3 Curiosidades sobre los piercings orales

Los piercings orales datan de hace siglos y se suelen  relacionar con la capacidad de tolerar el dolor en las tribus.

En otras culturas se asocia a técnicas decorativas y se dice que en la antigua Grecia se colocaban en los esclavos  sexuales.

En la antigüedad, para que los compradores de  esclavos perdieran interés en algunas mujeres esclavas, se les perforaba el labio y se les infería una joya plana,
llegando a arrancar algunos dientes, para que los  comerciantes perdieran interés por esa “deformación”.

Existen varios tipos de piercing oral: en la lengua, que se pueden poner de varias formas (central, punta de la lengua, etc.) pero también se pueden poner en las encías (superior e inferior), labios (superior en inferior, tanto en los laterales como centrales) mejillas y finalmente  podemos encontrar piercings
dentales.