzheimer. En ensayos realizados con ratones los científicos observaron que la infección bucal causada por esa bacteria, también podía colonizar el cerebro, y estimular la aparición de placas de la proteína beta-amiloide, una de las principales causantes de la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores también identificaron enzimas tóxicas llamadas gingipainas en el cerebro de pacientes con Alzheimer. Las gingipains son unas proteasas tóxicas, que son segregadas por la bacteria. Y se comprobó que existía una correlación entre los niveles de gingipinas y de uno de los marcadores típicos del Alzheimer: la proteína tau.

dolor gingivitis alzheimer dentista barcelona

Las estudios continúan…

Los autores de la investigación aseguran en su estudio: «nuestra identificación de antígenos de gingipaina en los cerebros de personas con enfermedad de Alzheimer y también con patología de esta enfermedad pero sin haber sido diagnosticados de demencia, sostiene que la infección cerebral con Porphyromonas gingivalis no es el resultado de una atención dental deficiente después del inicio de la demencia o una consecuencia de la enfermedad, sino un evento temprano que puede explicar la patología encontrada en personas de mediana edad antes del deterioro cognitivo».

dolor sangrado encias alzheimer dentista barcelona

Si bien la enfermedad degenerativa no es el resultado de una higiene dental descuidada, es importante estar atento/a a este tipo de síntomas en la boca para poder prevenir esta patología u otro tipo de males.

Por esto queremos acompañarte en el camino de tu salud bucodental, estamos a tu servicio.

Fuente: O. Rodríguez

Estudio realizado por: Science Advances

Las caries, un enemigo silencioso

La temida caries es una enfermedad infecciosa que se caracteriza por la perforación de los tejidos duros del diente a consecuencia de los ácidos producidos por las bacterias que se depositan en las superficies dentales.

caries

Algunos causas de las caries

Los factores que influyen en la destrucción de los dientes y la aparición de las caries son: la mala alimentación, un estilo de vida poco saludable, malos hábitos de higiene y por supuesto, la herencia genética de cada uno.

Las caries son una complicación que lleva acompañando al ser humano desde sus orígenes. Las primeras caries de las que se tiene conocimiento se remontan al Paleolítico Superior (en torno al año 15.000 A.C).

Se trata de un trastorno común que pude aparecer desde el primer momento en que nacen los dientes. De echo, afecta a más niños que adultos, como consecuencia de la alimentación, el consumo de azúcares y sustancias perjudiciales para los dientes.

Tratamiento de la caries

El tratamiento se compone de dos partes: la eliminación de la infección y la reparación de la pieza afectada. Las caries pueden ser un problema grave.

Si no se tratan, pueden destruir el diente y dañar los nervios. Ante eso, la única solución es realizar una endodoncia o incluso, la extracción del diente.

El consumo de alimentos ricos en carbohidratos, da lugar a ácidos que pueden dañar los dientes. Con el tiempo, el esmalte dental se desmineraliza y se crean las caries.

Las zonas en las que más frecuentemente aparecen son: las zonas de masticación, la parte posterior de los molares y en la región más cercana a las encías.

Prevención de la caries

La prevención es fundamental. Una correcta higiene oral es la mejor opción para prevenir las caries. Es recomendable acudir al dentista al menos dos veces al año, lavarse los dientes después de cada comida y hacer uso del hilo dental.

Imagen portada vía María Victoria Heredia Reyes