Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

Primera cita gratis

Halitosis. Causas y remedios.

mal aliento

Uno de los problemas más frecuentes que enfrentan las personas al acudir al odontólogo es la Halitosis, mejor conocida como mal aliento. Si bien no existe una solución general para curar el mal aliento, hay varios métodos para combatirlo, dependiendo de la patología que la origina. En ese sentido, es importante no atacar únicamente la enfermedad que causa la halitosis. También, es necesario realizar un conjunto de acciones para prevenir que el mal aliento vuelva.

Detalles que tienes que saber sobre la Halitosis

Causas de la halitosis

El mal aliento puede ser causado por distintas factores, entre ellos resaltan:

  • Una higiene bucal deficiente.
  • Bacterias en la boca o en la lengua.
  • Las dietas con bajas calorías y el ayuno reduce la salivación, por tanto, contribuye al mal aliento.
  • Las caries.
  • La inflamación de las encías.

¿Qué debemos hacer?

En primer lugar, si tenemos mal aliento, es necesario acudir a un odontólogo para determinar la causa de la halitosis y posteriormente empezar el tratamiento para erradicarla. Ya que, existen dos tipos de halitosis: la patológica, que es causada por una patología y la fisiológica, causada por malos hábitos o la que todos tenemos al despertar.

¿Cómo evitar la halitosis?

En caso de que el mal aliento sea fisiológico, existen una serie de recomendaciones que podemos aplicar para intentar eliminarlo, algunas de ellas incluyen:

  • La utilización del hilo dental.
  • Aplicar enjuague bucal y cepillarse los dientes todos los días.
  • Es necesario cepillar la lengua, ya que muchas bacterias no se alojan únicamente en los dientes.
  • Tratar de no consumir comidas altamente condimentadas.
  • Evitar el consumo de cigarrillos y bebidas alcohólicas.
  • Consumir aproximadamente 1 litro de agua al día.
  • Respirar a través de la boca.

         Es importante destacar, que el uso excesivo de enjuagues bucales no elimina completamente el mal aliento, ya que muchas compañías utilizan la publicidad para engañar a sus clientes. La mejor manera de erradicar el mal aliento es seguir las recomendaciones anteriormente descritas.

Sin embargo, si al realizar todas las medidas preventivas aún tenemos mal aliento, es necesario acudir con un especialista, ya que muy probablemente tengamos una halitosis patológica, es decir, una enfermedad es la que nos está causando el mal aliento. Es primordial detectar la causa de la halitosis para poder realizar un tratamiento adecuado. Si bien existen más de 50 patologías que pueden causarnos mal olor en la boca, la halitosis patológica puede ser ocasionada por una de estas enfermedades:

  • Enfermedades pulmonares.
  • Metabolismo.
  • Hormonales.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Infecciones en la garganta como la sinusitis o la rinitis.
  • Fallas renales.

¿Qué podemos esperar del especialista?

Es probable que el dentista revise tu historial médico y te realice una serie de preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó el mal aliento?
  • Si este es ocasional o permanente.
  • Si estamos bajo los efectos de algún antibiótico, ya que puede afectar el tratamiento.
  • La frecuencia con la que nos cepillamos los dientes.
  • Las comidas que ingerimos normalmente.
  • Si usamos regularmente un medicamento o suplemento alimenticio.
  • Si respiramos a través de la boca, roncamos o sufrimos de sinusitis.
  • Si el mal aliento lo perciben los demás.
  • ¿Con qué frecuencia utilizas el hilo dental o el enjuague bucal?

Consulta y tratamiento de la halitosis

Asimismo, las consultas odontológicas constan de 3 fases: el diagnóstico, el tratamiento y el control. Durante el diagnóstico se realizarán una serie de procedimientos de exploración bucal y análisis microbiológico de la saliva. En consecuencia, depende del paciente llevar a cabo el tratamiento y acudir a los controles de forma periódica para erradicar el mal aliento. 

Finalmente, es importante detectar el mal aliento a tiempo y tomar todas las precauciones necesarias para evitar problemas de salud y de autoestima, no dejes que la halitosis afecte tu vida.

¿Las caries son contagiosas?

La caries es generada por un microbio llamado “streptococcus mutans”, cada persona tiene sus propios microbios y hay algunas que son más propensas a esta bacteria que otras. Las caries se forman por la interacción entre almidones y azúcares presentes en la dieta y en la flora bacteriana de la boca del paciente.

Por esto, se cree que, en ciertos casos, es una enfermedad infectocontagiosa ya que en otros escenarios pueden intervenir diversos factores para facilitar la aparición de las caries.

caries contagiosas dentista barcelona

La caries es una enfermedad frecuente

La caries es una enfermedad bastante frecuente, es provocada por la desmineralización de las piezas dentales generadas sustancias ácidas que son favorecen a la formación de la placa bacteriana. Es así como se produce una desestructuración de los dientes y la formación de un “hueco” se conoce como “caries”.

El proceso de la caries empieza por destruir el esmalte, después la dentina hasta que llega a la pulpa del diente, que es cuando entra en etapa dolorosa y de inflamación. Cuando pasa esto, se aplican tratamientos como endodoncia y, dependiendo de lo avanzado esté el proceso de inflamación, se recurre a matar el nervio o incluso a la extracción dental.

Respondiendo a la pregunta ¿las caries son contagiosas? Se tendría que decir que sí. Aunque uno no lo crea pueden transmitirse en actos tan cotidianos como compartir la comida de otra persona probándola con la misma cuchara, probar si la comida de un niño está muy caliente y dársela con el mismo tenedor o por usar el cepillo de dientes de otra persona, por ejemplo. Es en ese momento cuando uno traspasa la saliva con todo lo que uno tiene, incluyendo las bacterias, esto favorece al contagio de caries.

¿Cómo evitar las caries?

Hay personas que tienen mayor predisposición que otras a padecer caries por la herencia genética, por ejemplo, pero es importante familiarizarse con los hábitos de higiene desde temprana edad. Para evitar las caries es primordial tener una buena higiene dental: cepillarse los dientes al menos tres veces al día o después de cada comida y evitar compartir cubiertos durante comidas.

Otro punto importante es que la pasta de dientes cuente con flúor pues favorece a la mineralización del diente; asimismo es aconsejable evitar los azúcares, dulces, postres, bebidas carbonatadas y, sobretodo, asistir al dentista una vez al año. Sabes que para esto siempre cuentas con nosotros 😉

Fuente: Consejo de dentistas

La enfermedad del beso y otras enfermedades que se contagian por la boca

Algunas enfermedades contagiosas se contraen a través de la boca por medio de la saliva. Una de ellas es la famosa mononucleosis, también llamada comúnmente enfermedad del beso. Conoce más sobre esta enfermedad y sobre el resto de las que pueden contraerse vía oral.

Además de ser una de las partes del aparato digestivo más importantes ya que es la única que está en contacto directo con el exterior, la boca es un gran foco de contagio de enfermedades, puesto que en ella se alojan millones de bacterias.

 

¿Cómo se produce el contagio de la enfermedad del beso?

Este indeseado contagio se produce a través de la saliva, que actúa de vehículo de las bacterias que viajan de unas personas a otras por medio de acciones tan cotidianas como:

  • Besar
  • Beber del mismo vaso o botella
  • Compartir cubiertos
  • Soplar
  • Estornudar
  • Hablar muy cerca de la cara del otro.

Por eso, es importante conocer y evitar algunos de estos hábitos perjudiciales para una correcta salud bucodental, evitando así las bacterias nocivas y los contagios.

En las siguientes líneas vamos a hablarte de la “famosa” enfermedad del beso y del resto de patologías que se contagian a través de la boca.

enfermedad del beso Institutos odontológicos

¿Qué es la enfermedad del beso o mononucleosis?

La mononucleosis infecciosa o enfermedad del beso es una patología viral infecciosa. Está causada por un tipo de virus del herpes que se transmite a través de la saliva, usualmente a través de los besos; de ahí su nombre.

En la mayoría de las ocasiones se manifiesta como una enfermedad bastante leve cuyos síntomas más característicos son debilidad y cansancio. Esto porque el virus afecta a nuestros linfocitos debilitando así al sistema inmune.

En los niños, la enfermedad del beso se suele manifestar con síntomas muy parecidos a los de una simple gripe y su recuperación es más rápida. En el caso de adolescentes o adultos jóvenes, los síntomas suelen ser fiebre, fatiga y dolor de garganta.

El diagnóstico de la mononucleosis suele producirse por el análisis de los síntomas, tras lo que se confirmará después de realizar al paciente varias pruebas clínicas.

Aunque la enfermedad del beso no suele tener consecuencias fatales, en contadas ocasiones el virus consigue permanecer en la sangre, por lo que afectará al paciente el resto de su vida.

 

Tratamiento para la enfermedad del beso

El objetivo del tratamiento para la enfermedad del beso es únicamente aliviar los síntomas, y el médico, además de recetarnos algunos medicamentos para ello, prescribirá al paciente reposo, hidratación abundante y gárgaras con agua salada para paliar la irritación de la garganta.

El virus puede permanecer en el organismo entre dos y cuatro semanas, aunque en algunos casos la sensación de cansancio durará aún varios meses.

Otras enfermedades que se contagian a través de la boca

Ahora que conocemos qué es la enfermedad del beso, cómo se contagia y el tratamiento a seguir, vamos a enumerar algunas de las enfermedades que también se transmiten por vía oral:

 

  • Catarros o resfriados: cuando el virus que ha provocado el catarro o resfriado viaja de la garganta a la boca, éste puede viajar a través de nuestra saliva hasta alguien y contagiarle.
  • Caries: sí, las temidas caries, un enemigo silencioso, pueden contagiarse a través de la saliva, ya que no son otra cosa que bacterias que se han acumulado en las piezas dentales dañándolas, y por tanto son susceptibles de viajar a través de nuestra saliva e introducirse en la boca del otro.
  • El herpes labial: el herpes labial forma ampollas en los labios o la boca. Estas dolorosas ampollas en ocasiones erupcionan pudiendo provocar el contagio al entrar en contacto con la boca de un tercero.

 

Es importante aclarar que la varicela es un virus de la familia de los herpes y que, sobre todo en los adultos puede ser grave y desencadenar complicaciones si no se trata a tiempo. De ahí que se extremen las precauciones para evitar contagios.

 

  • Hepatitis B: esta grave enfermedad se contagia a través de la saliva y de la sangre y las mucosas. Es decir, si existen heridas sangrantes en la boca del paciente. Cuando alguna de ellas entra en contacto con otra persona sana se produce el contagio. Se trata de una patología muy contagiosa, por lo que es absolutamente necesario extremar las precauciones y mantener a ralla la cartilla de vacunación.
  • Meningitis bacteriana: llamamos meningitis a las enfermedades que producen la inflamación de las meninges, las membranas que protegen y rodean el cerebro y la médula espinal. Como sabemos son enfermedades muy graves que pueden traer consigo múltiples efectos secundarios e incluso la muerte. Se contagia a través de la saliva o por contacto directo, y numerosos estudios han determinado que los besos profundos son un gran riesgo.

Las caries, un enemigo silencioso

La temida caries es una enfermedad infecciosa que se caracteriza por la perforación de los tejidos duros del diente a consecuencia de los ácidos producidos por las bacterias que se depositan en las superficies dentales.

caries

Algunos causas de las caries

Los factores que influyen en la destrucción de los dientes y la aparición de las caries son: la mala alimentación, un estilo de vida poco saludable, malos hábitos de higiene y por supuesto, la herencia genética de cada uno.

Las caries son una complicación que lleva acompañando al ser humano desde sus orígenes. Las primeras caries de las que se tiene conocimiento se remontan al Paleolítico Superior (en torno al año 15.000 A.C).

Se trata de un trastorno común que pude aparecer desde el primer momento en que nacen los dientes. De echo, afecta a más niños que adultos, como consecuencia de la alimentación, el consumo de azúcares y sustancias perjudiciales para los dientes.

Tratamiento de la caries

El tratamiento se compone de dos partes: la eliminación de la infección y la reparación de la pieza afectada. Las caries pueden ser un problema grave.

Si no se tratan, pueden destruir el diente y dañar los nervios. Ante eso, la única solución es realizar una endodoncia o incluso, la extracción del diente.

El consumo de alimentos ricos en carbohidratos, da lugar a ácidos que pueden dañar los dientes. Con el tiempo, el esmalte dental se desmineraliza y se crean las caries.

Las zonas en las que más frecuentemente aparecen son: las zonas de masticación, la parte posterior de los molares y en la región más cercana a las encías.

Prevención de la caries

La prevención es fundamental. Una correcta higiene oral es la mejor opción para prevenir las caries. Es recomendable acudir al dentista al menos dos veces al año, lavarse los dientes después de cada comida y hacer uso del hilo dental.

Imagen portada vía María Victoria Heredia Reyes