3 Curiosidades sobre el cepillo de dientes (2)

El cepillo de dientes puede contener muchas más bacterias que la boca.

Si lo compartimos con otra persona, podemos estar intercambiando millones de bacterias entre nosotros, desde las bacterias coliformes a los estafilococos.

En Europa, los cepillos de dientes no se llegaron a usar hasta el siglo XVII. Se utilizaban pelos más blandos como es el caso de los de caballo.

Sin embargo, seguía siendo un  producto reservado para reyes y clases altas ya que su coste era demasiado elevado

A veces las encías sangran, y la sangre puede contagiar gran cantidad de enfermedades. No es lo mismo compartir un poco de saliva, que compartir sangre, que puede transmitir enfermedades infecciosas.

Siempre es mejor evitar el  cepillo de otras personas.