Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

Primera cita gratis

¿Qué son los empastes de composite?

La opción más estética para arreglar una caries o diente dañado es la de los empastes de  composite. Estos empastes cuentan con el mismo color natural que el diente aunque no todos los pacientes pueden optar a un empaste de este tipo. Cada caso requiere un tipo u otro de empaste, dependiendo de del tamaño de la caries.

El composite dental está compuesto por una resina especial de un color que se mimetiza casi a la perfección la tonalidad del esmalte de los dientes naturales de cada paciente, con lo que se consigue que apenas se perciba la diferencia. Estos empastes han sido un gran avance en la odontología moderna, ya que su precio no es demasiado elevado y su colocación muy fácil y poco dolorosa.

 

El miswak, un antecesor del cepillo de dientes europeo

El miswak es uno de los antecedentes del cepillo de dientes moderno que conocemos todos, tiene una antigüedad de más de 7.000 años y ha adquirido gran popularidad a lo largo de la historia por sus numerosas propiedades.

¿Qué es el miswak?

Fabricado con un rama, el miswak se obtiene de una planta llamada Arak o «árbol del cepillo dental”, hoy en día funciona como una alternativa tradicional y natural al cepillo de dientes europeo en algunos países asiáticos. Se utiliza masticando su rama hasta deshilacharla, y a partir de ahí se obtienen grandes penachos que contienen flúor.

El palo de miswak tiene un palmo de longitud, si se seca sólo debe empaparse en agua para suavizar las cerdas finales y además su extremo debe cortarse a menudo para garantizar la higiene.

Las propiedades del miswak

Diversos estudios indican que el extracto de la rama de Salvadora Pérsica tiene escasa actividad antimicrobiana en comparación con otros desinfectantes orales y agentes antiplaca como el triclosan y el gluconato de clorhexidina.

Sin embargo, los enjuagues bucales que contienen clorhexidina tienen una actividad antibacteriana muy alta.

Los beneficios del miswak

Se dice que el miswak limpia la boca y los dientes, previene la caries, fortalece las encías, destruye la placa dental y previene su formación, blanquea los dientes, elimina el mal aliento, mejora el sentido del gusto y aclara la voz, por lo que fue un objeto muy populr entre las culturas antiguas más avanzadas.

¿De dónde viene el miswak?

El miswak es predominante en áreas habitadas por musulmanes pero ha sido de uso común sobre todo en la península Arábiga, el Cuerno de África, África del Norte, partes del Sahel, el subcontinente indio, Asia Central y el sudeste asiático.

El uso del miswak se asocia a menudo con el hadith, una tradición que recomienda utilizar el miswak antes de cualquier práctica religiosa, antes y después de un viaje, los viernes, antes de dormir y al despertarse, y antes de llegar a una reunión.

El miswak en la actualidad

Algunas compañías naturistas venden miswak como alternativa al cepillo de dientes, pero muchas de estas compañías también producen la planta de origen, aunque el objetivo principal de estas empresas es proteger y preservar esta tradición ancestral de salud bucodental.

Los supermercados y farmacias de la mayoría de los países islámicos no venden miswak, pero puede encontrarse en la mayoría de tiendas islámicas de suministros, entre los vendedores de calle de los zocos o frente a las mezquitas.

Nos encanta la historia y conocer curiosidades como esta, pero nosotros seguimos recomendando una buena higiene bucal y visitas continuas al dentista para realizar un plan de prevención y así evitar futuras enfermedades bucodentales.

El arte (obligatorio) de cepillarse los dientes

Aunque parezca increíble hay mucha gente que no tiene el hábito de cepillarse los dientes diariamente. Un acto tan fácil y simple de realizar a muchos les da pereza hacerlo. Y esto puede llevar a tener consecuencias funestas para la salud bucal y dental: sarro, caries, gingivitis, mal olor…

Para evitar la formación de esa dañina placa dental llena de gérmenes y residuos alimenticios mezclados, solo necesitamos cepillarnos bien los dientes. Al lavarnos los dientes después de comer conseguimos también un aliento fresco.

Además unos dientes limpios te hacen sentir y lucir mejor porque tu aliento es fresco y tu sonrisa agradable.

Pero luego hay que cepillarse bien y diariamente los dientes. Los especialistas aconsejan de cepillarse los dientes de dos a tres veces tras las comidas. Hay que tener en cuenta los tiempos y la manera de hacerlo:

Los dientes no deben lavarse hasta media hora después de comer

Cepillarse los dientes inmediatamente después de comer es uno de los errores más extendidos. Si hacemos esto frotaremos el ácido, el mayor enemigo de nuestros dientes, contra éstos, haciendo que su efecto sea más intenso y duradero.

Según demostró un estudio publicado en 2004 en la revista General Dentistry, si nos cepillamos los dientes justo después de comer el proceso se intensifica, pues repartimos el ácido por toda la boca y, además, empujamos éste contra los dientes.

Por el contrario si nos cepillamos después de 30 minutos la saliva de nuestra boca hará que disminuya el nivel de acidez sin frotar estas sustancias contra nuestros dientes.

Tras las comidas lo mejor es enjuagarnos la boca con agua (o colutorio): En vez de lavarnos los dientes, lo mejor que podemos hacer tras una comida es enjuagar la boca con agua, que hará que los niveles de pH se sitúen dentro de la normalidad.

Debemos barrer los dientes, no fregarlos

A la hora de lavarnos los dientes nuestro objetivo debe ser eliminar los restos de comida y los microbios, no extenderlos por la boca.

La manera correcta de cepillarse los dientes es de arriba a abajo, no de derecha izquierda, pues de esta forma no corremos el riesgo de llevar la porquería debajo de la encía, lo que genera sarro y gingivitis.

No abusar con la pasta de dientes

Si usamos demasiada nuestra boca se llena de espuma, provocando una sensación de limpieza que no tiene por qué ser real. Se recomienda hacer una primera limpieza sin pasta de dientes.

Es obligatorio lavarnos siempre los dientes antes de ir a la cama

Cepillarse los dientes antes de acostarnos es básico para mantener una correcta higiene bucal, pues es el momento del día en el que el lavado es más necesario.

Por la noche salivamos menos y las sustancias cariogénicas campan a sus anchas por nuestra dentadura, por ello es imprescindible que las eliminemos por completo antes de ir a la cama.

Cepillado de dientes