Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

Primera cita gratis

Todo lo que debes saber sobre los dientes de leche

Los dientes de leche son los primeros que surgen en el ser humano. La mayoría tenemos las 20 primeras piezas antes de cumplir los tres años.

La aparición de los dientes de leche se rige por un orden determinado, los primeros en eclosionar son, por norma general, los de la parte delantera, en primer lugar los de abajo y luego los de arriba. Lo habitual es que comiencen a aparecer en torno a los 6 meses de edad.

Normalmente en el momento en que salen los dientes, las encías suelen estar sensibles, por lo que es recomendable masajearlas con el dedo, un paño húmedo o algo frío.

Primera dentición

· Incisivos laterales: 6-9 meses.
· Incisivos centrales: 6-9 meses.
· Primeros molares: 12-14 meses.
· Caninos: 16-18 meses.
· Segundos molares: 36 meses.

Los dientes de leche son piezas muy importantes, ya que ayudan a tu bebé a comer, hablar y sonreír, al tiempo que dejan espacio en las mandíbulas para cuando salgan los permanentes, que están debajo de las encías.

Cuando un diente temporal se cae antes de tiempo, puede hacer que los dientes permanentes se puedan torcer o mover, provocando complicaciones en el futuro.

Los dientes de leche permanecen hasta los 6 años, su proceso de caída es largo y distinto en cada niño, siendo el periodo comprendido entre los 10 y los 13 años, la edad máxima a la que saldrán los dientes permanentes.

Cuando un diente comienza a moverse, lo recomendable es no forzarlo con la lengua para que se caiga. Es preferible que siga el procedimiento natural, ya que cuando un diente de leche se cae es porque los dientes permanentes de debajo de la encía empiezan a presionar el diente temporal, aflojándolo poco a poco.

Segunda dentición

· Incisivos laterales y centrales: 6-7 años.
· Primeros molares: 6-7 años.
· Premolares: 10-12 años.
· Segundos molares: 11-13 años.
· Caninos: 12-14 años.
· Muelas del juicio: a partir de los 17 años.

Nuestro consejo es llevar a cabo la primera revisión antes de cumplir un año. En ella, el odontólogo, además de hacerle una exploración completa, te enseñará cómo lavarle los dientes correctamente evitando así complicaciones en el futuro.

¿Qué es la odontopediatría?

Es la rama de la odontología enfocada a la salud bucodental de niños y adolescentes. Esta época es la idónea para detectar, prevenir y poner solución a posibles patologías futuras.

  • La primera visita debe realizarse una vez que salgan las 20 piezas temporales o, en su defecto antes de cumplir los 18 meses. Cada vez son más los estudios que demuestran la eficacia de lavar las encías con una gasa, antes incluso de que salgan los dientes. Y una vez que eclosionen, iniciar lo antes posible una correcta rutina bucodental.
  • Los dientes permanentes empiezan a salir en torno a los 6 años, pero hay que prestar atención a las caries; la enfermedad bucodental más frecuente entre los más pequeños, pues uno de los principales factores que las provocan es el uso abusivo del chupete.
  • Por otra parte, en lo que respecta a los tratamientos de ortodoncia la edad recomendada para considerar la posibilidad de un tratamiento de ortodoncia sería en torno a los 8 años. Con un buen diagnóstico, los pacientes pueden evitar problemas mayores en el futuro.

En definitiva, el objetivo principal de la odontopediatria es detectar posibles afecciones lo antes posible para conseguir que nuestros pacientes más jóvenes lleguen a su madurez con una sonrisa correcta y sana.

Con qué frecuencia debo acudir a un centro odontológico

Muchas veces la gente no acude al dentista lo que debiera por ignorancia o miedo. No es un plan agradable, por lo que normalmente tratamos de buscar cualquier excusa para retrasar la visita. 

 Nos acostumbramos a convivir con nuestras dolencias, lo que, a la larga, se acaba traduciendo en problemas mucho más serios.

Dentro de la Odontología general hay dos ramas diferenciadas en la prevención de problemas de salud bucodental:

La odontopediatría

Hay que tener en cuenta la importancia de un buen cuidado de la dentadura de un niño. Las visitas al odontólogo tienen que ser periódicas.

Además, hay que tener una buena higienización dental cuidando la profilaxis y el cepillado para prevenir las caries en sus dientes de leche.

Durante el tratamiento habrá un seguimiento para controlar los progresos y asegurarse de una comodidad que encajen en la rutina diaria.

El tiempo necesario para completar el tratamiento varía según la persona y la complejidad del problema dental.

La odontogeriatría

En la salud bucal de las personas mayores, los principales problemas son gingivitis, caries, parodontitis, pérdida de piezas, movilidad y desgaste funcional.

Por eso hay que doblar los cuidados para que los problemas dentales no deriven en generales y afecten más seriamente al organismo.

La prevención es fundamental. 

Unas visitas regulares al dentista pueden ayudarnos, en gran medida, a tener una boca sana y una sonrisa bonita.

En el caso de que la salud bucodental sea la correcta, lo ideal es visitar al dentista 1 o 2 veces al año ya que el proceso de desarrollo del sarro y las caries son, por lo general, bastante lentos.

Acudir con esta periodicidad ayuda a mantener una correcta salud bucodental y reducir el riesgo de posibles enfermedades.

Sin embargo, en el caso de personas con patologías más complejas el seguimiento debe ser bastante más constante. Lo mismo ocurre en el caso de los fumadores, los diabéticos y las embarazadas, ya que el riesgo de padecer alguna complicación es mayor.

En este caso, lo recomendable es acudir, al menos, 2 veces al año o, en su defecto, con la regularidad que considere el dentista.

Consejos

Cumplir con estas visitas es pieza clave para una correcta salud bucodental, ya que un cuidado preventivo es decisivo para evitar tratamientos largos, costosos e invasivos.

Chupete ¿beneficioso o perjudicial?

El chupete es el accesorio por excelencia de los bebés, pero debemos tener cuidado con el tiempo que permanecen haciendo uso de él. Durante muchos años ha sido considerado un elemento perjudicial, pero recientes estudios han matizado esta teoría.

Esta goma no es perjudicial, incluso muchos expertos la tildan de beneficiosa, ya que ayuda a reducir el dolor causada por la eclosión de las piezas dentales, al tiempo que reduce su ansiedad en momentos de hambre o sueño.

El problema llega con el abuso. Es recomendable evitarlo durante sus dos primeras semanas de vida, ya que es preferible que se acostumbre al proceso natural de lactancia.

Odontopediatria

Lo recomendable sería empezar a prescindir de él a partir del segundo año. De no ser así, su uso abusivo puede provocar multitud de complicaciones a nivel bucodental. Algunas reversibles, otras no.

Cuando se superan las 6h. horas de, lo que los especialistas conocen como succión no nutritiva, el riesgo de complicaciones en el futuro aumenta.

Se ha demostrado que cuando se superan las 6h. horas de, lo que los especialistas conocen como succión no nutritiva, el riesgo de complicaciones en el futuro aumenta. Se produce la activación de algunos músculos faciales, estrechando la boca, de manera que los dientes de arriba tienden a separarse y a desplazarse hacia delante, mientras que los de abajo se retraen hacia atrás.

El resultado es la reducción del tamaño del paladar, lo que afecta a su capacidad respiratoria y puede acarrearle serios trastornos dentales.

A su vez, los colmillos pueden descolocarse, perdiendo su paralelismo, dando lugar a lo que se conoce como mordida abierta, mientras que la mandíbula superior e inferior pueden perder su paralelismo, causando lo que conocemos como mordida abierta.

Otra complicación que puede darse en los más pequeños es lo que se conoce como caries de biberón, a consecuencia de la mala costumbre de mojar el chupete en azúcar.

En conclusión, el uso del chupete está justificado siempre que no se prolongue en exceso. La desviación de las piezas dentales implica ortodoncia y otras posibles consecuencias perjudiciales como la otitis, por lo que controlar el uso de este accesorio es fundamental para el buen crecimiento de los infantes.