Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

Primera cita gratis

La importancia de la odontogeriatría

En la salud bucal de las personas mayores, los principales problemas son la gingivitis, la pérdida, la movilidad y el desgaste de las piezas dentales. Por eso, durante esta etapa, hay que doblar los cuidados, para que los problemas no se agraven y afecten más seriamente al organismo.

El envejecimiento es un proceso gradual de modificación y degeneración fisiológica, morfológica y biológica, a consecuencia de la edad y del desgaste acumulado.

De modo que podemos definir la odontogeriatría como la rama de la odontología, enfocada a la salud bucodental de las personas mayores de 65 años.

Es en este momento, los malos hábitos comienzan a pasar factura, pero además se suman las complicaciones típicas de la edad, como puede ser el uso de prótesis, el consumo de medicamentos o simplemente una higiene bucal deficiente.

Las complicaciones más comunes suelen ser a consecuencia de la retracción de las encías, de modo que es bastante frecuente la hipersensibilidad dental y las caries en la raíz de las piezas dentales.

Además, debido a los problemas en los tejidos duros, podemos evidenciar serios problemas de edunterismo, de ahí que las intervenciones más demandadas por este colectivo sean las relacionadas con la colocación de implantes y prótesis.

Todos estos problemas pueden ser tratables y reversibles si se encuentran localizados y se diagnostican en las primeras etapas.

Es muy importante atender a cualquier posible complicación o patología, recibir un diagnóstico y comenzar el tratamiento necesario lo antes posible, para mejorar la estética y funcionalidad oral, ya que no olvidemos que, independientemente de la edad, lucir una sonrisa bonita y sentirnos a gusto con nosotros mismos, es fundamental.

Acudiendo a tu dentista de confianza podrá poner solución a cualquiera de estas dificultades, que en ocasiones provocan tanto malestar.

En Institutos Odontológicos, tenemos todos los tratamientos necesarios para solucionar alteraciones producidas por una mala alimentación, hábitos higiénicos inadecuados, factores hereditarios o como consecuencia de la edad.

La importancia de un buen ortodoncista

Para la mayoría de las personas, acudir al dentista no suele resultarles agradable. Lo más importante es contar con las garantías que ofrece un dentista experimentado y cercano. En el cuidado dental, esa confianza es fundamental e imprescindible. Sentirnos cómodos y disfrutar de la tranquilidad de estar en buenas manos es básico. Una buena cualificación no siempre es suficiente para relajar a los pacientes.

El trato y la atención personalizada son factores decisivos para decantarnos por uno u otro dentista. Al igual que un buen diagnóstico es pieza fundamental para que el tratamiento se complete rápido y con éxito. Elegir un buen ortodoncista podría ser la parte más importante en cualquier tratamiento de ortodoncia.

¿Cómo se usa el hilo dental?

Sabemos que el uso de hilo dental no es muy frecuente entre muchos pacientes, pero es más necesario de lo que uno imagina. El hilo dental es parte esencial para la higiene de los dientes y las encías. Recomendamos el uso de éste para tu higiene.

 

El uso del hilo dental para la higiene bucal

La Asociación Dental Americana recomienda usar el hilo y limpiar entre los dientes una vez al día. El uso del hilo dental es importante para prevenir la aparición de caries, la enfermedad de las encías y la generación de placa bacteriana entre los dientes. La placa se conforma de bacterias que se alimentan del azúcar que queda entre los dientes. Cuando esto pasa se libera un ácido que puede destruir la capa exterior de los dientes y desencadenar caries.

La placa dental que se acumula entre los dientes, con el tiempo, se endurece y forma una capa llamada tártaro. Éste se posiciona en el límite entre la encía y los dientes causando la enfermedad periodontal. Una vez formado el dentista es el único capaz de quitarlo con utensilios especiales.

¿Cuál es el mejor momento para limpiar entre los dientes con hilo dental?

Es importante reforzar el hábito de usar el hilo dental para la higiene de la boca. No existe un momento exacto para realizarlo, puede ser a primera hora de la mañana, a mediodía, en el almuerzo o antes de dormir justo después de comer.

Los niños y niñas también deben limpiarse entre los dientes

Mientras más temprano le inculques el hábito a tus hijos sobre la limpieza e higiene dental, mejor llevarán el cuidado de su sonrisa en la etapa adulta. Limpiar entre los dientes mediante hilo dental en niños menores de 10 u 11 años es primordial pues en esta etapa no son capaces de limpiar sus dientes a fondo por sí solos.

Limpiar entre los dientes mediante el hilo no debe doler, por esto se debe utilizar una fuerza promedio porque si se realiza con mucha fuerza se puede dañar las encías y si se realizar muy suave no se limpia la comida entre los dientes. Mediante el cepillado y el uso de hilo dental diario proteges tus dientes y tu sonrisa, por esto recomendamos ser responsables con estas prácticas de higiene dental.

Como siempre, sabes que cuentas con nosotros para cualquier duda o revisión bucal que necesites 😉

 

Fuente: ADA

Mordida cruzada, ¿Qué es? ¿Cómo solucionarla?

¿Crees que puedes tener la mordida cruzada pero quieres asegurarte? ¿Quieres saber a ciencia cierta qué es, qué posibles consecuencias tiene para tu boca y como puede solucionarse? Entonces te interesará mucho leer las siguientes líneas en las que te explicamos todo esto de forma que todas tus preguntas queden resueltas.

Empecemos por el principio. La mordida cruzada se presenta cuando, al cerrar completamente tus dientes, alguno o todos los dientes de la arcada superior quedan por detrás de los de la arcada inferior. Es decir, al cerrar completamente tu dentadura, las piezas dentales de abajo sobresalen más que las de arriba. En una mordida que denominemos “normal”, esto debería ser al contrario; es decir, cuando mordemos los dientes de la arcada superior deben estar ligeramente por delante de los de la inferior.

Actualmente, esta patología dental supone uno de los problemas de maloclusión más habituales en las consultas de los ortodoncistas, por lo que si has advertido que la tienes, no debes preocuparte en exceso, aunque sí intentar ponerle remedio cuanto antes.

 

Tipos de mordida cruzada

 

Los tipos de mordida cruzada pueden ser múltiples, quizá tantos como bocas existen, ya que puede afectar a uno, dos, o varios dientes.  Sin embargo, podemos dividirlas en:

  1. Mordida cruzada anterior: se presenta cuando la maloclusión o malposición de los dientes solo afecta a los dientes anteriores, los que se ven al sonreír.
  2. Mordida cruzada posterior: cuando la malposición de las piezas dentales afecta solo a la parte posterior de las arcadas dentarias quedando bien posicionados los dientes anteriores.
  3. Mordida cruzada unilateral: cuando el problema de maloclusión solo afecta a uno de los dos lados de la arcada, bien sea el izquierdo o bien sea el derecho.
  4. Mordida cruzada bilateral: cuando la mordida cruzada afecta a los dos lados de la arcada dentaria.

 

Así mismo, dependiendo del motivo por el que se haya originado la mordida cruzada podemos dividirla en:

 

  1. Mordidas cruzadas dentarias: los huesos maxilares tienen una posición correcta, pero las piezas dentales superiores se inclinan hacia el interior.
  2. Mordidas cruzadas esqueléticas: el maxilar superior es de un tamaño inferior al de la mandíbula, lo que hace que los dientes de esa arcada queden por dentro de los de la arcada inferior.
  3. Mordidas cruzadas mixtas: se dan cuando existe mordida dentaria y esquelética al mismo tiempo.

 

Consecuencias de la mordida cruzada

Las consecuencias de tener la mordida cruzada pueden ser de distinta índole y provocar en el paciente distintas patologías.

  • En primer lugar, el no tratar la mordida cruzada provocará el desgaste anómalo de las piezas dentales y, por tanto, si la mordida cruzada es muy severa, puede llegar a producir hasta la pérdida de piezas dentales.
  • Además, esta maloclusión puede influir en la correcta fonación y masticación, impidiendo por tanto la correcta pronunciación o provocar alteraciones del aparato digestivo por no triturar los alimentos correctamente.
  • Así mismo, esta maloclusión puede influir en la  articulación temporomandibular y provocar múltiples dolencias como bruxismo, una asimetría facial, dolores de mandíbula, dolores cervicales, de cabeza etc.

 

Tratamientos para la mordida cruzada

Existen varios tratamientos, en general ortodónticos, que pueden realizarse en el paciente para conseguir solucionar la mordida cruzada. Para poder elegir el tratamiento preciso que necesita cada paciente, éste deberá someterse a un diagnóstico exhaustivo por parte de su ortodoncista.

También hay que resaltar que es importante el diagnóstico precoz de esta maloclusión ya que así se conseguirán unos resultados más rápidos y satisfactorios.

Si la mordida cruzada es  esquelética, es decir, que el maxilar tiene un tamaño inferior, el tratamiento que el ortodoncista llevará a cabo será la colocación de un expansor que abrirá el paladar y hará aumentar el tamaño del maxilar en unos pocos meses. Este tratamiento puede llevarse a cabo únicamente en niños, ya que solo es efectivo mientras se produce el crecimiento óseo.

Si esta patología se da en adultos y la expansión del maxilar es severa, hará falta realizar una cirugía que haga posible la expansión del paladar. Sin embargo, si el estrechamiento del maxilar del adulto no es muy severo, podrá corregirse con un exhaustivo tratamiento de ortodoncia.

Para corregir el resto de tipos de mordida cruzada, el dentista pautará el tipo de ortodoncia más conveniente para cada caso y dará los consejos imprescindibles en el tratamiento de ortodoncia.

 

El miswak, un antecesor del cepillo de dientes europeo

El miswak es uno de los antecedentes del cepillo de dientes moderno que conocemos todos, tiene una antigüedad de más de 7.000 años y ha adquirido gran popularidad a lo largo de la historia por sus numerosas propiedades.

¿Qué es el miswak?

Fabricado con un rama, el miswak se obtiene de una planta llamada Arak o «árbol del cepillo dental”, hoy en día funciona como una alternativa tradicional y natural al cepillo de dientes europeo en algunos países asiáticos. Se utiliza masticando su rama hasta deshilacharla, y a partir de ahí se obtienen grandes penachos que contienen flúor.

El palo de miswak tiene un palmo de longitud, si se seca sólo debe empaparse en agua para suavizar las cerdas finales y además su extremo debe cortarse a menudo para garantizar la higiene.

Las propiedades del miswak

Diversos estudios indican que el extracto de la rama de Salvadora Pérsica tiene escasa actividad antimicrobiana en comparación con otros desinfectantes orales y agentes antiplaca como el triclosan y el gluconato de clorhexidina.

Sin embargo, los enjuagues bucales que contienen clorhexidina tienen una actividad antibacteriana muy alta.

Los beneficios del miswak

Se dice que el miswak limpia la boca y los dientes, previene la caries, fortalece las encías, destruye la placa dental y previene su formación, blanquea los dientes, elimina el mal aliento, mejora el sentido del gusto y aclara la voz, por lo que fue un objeto muy populr entre las culturas antiguas más avanzadas.

¿De dónde viene el miswak?

El miswak es predominante en áreas habitadas por musulmanes pero ha sido de uso común sobre todo en la península Arábiga, el Cuerno de África, África del Norte, partes del Sahel, el subcontinente indio, Asia Central y el sudeste asiático.

El uso del miswak se asocia a menudo con el hadith, una tradición que recomienda utilizar el miswak antes de cualquier práctica religiosa, antes y después de un viaje, los viernes, antes de dormir y al despertarse, y antes de llegar a una reunión.

El miswak en la actualidad

Algunas compañías naturistas venden miswak como alternativa al cepillo de dientes, pero muchas de estas compañías también producen la planta de origen, aunque el objetivo principal de estas empresas es proteger y preservar esta tradición ancestral de salud bucodental.

Los supermercados y farmacias de la mayoría de los países islámicos no venden miswak, pero puede encontrarse en la mayoría de tiendas islámicas de suministros, entre los vendedores de calle de los zocos o frente a las mezquitas.

Nos encanta la historia y conocer curiosidades como esta, pero nosotros seguimos recomendando una buena higiene bucal y visitas continuas al dentista para realizar un plan de prevención y así evitar futuras enfermedades bucodentales.

¿Qué son selladores dentales?

La forma de evitar las caries y cualquier otra enfermedad periodontal es llevando a cabo una correcta higiene bucal, cepillándonos los dientes al menos tres veces al día y usando el hilo dental a diario.

¿Qué son los selladores dentales?

Aún manteniendo estos hábitos, no es fácil eliminar totalmente los restos de comida acumulados en los dientes posteriores, conocidos como molares, cuya forma irregular es idónea para acumular placa bacteriana, responsable de dañar el esmalte y provocar las temidas caries, que si no se tratan pueden incluso provocar la pérdida de la pieza dental.

Afortunadamente existen formas de proteger y mantener tus molares limpios y sanos. Se llama sellador y se trata de una película muy fina, elaborada en plástico o un material similar, que se adhiere a la superficie masticadora de los dientes. Su función es evitar que los restos de comida penetren en los dientes.

¿A quién benefician los selladores dentales?

Pueden hacer uso de ellos tanto niños como adultos, pero es preferible colocarlos cuanto antes mejor. Se ha comprobado que las caries no son algo aleatorio, hay gente más propensa a padecerlas. Dentro del grupo de riesgo estarían aquellas personas que sufren algún tipo de discapacidad que les impida llevar a cabo una correcta higiene bucodental, los que consumen medicamentos que reducen la segregación de saliva o aquellos que llevan a cabo una dieta rica en hidratos y azúcares.

¿Cómo es el proceso de colocación?

El proceso de aplicación de estos selladores es sencillo, rápido e indoloro. Tu dentista limpiará el diente en cuestión, aplicará un gel protector y posteriormente el material sellador dentro de los surcos de los dientes en cuestión. Además, este material se puede aplicar sobre piezas que tengan caries tempranas, evitando así su avance y deterioro.

¿Cuánto duran?

Los selladores duran mucho tiempo antes de tener que ser repuestos. La duración del tratamiento varía en función de la profundidad de los surcos, la correcta colocación de los selladores y la calidad de los materiales. Lo común es que duren entre 5 y 10 años, pero es recomendable acudir a tu dentista y llevar acabo un seguimiento ante la posibilidad de que surgiera cualquier imprevisto.

 

Halitosis. Causas y remedios.

mal aliento

Uno de los problemas más frecuentes que enfrentan las personas al acudir al odontólogo es la Halitosis, mejor conocida como mal aliento. Si bien no existe una solución general para curar el mal aliento, hay varios métodos para combatirlo, dependiendo de la patología que la origina. En ese sentido, es importante no atacar únicamente la enfermedad que causa la halitosis. También, es necesario realizar un conjunto de acciones para prevenir que el mal aliento vuelva.

Detalles que tienes que saber sobre la Halitosis

Causas de la halitosis

El mal aliento puede ser causado por distintas factores, entre ellos resaltan:

  • Una higiene bucal deficiente.
  • Bacterias en la boca o en la lengua.
  • Las dietas con bajas calorías y el ayuno reduce la salivación, por tanto, contribuye al mal aliento.
  • Las caries.
  • La inflamación de las encías.

¿Qué debemos hacer?

En primer lugar, si tenemos mal aliento, es necesario acudir a un odontólogo para determinar la causa de la halitosis y posteriormente empezar el tratamiento para erradicarla. Ya que, existen dos tipos de halitosis: la patológica, que es causada por una patología y la fisiológica, causada por malos hábitos o la que todos tenemos al despertar.

¿Cómo evitar la halitosis?

En caso de que el mal aliento sea fisiológico, existen una serie de recomendaciones que podemos aplicar para intentar eliminarlo, algunas de ellas incluyen:

  • La utilización del hilo dental.
  • Aplicar enjuague bucal y cepillarse los dientes todos los días.
  • Es necesario cepillar la lengua, ya que muchas bacterias no se alojan únicamente en los dientes.
  • Tratar de no consumir comidas altamente condimentadas.
  • Evitar el consumo de cigarrillos y bebidas alcohólicas.
  • Consumir aproximadamente 1 litro de agua al día.
  • Respirar a través de la boca.

         Es importante destacar, que el uso excesivo de enjuagues bucales no elimina completamente el mal aliento, ya que muchas compañías utilizan la publicidad para engañar a sus clientes. La mejor manera de erradicar el mal aliento es seguir las recomendaciones anteriormente descritas.

Sin embargo, si al realizar todas las medidas preventivas aún tenemos mal aliento, es necesario acudir con un especialista, ya que muy probablemente tengamos una halitosis patológica, es decir, una enfermedad es la que nos está causando el mal aliento. Es primordial detectar la causa de la halitosis para poder realizar un tratamiento adecuado. Si bien existen más de 50 patologías que pueden causarnos mal olor en la boca, la halitosis patológica puede ser ocasionada por una de estas enfermedades:

  • Enfermedades pulmonares.
  • Metabolismo.
  • Hormonales.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Infecciones en la garganta como la sinusitis o la rinitis.
  • Fallas renales.

¿Qué podemos esperar del especialista?

Es probable que el dentista revise tu historial médico y te realice una serie de preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó el mal aliento?
  • Si este es ocasional o permanente.
  • Si estamos bajo los efectos de algún antibiótico, ya que puede afectar el tratamiento.
  • La frecuencia con la que nos cepillamos los dientes.
  • Las comidas que ingerimos normalmente.
  • Si usamos regularmente un medicamento o suplemento alimenticio.
  • Si respiramos a través de la boca, roncamos o sufrimos de sinusitis.
  • Si el mal aliento lo perciben los demás.
  • ¿Con qué frecuencia utilizas el hilo dental o el enjuague bucal?

Consulta y tratamiento de la halitosis

Asimismo, las consultas odontológicas constan de 3 fases: el diagnóstico, el tratamiento y el control. Durante el diagnóstico se realizarán una serie de procedimientos de exploración bucal y análisis microbiológico de la saliva. En consecuencia, depende del paciente llevar a cabo el tratamiento y acudir a los controles de forma periódica para erradicar el mal aliento. 

Finalmente, es importante detectar el mal aliento a tiempo y tomar todas las precauciones necesarias para evitar problemas de salud y de autoestima, no dejes que la halitosis afecte tu vida.

¿Por qué es importante usar hilo dental a diario?

El hilo dental elimina los restos de comida atrapados entre los dientes y en la línea de las encías, donde a menudo se acumula placa y en consecuencia comienzan las enfermedades periodontales.

El hilo dental combate la gingivitis y la placa bacteriana, aunque cada vez son más los que apuestan por los cepillos interdentales, la mejor forma de llegar donde el cepillo no llega. La opción ideal para mantener tus encías y dientes en buen estado de salud.

Un poco de historia

El hilo dental aparece en por primera vez a finales del S.XIX y desde entonces su material se ha modificado multitud de veces.

Empezó siendo de seda hasta que se descubrió el nailon y ahora se comercializa en distintos materiales, sabores y diámetros.

Uso del hilo dental

Los dentistas recomiendan hacer uso del hilo dental al menos una vez al día, puesto que el cepillado normal no es suficiente para acabar con los restos que se quedan entre los dientes y dan lugar a la placa bacteriana, la responsable de las caries y multitud de enfermedades dentales.

Lo importante es usarlo de forma correcta, ya que si no puede provocar serios daños. La forma de usar correctamente el hilo dental es la siguiente:

· Enrolla la seda dental en torno a los dedos corazón y ténsala.
· Utiliza los dedos pulgar e índice para guiar el hilo dental entre los dientes.
· Pásalo también por los laterales de cada diente, siguiendo suavemente sus curvas. Esto te permitirá llegar correctamente al espacio entre el diente y las encías.
· Nunca golpees ni fuerces el hilo, ya que puede cortar o lastimar el tejido gingival.
· Utiliza secciones de hilo limpio, a medida que avanzas entre los dientes.
· Para extraer el hilo, utilice el mismo movimiento hacia atrás y hacia delante, sacándolo hacia arriba y arrastrándolo hacia los dientes.

No te lo pienses más y empieza a usar hilo dental a diario, te ayudará a tener una sonrisa más sana y bonita.

Todo lo que debes saber sobre los dientes de leche

Los dientes de leche son los primeros que surgen en el ser humano. La mayoría tenemos las 20 primeras piezas antes de cumplir los tres años.

La aparición de los dientes de leche se rige por un orden determinado, los primeros en eclosionar son, por norma general, los de la parte delantera, en primer lugar los de abajo y luego los de arriba. Lo habitual es que comiencen a aparecer en torno a los 6 meses de edad.

Normalmente en el momento en que salen los dientes, las encías suelen estar sensibles, por lo que es recomendable masajearlas con el dedo, un paño húmedo o algo frío.

Primera dentición

· Incisivos laterales: 6-9 meses.
· Incisivos centrales: 6-9 meses.
· Primeros molares: 12-14 meses.
· Caninos: 16-18 meses.
· Segundos molares: 36 meses.

Los dientes de leche son piezas muy importantes, ya que ayudan a tu bebé a comer, hablar y sonreír, al tiempo que dejan espacio en las mandíbulas para cuando salgan los permanentes, que están debajo de las encías.

Cuando un diente temporal se cae antes de tiempo, puede hacer que los dientes permanentes se puedan torcer o mover, provocando complicaciones en el futuro.

Los dientes de leche permanecen hasta los 6 años, su proceso de caída es largo y distinto en cada niño, siendo el periodo comprendido entre los 10 y los 13 años, la edad máxima a la que saldrán los dientes permanentes.

Cuando un diente comienza a moverse, lo recomendable es no forzarlo con la lengua para que se caiga. Es preferible que siga el procedimiento natural, ya que cuando un diente de leche se cae es porque los dientes permanentes de debajo de la encía empiezan a presionar el diente temporal, aflojándolo poco a poco.

Segunda dentición

· Incisivos laterales y centrales: 6-7 años.
· Primeros molares: 6-7 años.
· Premolares: 10-12 años.
· Segundos molares: 11-13 años.
· Caninos: 12-14 años.
· Muelas del juicio: a partir de los 17 años.

Nuestro consejo es llevar a cabo la primera revisión antes de cumplir un año. En ella, el odontólogo, además de hacerle una exploración completa, te enseñará cómo lavarle los dientes correctamente evitando así complicaciones en el futuro.

La endodoncia: todo lo que quieres saber

La endodoncia es uno de los tratamientos que más se realizan en las consultas dentales debido a que es un procedimiento conservador. si necesitas saber en qué consiste, cuando se realiza, los pasos que se siguen en la consulta y los cuidados posteriores que requiere, te aconsejamos que continúes leyendo estas líneas.

Como decíamos, una endodoncia es un tratamiento odontológico destinado a conservar la pieza dental, cuyo fin es el de limpiar la parte interna de un diente o muela para así preservar el mayor porcentaje del diente natural a través de un procedimiento minucioso.

La endodoncia se realiza cuando la pulpa dental (parte interna del diente) ha sido gravemente dañada por diferentes afecciones como las caries, un enemigo silencioso, lesiones en las encías o traumatismos severos.

Gracias a la endodoncia, el paciente puede recuperar la plena estética y funcionalidad de la pieza dental dañada que, puede durar lo mismo que el resto de la dentición con los cuidados adecuados.

Síntomas que indican que necesitas una endodoncia

En general, los pacientes pueden detectar varios síntomas en su cavidad oral  que indican que probablemente necesiten someterse a una endodoncia si desean conservar la pieza dental que tengan afectada.

 

 Los principales síntomas son:

  • Alta sensibilidad a alimentos fríos
  • Gran sensibilidad a alimentos muy calientes
  • Dolor al masticar
  •  Mucho dolor en la zona afectada y colindante. Puede ser continuo o intermitente
  •  Aparición de un flemón o una fístula
  •  La pieza afectada puede cambiar de color
  •  Rotura parcial de la pieza dental por la infección que se está produciendo

No obstante, a pesar de que el paciente sufra uno o varios de los síntomas anteriormente descritos, será siempre necesario que el especialista realice una revisión exhaustiva para determinar cuál será el mejor tratamiento a aplicar en cada caso en particular.

 

Pasos a seguir para realizar una endodoncia

 

Para realizar la endodoncia el odontólogo llevará a cabo los siguientes pasos:

  1. Diagnóstico con radiografía. El primer paso para determinar la necesidad de practicar una endodoncia es realizar un diagnóstico con radiografía, para así poder ver correctamente el interior de la pieza dental y determinar el daño real que existe.
  2. Anestesia. Una vez determinada la imperiosa necesidad de realizar la endodoncia, el odontólogo procederá a aplicar la anestesia en la zona en la que deberá trabajar y así hacer el procedimiento indoloro.
  3. Aislamiento de la pieza dental. Se realiza a través de un dique de látex. Una  endodoncia sin un aislamiento absoluto terminará siempre en fracaso puesto que el mínimo contacto con la boca impedirá la completa desinfección.
  4. Limpieza. Una vez que se aísla el diente o muela, se procederá a la limpieza de la pulpa eliminando la caries y llegando hasta los conductos radiculares y el nervio dental. Este es uno de los pasos más complejos, ya que el odontólogo ha de determinar la longitud del diente, y para ello se utilizará un aparato llamado localizador apical.
  5. Obturación de los conductos. Tras realizar todo el proceso de limpieza y desinfección de los conductos, se procede al sellado de los mismos a través de distintos materiales biocompatibles y óptimos para ello.

 

En algunas ocasiones, para realizar correctamente la  restauración del diente y debido a los daños sufridos, es necesario colocar en la parte visible una incrustación o una corona dental que consiga una mayor estabilidad y durabilidad de la pieza.

En líneas generales, la endodoncia suele realizarse en una sola sesión, aunque en algunas ocasiones dependiendo del estado clínico del paciente, la dificultad del caso etc hacen imprescindible realizarla en dos o más sesiones, pero esto será determinado siempre a juicio del profesional de la salud dental.

 

Alternativas a la endodoncia

El fin último de realizar una endodoncia no es otro que conseguir mantener el diente o muela naturales, ya que éstas son siempre una mejor opción que las artificiales. La única alternativa que existe para los casos en los que una endodoncia se descarta por el motivo que el endodoncista estime, es realizar un implante dental.

El implante dental es un tratamiento que consiste en colocar un tornillo sobre una corona, lo que simula el aspecto real de una pieza dental y consigue que el paciente pueda recuperar la estética y la funcionalidad de la boca. Para conocer este tratamiento más a fondo, quizás te interese saber cuáles son todas las fases de un tratamiento de implantología.

 

Cuidados después de la endodoncia

Después de realizarte una endodoncia te aconsejamos que sigas los siguientes cuidados para conseguir el éxito pleno del tratamiento y ahorrarte las posibles complicaciones postoperatorias:

  • Atento a la eliminación de la anestesia. Para realizarte una endodoncia el odontólogo utilizará anestesia en la zona afectada, y ésta puede durar aún varias horas después de haber finalizado el tratamiento. Al tener parte de la boca dormida, te recomendamos que no ingieras nada sólido que requiera masticación para evitar hacerte daño o morderte.
  • La analgesia tras la endodoncia. Una vez que compruebes que la anestesia está desapareciendo, es recomendable que tomes los analgésicos que el dentista te haya recomendado, ya que durante varios días tendrás molestias casi con seguridad.
  • Cuidado al masticar. Al tener la zona sensible, es fundamental que pongas especial cuidado al masticar y, si es posible, mastica solo del lado opuesto del que te hayan hecho la endodoncia.
  • Limpieza dental diaria pero sin hilo dental. Una limpieza dental diaria cuidadosa y exhaustiva tres veces al día es fundamental para evitar que la zona se infecte. No obstante, hasta que la zona esté totalmente recuperada es mejor que no uses el hilo dental en la pieza endodonciada ni en las piezas colindantes, ya que al tirar del hilo hacia arriba podrías llevarte parte del material de obturación.

Qué debemos hacer cuando nos salen las muelas del juicio

Las muelas del juicio son cuatro y se encuentran al final de la boca. Se trata de los últimos molares en erupcionar y lo suelen hacer entre los 17-30 años, de ahí deriva el nombre con el que se las designa.

Consejos salud dental

Nuestra dentadura tiene 32 piezas dentales, entre las que distinguimos los incisivos, cuya finalidad es cortar los alimentos, los caninos que sirven para desgarrar, los premolares que colaboran con los caninos y los molares en la tarea de la masticación; y los molares que tienen la finalidad de moler la comida, haciéndola apta para la digestión.

Las muelas del juicio no tienen ninguna finalidad y son diferentes en comparación con el resto de piezas por la alineación y el tamaño de sus raíces.

Su origen se remonta al de sus antepasados, quienes a consecuencia de su alimentación, les daban mucho más uso.

Hoy en día, a consecuencia de la evolución, se han vuelto totalmente irrelevantes, de ahí que la mayoría de las veces, lo más recomendable es la extracción de estas piezas dentales.

Suelen estar relacionadas con molestias y dolores. No es un dato general pero sí muy frecuente. Esto se debe a la inflamación de la zona a consecuencia de una infección, por una incorrecta erupción cordal.

Normalmente al salir generan mucha presión debido al poco espacio que tienen en la encía, lo que provoca que durante la eclosión, los restos de comida se acumulen dentro de la corona que rodea al diente, una afección conocida como periocoronitis.

La orientación anómala también puede producir daños en las piezas vecinas o, incluso, apiñamientos dentarios. En ocasiones el dolor puede extenderse al oído, la garganta o la cabeza, impidiéndonos hablar, tragar o abrir la boca.

Cuando ocurre esto, lo recomendable es la extracción por medio de un procedimiento quirúrgico leve, que el dentista realiza de forma rutinaria. El postoperatorio es fácil y cómodo, mientras que se sigan las recomendaciones del odontólogo.

El tabaquismo y sus consecuencias

El humo del tabaco contiene miles de sustancias tóxicas. El daño que provoca el tabaquismo va más allá de la halitosis y las manchas de los dientes, esta relacionado con la enfermedad periodontal y el cáncer oral.

Según los expertos el principal problema del tabaquismo es que “las encías de los fumadores reciben menos aporte sanguíneo que las de los no fumadores, de modo que tienen menor capacidad defensiva ante el ataque de las bacterias”.

Las encías de los fumadores no presentan evidencias de problemas periodontales. Su aspecto puede ser absolutamente normal, no es frecuente ni la hinchazón, ni la rojez ni el sangrado. Aún así, lo recomendable es acudir al dentista, al menos dos veces al año, ya que si no tratamos este problema podemos sufrir la extracción de las piezas dañadas.

En lo referido a los cigarrillos eléctricos, aunque sus consecuencias para nuestra salud sean menores que las que entrañan los normales, no significa que su consumo este exento de riesgos, ya que la combustión de los aromas que contienen son muy perjudiciales.

A grandes rasgos los efectos más nocivos del tabaquismo son:

· Halitosis: potencian la aparición de mal aliento a causa de la sequedad e irritación de las mucosas y de las vías respiratorias, lo que contribuye a la falta de higiene de las encías. Además es frecuente la reducción del sentido del gusto y del olfato.

· Manchas y cambio de tonalidad en los dientes: el color amarillento es un dato evidente del tabaquismo, una de las consecuencias de esta nociva adicción.

· Menor aceptación de los implantes y mayor retraso en la cicatrización: la tasa de fracaso de los implantes dentales es dos veces menor que en el caso de los no fumadores.

· Riesgo de cáncer oral: enfermedad con alto riesgo de mortalidad, debido a la inhalación de sustancias nocivas, como el alquitrán y la nicotina.

La salud bucodental durante el embarazo

¿Sabes que durante el embarazo las encías pueden sangrar por el aumento de riego sanguíneo en todo el cuerpo, incluida la boca?

embarazo y salud dental

Durante el embarazo, los altos niveles de la hormona progesterona hacen que las encías reaccionen más a la placa bacteriana que se acumula en los dientes, pudiendo producir gingivitis.

Una revisión al inicio del embarazo, el cepillado después de todas las comidas y el uso del hilo dental ayudarán a prevenir problemas que puedan surgir durante este delicado periodo.

Médicos, dentistas y pacientes a menudo no prestan atención suficiente de la salud bucal en el embarazo.

Además, algunos investigadores sugieren que algunas afecciones orales prenatales pueden tener consecuencias adversas para el bebé.

Por ejemplo, un nacimiento prematuro con bajo peso al nacer se asocia a enfermedades como la periodontitis, y los altos niveles de bacterias cariogénicas en las madres pueden conducir a un aumento de la caries dental en el bebé.

Otras lesiones orales, como la gingivitis y los tumores del embarazo, son benignas y solo requieren tranquilidad y control.

Todas las mujeres embarazadas deben someterse a exámenes de detección de riesgos orales, recibir asesoramiento sobre la higiene oral adecuada y derivarse para recibir tratamiento dental cuando sea necesario.

Los tratamientos dentales como la radiografía de diagnóstico, el tratamiento periodontal, las restauraciones y las extracciones son tratamientos seguros y se realizan mejor durante el segundo trimestre.

El xilitol y la clorhexidina se pueden usar como terapia adyuvante para el alto riesgo
madres en el período posparto temprano para reducir la transmisión de bacterias cariogénicas a sus bebés.

La atención dental y la prevención apropiadas durante el embarazo pueden reducir los resultados prenatales deficientes y disminuir la caries infantil.

Foto vía Suhyeon Choi

¿Qué es la piorrea o periodontitis y cómo detectarla?

La piorrea o periodontitis es una enfermedad oral que afecta a un gran número de personas de manera totalmente sigilosa y puede llegar a dañar seriamente tu salud bucodental y la integridad de tus dientes y encías, ya que en la mayoría de los casos no presenta dolor. Si quieres saber en qué consiste exactamente, como detectarla o como prevenirla, te aconsejamos que leas las siguientes líneas.

 

La periodontitis es el nombre clínico por el que se conoce a una enfermedad de las encías que, si no se trata a tiempo, puede resultar catastrófica para nuestra salud bucodental. En términos más coloquiales, a esta enfermedad se la conoce como piorrea Y se produce cuando existe una infección o una inflamación en las encías y no se trata. Esta infección o inflamación es lo que se denomina como gingivitis. Quizás quieras conocer las causas de la gingivitis y como prevenirla.

Al no ser tratada, la gingivitis se extiende desde el tejido gingival externo en el que se inicia hasta los ligamentos y el hueso que soporta a los dientes.
Cuando la infección llega a los ligamentos y el hueso, termina por deteriorarlos produciendo su desgaste y por tanto una retracción gingival, provocando que las raíces dentales queden a la vista y, por tanto, parezca que los dientes son más largos.
Al perder el soporte natural de los dientes, lo que sucede después es que éstos se van aflojando poco a poco, y finalmente pueden llegar a caerse.

Fases de la piorrea o periodontitis

Como sucede con multitud de patologías, la piorrea o periodontitis pasa también por distintas fases que comportan distinta gravedad.

Fase 1:

En sus fases iniciales, habrá inflamación en las encías con sangrado espontáneo, normalmente al comer o cepillarse los dientes. Es la fase menos grave y lo que se conoce como gingivitis, una molesta enfermedad muy común.
Posteriormente, comenzarán a formarse bolsas en las encías, generalmente entre los dientes.

Fase 2:

Después será el turno para que comience a darse la pérdida inicial de hueso, ya que la infección va profundizando cada vez más y dañando todo a su paso.
Como consecuencia de esta pérdida de hueso inicial, se producirá una retracción gingival, puesto que las encías están unidas a las piezas dentales gracias al hueso.

 

Última fase:

La siguiente fase es casi predecible. Debido a la retracción de las encías los dientes se verán mucho más largos, ya que la raíz queda expuesta.
Finalmente, si la piorrea o periodontitis no se trata a tiempo, los dientes comenzarán a moverse hasta que antes o después terminen cayéndose.

¿Cómo sé si tengo piorrea?

Existen algunos síntomas que pueden alertarte de que existe una posible piorrea en tus encías y de que debes ponerte en manos de tu dentista de confianza lo antes posible.

Síntomas:

• Sangrado espontáneo de las encías
• Enrojecimiento de las encías. Estarán de un color rojo brillante en vez del típico rosa coral que deben tener unas encías sanas.
Sensibilidad dental debido a la retracción de las encías y la exposición de la raíz dental
• Dientes alargados con una estética fea que al paciente le desagradarán
• Mal aliento.
• Mucho dolor de dientes, sobre todo al comer
• Finalmente, en los casos de piorrea o periodontitis muy avanzadas, los dientes se mueven y al tiempo se caen.

¿Cómo prevenir la piorrea o periodontitis?

Por suerte, existen varias cosas que puedes implementar para prevenir la aparición de la piorrea o periodontitis.

Por tu parte, deberías de mantener una correcta higiene dental utilizando al menos dos veces al día el cepillo de dientes y el hilo dental, para que así la placa bacteriana no se acumule de forma supragingival y subgingival.
Además, para evitar en la medida de lo posible la aparición de piorrea o periodontitis, deberás tener cuidado con la alimentación. Evitar los alimentos que contengan azúcares y consumir en su lugar aquellos que ayuden a reforzar el esmalte, te ayudará mucho.
Para terminar, es muy importante que no te saltes tu visita anual al dentista para que éste pueda descartar posibles patologías y realizarte tu limpieza oral anual.
De este modo, el especialista detectará la enfermedad de las encías a tiempo y tratará la gingivitis.

Si aun con todos los cuidados tus encías padecen piorrea o periodontitis, el odontólogo
Aplicará el tratamiento oportuno a tu dolencia comenzando por realizar un periodontograma, es decir, una historia clínica de tus encías. Al terminar el tratamiento, tu odontólogo de confianza te indicará los pasos a seguir y te recordará que debes realizarte controles de encías de por vida, ya que la piorrea o periodontitis es una enfermedad inflamatoria crónica.

Todo lo que debes saber sobre los tonsilolitos

En ocasiones nos encontramos con casos de halitosis recurrentes a pesar de haber mantenido unos buenos hábitos de higiene bucal. Una de las posibles causas de estos episodios son los tonsilolitos, es decir, una especie de cálculos o solidificaciones que se pueden llegar a formar y a acumular en las amígdalas.

Las amígdalas son dos masas de tejido linfático que se localizan en la parte posterior de la garganta. Su función es actuar como barrera para atrapar los microorganismos que entran a través de la nariz o de la boca, y así evitar posibles causas de infecciones.

Es importante no confundir los términos amigdalitis y tonsilolitos. Los tonsilolitos se originan por la deposición de alimento en la garganta, que provoca que con el paso del tiempo los microorganismos empiecen a reproducirse. Estos microorganismos se van acumulando en las amígdalas hasta producir esta enfermedad. En cambio, la amigdalitis es una inflamación de las amígdalas por diversas causas que no están relacionadas con este proceso.

Los tonsilolitos representan una de las principales causas del mal aliento, lo cual trae consigo una incomodad desde el punto de vista social, ya que el olor que emana es muy intenso y putrefacto. Generalmente no son lesiones grandes, pero si la infección está avanzada puede generar dolor e inflamación en la garganta, oídos y dificultad para deglutir. Al examen físico, se evidencian fragmentos blanquecinos-amarillentos en las amígdalas.

Causas de los tonsilolitos

Aunque no se ha reconocido su etiología de forma contundente, se asume que la acumulación de comida en la garganta es su principal promotor. Sin embargo los especialistas enumeran las siguientes posibles razones:

  • Calcificación de elementos existentes en la sangre que se alojan en la garganta.
  • Presencia de bacterias bucales que no se tratan correctamente, quedando algunas activas y que progresivamente se van reproduciendo y creando una nueva infección.
  • Acumulación de glóbulos blancos (leucocitos) muertos.
  • Fumar cigarrillos.
  • Deficiente técnica del cepillado (Un correcto cepillado debe incluir siempre la limpieza de la lengua).
  • Salivación profusa.
  • Depósitos de comida que se descompone, creando una capa infecciosa.

Tratamiento para los tonsilolitos

  • El tratamiento habitual para esta infección suele incluir el uso de antibióticos y/o antiinflamatorios, siguiendo siempre las indicaciones del odontólogo o médico que nos esté tratando. Generalmente son dosis de hasta 10 días de administración oral o endovenosa, dependiendo del grado de infección.
  • Si los tonsilolitos son recurrentes en el paciente, una solución puede ser la extirpación de las amígdalas (intervención quirúrgica donde se extraen).
  • Cuando el grado de infección es leve, se puede recurrir a tratamientos sencillos (siempre previa consulta con el especialista) como hacer gárgaras con agua tibia salada (debe realizarse al menos tres veces al día para sentir mejoría en la zona afectada) o el uso de aplicadores o bastoncillos para drenar manualmente los cálculos (esto se debe realizar con mucho cuidado) El objetivo es extraer la mayor cantidad posible de tonsilolitos, lo cual se debería traducir en una mejora notable del dolor e inflamación.

¿Es posible prevenir los tonsilolitos?

El primer paso es siempre un correcto diagnóstico, de modo que recomendamos acudir al dentista para buscar el mejor modo de atacar la infección y prevenir que se repita en el futuro. Aunque la inflamación puede ser leve, es evidente en el momento de realizar el examen físico.

Prevenirlos es difícil si no se mantiene una buena higiene dental, ya que mientras queden restos alimenticios en la boca estos pueden llegar a originar la infección.

En los casos de tonsilolitos recurrentes se recomienda:

  • Tratar las infecciones lo antes posible para detener la proliferación de microorganismos que puedan complicar la infección.
  • Mantener una adecuada salud bucal, asistiendo periódicamente al odontólogo y habituándose a una buena y constante técnica de cepillado, para mantener a raya el desarrollo de la infección.
  • Limitar (o incluso evitar de ser necesario) el consumo de alimentos ácidos y/o fríos que puedan acrecentar los síntomas, sobre todo el dolor.

Todo lo que no sabías sobre la terapia miofuncional

Los músculos que afectan a la cara y a su movimiento son conocidos como musculatura orofacial. Con ella podemos movilizar los órganos bucales en actividades como masticar, tragar, soplar, entonar o cantar. La importancia del buen desarrollo de estos mecanismos es vital, pero hay personas que tienen serias dificultades para ejercitar estos músculos.

bostezo

En estos casos es necesaria trabajar todo el sistema bucomaxilofacial. Este se encarga de funciones vitales como la respiración, succión, deglución, masticación y el habla; y otras múltiples como bostezar, llorar, vomitar, etc.

La mejor manera para hacerlo es con la Terapia Miofuncional (TMF), la disciplina que se encarga de prevenir, valorar, diagnosticar y corregir las disfunciones orofaciales que pueden interferir tanto en la producción del habla como sobre la estructura de los dientes y las relaciones maxilares, desde el nacimiento hasta la vejez.

La TMF es necesaria para tratar casos de:

  • Secuelas de Traumatismos Craneoencefálicos (TCE) y de Accidentes Cerebro Vasculares (ACV) (con implicación de las estructuras bucofaciales).
  • Malformaciones faciales y/o craneofaciales como labios leporinos, síndromes congénitos.
  • Discapacidades cognitivas, como el Síndrome de Down (SD).
  • Parálisis cerebral infantil (PCI). En estos casos la TMF temprana es necesaria de cara a conseguir patrones de masticación, deglución y respiración para mejorar la alimentación y el habla.
  • Trastornos degenerativos y de origen neurológico. (EM, ELA, Parkinson, parálisis faciales, afectación de pares craneales).
  • Postoperatorios linguales, laríngeos, o maxilofaciales.
  • En general en cualquier trastorno, síndrome, traumatismo y /o enfermedad en el que la funcionalidad de la musculatura orofacial esté comprometida.

Esta terapia servirá al paciente y al doctor para:

Explorar y valorar las alteraciones que pueden aparecer, tanto a nivel estructural como funcional, respecto a la respiración, masticación y deglución.

Hacer un diagnóstico miofuncional, definiendo además las alteraciones estructurales y funcionales que se observen desde un punto de vista cualitativo.

Cada paciente deberá ser tratado como un caso aislado de los demás y por tanto se le aplicará un tratamiento basado en unos ejercicios específicos para la supresión de hábitos y la toma de conciencia de los nuevos patrones adquiridos. El tratamiento se diseñará teniendo en cuenta el nivel cognitivo del paciente.

La intervención puede ser activa, con participación voluntaria del paciente, o pasiva sin ella. Esta reeducación se basa principalmente en la ejercitación específica, mediante praxias, masajes, estimulación mecánica, control postural, etc.

Tiene como finalidad conseguir un equilibrio muscular orofacial que permita realizar adecuados patrones neuromotores de comportamiento del sistema orofacial.

A la práctica la TMF se ejercita a través de diversos ejercicios realizados con los músculos orofaciales. Los estiramientos de los labios (hacer morros, muecas, sonrisas,…), hinchar los carrillos, soplar, dilatar y contraer las fosas nasales,…

La Terapia Miofuncional, pero, implica un trabajo interdisciplinar con otros profesionales como estomatólogos, pediatras, cirujanos maxilofaciales, foniatras, otorrinos, fisioterapeutas, neurólogos y también psicólogos, educadores y psicopedagogos. Con ellos habrá que decidir la manera de intervenir y valorar conjuntamente la evolución del caso.

El verdadero origen de los empastes de composite

Los empastes se han convertido en una de las principales causas por las que acudir al dentista. El empaste es un término muy común en odontología, de hecho suele ser una de las primeras experiencias con un tratamiento dental pero también uno de los grandes temidos por los pacientes.

EMPASTES COMPOSITE

¿Pero cuál es el verdadero origen de los empastes de composite?. ¿Cómo eran los primeros empastes y cómo han evolucionado?.

Los empastes no son algo tan nuevo como pensamos, algunos investigadores han encontrado rellenos artificiales en dentaduras de más de 6.000 años de antigüedad.

El primer empaste fue descubierto en una cueva cerca de Trieste en Italia, el empaste estaba hecho de cera de abeja y pertenecía a un hombre de entre 24 y 30 años de edad, aunque probablemente se le rellenó después de su muerte.

Este arcaico empaste de cera de abeja podría ser el antecedente de los actuales empastes de composite hechos con resinas.

Pero el conjunto de empastes más antiguo conocido se remonta incluso más atrás, ya que algunos investigadores descubrieron en Pakistán, molares empastados de aproximadamente 8.000 años de antigüedad.

Estos datos no solo nos desvelan el origen de los empastes, además nos cuenta que ya nuestros primeros antepasados civilizados, cuidaban su salud dental, usando amalgamas de relleno en dientes dañados.

Los primeros empastes de la odontología moderna de principios del siglo XIX, estaban hechos de metal.

Se utilizaban para el relleno metales como el oro, el estaño, el mercurio o la plata fundidos.

A finales del siglo XIX, se introdujeron en los países más desarrollados amalgamas dentales, un tipo de relleno consistente en una mezcla de estaño, plata, mercurio y cobre.

Después de comenzar a usar empastes con esta amalgama, surgió una polémica debido al uso de mercurio en los empastes, ya que dicho metal era perjudicial para la salud del paciente, pudiendo causar problemas como cáncer o esclerosis múltiple.

En la actualidad los empastes se fabrican en varios materiales diferentes, como oro, porcelana o amalgama de plata, pero la verdadera innovación ha sido la del uso de rellenos de resina compuesta o composite.

Una de las principales ventajas de los empastes de composite, es su forma de unión a la estructura dental, mediante la utilización de sistemas adhesivos, los cuales permiten lograr un sellado hermético entre la resina y el diente favoreciendo la longevidad de una restauración dental.

Las resinas compuestas han evolucionado considerablemente y el composite moderno demuestra una mayor durabilidad, mejores características de manejo, menos contracción, pulido mejorado, mayor fuerza de adhesión y resultados altamente estéticos.

Definitivamente  los empastes de composite, son una eficaz opción estética para cualquier diente dañado.

Nuestros planes de financiación

Financiación IOA
Paga cómodamente todos tus tratamientos hasta en 60 meses sin intereses*

Ejemplo de financiación: 2.000€ a 60 meses:
Cuota 39,60€. Intereses 376,14€.
Importe total adeudado 2.376,14€.
TIN 7% TAE del 7,23%.
Financiación ofrecida por Kutxabank, SA y sujeta a su aprobación.
Oferta válida hasta el 31/12/2018

 

Diferencia entre prótesis fijas y removibles

Ante la ausencia de piezas dentales se llevan a cabo distintos tratamientos, con los que reponer los dientes y muelas ausentes, con el fin de mejorar la estética, la masticación y el habla. Como su propio nombre indica, las removibles el paciente se las puede quitar y poner cuando quiera, a diferencia de las fijas, que no pueden ser retiradas por el paciente, puesto que están sujetas a otros dientes o implantes dentales.

Fijas:

El dentista tallará los dientes para que sirvan como soporte para colocar las prótesis fijas. Las más comunes serían las carillas, las coronas y los puentes.

  • Coronas: elementos individuales que se cementan sobre la pieza dental o un implante. Puede ser metálica, de cerámica o mezcla.
  • Puentes: sustituyen piezas dentales, reproduciéndolas a la perfección para que resulten imperceptibles.
  • Carillas: láminas finas que se colocan en la parte frontal del diente. Función estética en casos de rotura, ennegrecimiento o separaciones interdentales.

También puede colocarse una prótesis fija sobre implantes dentales. En este caso, la prótesis va sujeta sobre uno o varios implantes de titanio que hacen la función de raiz del diente, y sobre los que va sujeta la prótesis dental, ya sea una corona o un puente con varias piezas. El implante dental es, actualmente, la mejor solución.

Removibles: 

Completas: comúnmente conocidas como dentaduras postizas. Es la opción idónea para los pacientes que no conservan ningún diente.

Parciales: cuando el paciente aún mantiene alguna pieza dental que pueda contribuir a la retención de la prótesis.

Diferencias prótesis tradicionales e implantes:

  • Los implantes dentales se fijan por completo a las encías, lo que evita cualquier riesgo de desplazamiento y da mayor sensación de comodidad.
  • El impacto sobre los dientes adyacentes es mucho menor con los implantes.
  • Los implantes dentales son una opción mucho más fuerte y resistente gracias a la osteointegración del hueso.
  • No necesitan ningún diente secundario para su aplicación; al contrario, son totalmente individuales y además también son reversibles; si algo sale mal se puede empezar de nuevo. Pero la prótesis necesita dientes sanos y además es un proceso irreversible, una vez tallado el diente, es imposible recuperar su estado natural.
  • Complejidad en la limpieza de la prótesis (profunda y laboriosa) a diferencia de lo que ocurre con los implantes (como si fueran dientes naturales).
  • Mejor vocalización, masticación y más rápida adaptación a los nuevos dientes por parte de la gente que ha optado por los implantes, ya que los sienten como propios.

La enfermedad del beso y otras enfermedades que se contagian por la boca

Algunas enfermedades contagiosas se contraen a través de la boca por medio de la saliva. Una de ellas es la famosa mononucleosis, también llamada comúnmente enfermedad del beso. Conoce más sobre esta enfermedad y sobre el resto de las que pueden contraerse vía oral.

Además de ser una de las partes del aparato digestivo más importantes ya que es la única que está en contacto directo con el exterior, la boca es un gran foco de contagio de enfermedades, puesto que en ella se alojan millones de bacterias.

 

¿Cómo se produce el contagio de la enfermedad del beso?

Este indeseado contagio se produce a través de la saliva, que actúa de vehículo de las bacterias que viajan de unas personas a otras por medio de acciones tan cotidianas como:

  • Besar
  • Beber del mismo vaso o botella
  • Compartir cubiertos
  • Soplar
  • Estornudar
  • Hablar muy cerca de la cara del otro.

Por eso, es importante conocer y evitar algunos de estos hábitos perjudiciales para una correcta salud bucodental, evitando así las bacterias nocivas y los contagios.

En las siguientes líneas vamos a hablarte de la “famosa” enfermedad del beso y del resto de patologías que se contagian a través de la boca.

enfermedad del beso Institutos odontológicos

¿Qué es la enfermedad del beso o mononucleosis?

La mononucleosis infecciosa o enfermedad del beso es una patología viral infecciosa. Está causada por un tipo de virus del herpes que se transmite a través de la saliva, usualmente a través de los besos; de ahí su nombre.

En la mayoría de las ocasiones se manifiesta como una enfermedad bastante leve cuyos síntomas más característicos son debilidad y cansancio. Esto porque el virus afecta a nuestros linfocitos debilitando así al sistema inmune.

En los niños, la enfermedad del beso se suele manifestar con síntomas muy parecidos a los de una simple gripe y su recuperación es más rápida. En el caso de adolescentes o adultos jóvenes, los síntomas suelen ser fiebre, fatiga y dolor de garganta.

El diagnóstico de la mononucleosis suele producirse por el análisis de los síntomas, tras lo que se confirmará después de realizar al paciente varias pruebas clínicas.

Aunque la enfermedad del beso no suele tener consecuencias fatales, en contadas ocasiones el virus consigue permanecer en la sangre, por lo que afectará al paciente el resto de su vida.

 

Tratamiento para la enfermedad del beso

El objetivo del tratamiento para la enfermedad del beso es únicamente aliviar los síntomas, y el médico, además de recetarnos algunos medicamentos para ello, prescribirá al paciente reposo, hidratación abundante y gárgaras con agua salada para paliar la irritación de la garganta.

El virus puede permanecer en el organismo entre dos y cuatro semanas, aunque en algunos casos la sensación de cansancio durará aún varios meses.

Otras enfermedades que se contagian a través de la boca

Ahora que conocemos qué es la enfermedad del beso, cómo se contagia y el tratamiento a seguir, vamos a enumerar algunas de las enfermedades que también se transmiten por vía oral:

 

  • Catarros o resfriados: cuando el virus que ha provocado el catarro o resfriado viaja de la garganta a la boca, éste puede viajar a través de nuestra saliva hasta alguien y contagiarle.
  • Caries: sí, las temidas caries, un enemigo silencioso, pueden contagiarse a través de la saliva, ya que no son otra cosa que bacterias que se han acumulado en las piezas dentales dañándolas, y por tanto son susceptibles de viajar a través de nuestra saliva e introducirse en la boca del otro.
  • El herpes labial: el herpes labial forma ampollas en los labios o la boca. Estas dolorosas ampollas en ocasiones erupcionan pudiendo provocar el contagio al entrar en contacto con la boca de un tercero.

 

Es importante aclarar que la varicela es un virus de la familia de los herpes y que, sobre todo en los adultos puede ser grave y desencadenar complicaciones si no se trata a tiempo. De ahí que se extremen las precauciones para evitar contagios.

 

  • Hepatitis B: esta grave enfermedad se contagia a través de la saliva y de la sangre y las mucosas. Es decir, si existen heridas sangrantes en la boca del paciente. Cuando alguna de ellas entra en contacto con otra persona sana se produce el contagio. Se trata de una patología muy contagiosa, por lo que es absolutamente necesario extremar las precauciones y mantener a ralla la cartilla de vacunación.
  • Meningitis bacteriana: llamamos meningitis a las enfermedades que producen la inflamación de las meninges, las membranas que protegen y rodean el cerebro y la médula espinal. Como sabemos son enfermedades muy graves que pueden traer consigo múltiples efectos secundarios e incluso la muerte. Se contagia a través de la saliva o por contacto directo, y numerosos estudios han determinado que los besos profundos son un gran riesgo.

Si tienes continuamente la boca seca, sufres xerostomía

Sin darte cuenta un día sientes la boca seca, que te cuesta tragar saliva, que tus labios están como pegados y descubres que se crean estos odiosos hilillos en la comisura de los labios. Sufres de xerostomía.

BOCA SECA

La xerostomía es el síntoma que define la sensación subjetiva de sequedad de la boca por mal funcionamiento de las glándulas salivales. El trastorno así se provoca por la pérdida del flujo salival.

Actualmente sobre un 20 % de jóvenes pueden sufrir este síndrome y en adultos de 60 años se llega ya al 50%.

Las causas

Las causas de este trastorno son muy variadas, des del consumo de fármacos a las enfermedades sistémicas como la diabetes pasando por el consumo de marihuana. Hay que vigilar pues en el uso y abuso de ciertos fármacos. Actualmente más de 500 familias de medicamentos son susceptibles de provocar xerostomía.

Los efectos

Los efectos que provoca la boca seca afectan sobre todo a la cavidad bucal provocando ardores y dolores. También generan:

  • Trastornos alimentarios debido a la dificultad para masticar y deglutir.
  • La aparición de disgeusia, tal como se conoce a la alteración del sentido del gusto (la carne puede saber a metal).
  • La halitosis.
  • Dificultad en el uso de la prótesis dental.
  • Problemas en el habla.

Además y según un estudio reciente realizado en la Universidad de Granada hay una vinculación moderada entre el asma y la xerostomía. Así se pudo confirmar que un gran porcentaje de los pacientes con asma también presentaban síndrome de boca seca.

Tratamiento

Según los investigadores los datos obtenidos indicaron que ciertos tratamientos con altas dosis de corticosteroides inhalados disminuyen la producción de proteínas salivales, las cuales cumplen una función protectora sobre la mucosa oral, por lo cual clínicamente este efecto se presenta en los casos de xerostomía y por lo general se ve asociado a un peor control del asma.

Para lograr paliar los efectos del síndrome de boca seca primero habrá que hacer el diagnóstico a través de la exploración física de la mucosa bucal, de la lengua,…Además para medir el flujo salival y el grado de xerostomía, habrá que hacer una sialometría.
Para paliar la xerostomía en casos irreversibles se pueden recurrir a diversos procedimientos:

Estímulos locales

Se basan en estímulos mecánicos como aumento de la función masticatoria comiendo alimentos que requieran una masticación más enérgica como las zanahorias, ingerir sorbos de agua durante las comidas, mascar chicles sin azúcar. Los estímulos gustativos son alimentos ácidos-amargos que aumentan la salivación, aunque el beneficio obtenido es escaso.

Fármacos

Aunque la xerostomía la provocan muchos fármacos, hay algunos que ayudan a paliarla, como la pilocarpina, la anetoletritiona, o el betanecol, entre otros.
Sustitutos salivales: son soluciones acuosoiónicas y de carboximetilcelulosa, con mucina, glucoproteínas y preparaciones con contenido enzimático, que imitan a la saliva.
Prevención de caries: como el cepillado de dientes, la limitación en el consumo de hidratos de carbono de absorción rápida, uso de geles de flúor y antisépticos bucales como la clorhexidina.

¿Tienes alguno de estos síntomas?, ven a vernos a cualquiera de nuestras clínicas, tenemos un plan de prevención totalmente gratuito para ti.

Foto vía  Jelleke Vanooteghem

Ahora implante + corona 990€

Cambia tu sonrisa en nuestras clínicas. Implante + Corona 990€ y financiación hasta en 60 meses desde 19,60€/mes.

La implantología sustituye a la raíz del diente perdido por una raíz artificial o implante, generalmente de titanio, que se integra en el hueso maxilar uniéndose fuertemente a él para poder colocar la prótesis dental. De esta forma restauramos la salud, la comodidad, la estética de la boca y su funcionalidad.

Mediante implantes podemos realizar la sustitución de un único diente, de varias piezas, o incluso de toda la dentadura.

Fases

Estudio y planificación

Realizamos un previo análisis médico y odontológico del paciente donde el implantólogo predice con exactitud el lugar del diente a reponer.

Colocación de los implantes

Bajo anestesia local, se hace una pequeña incisión en la mucosa de la encía y se labra un lecho en el hueso en el que se introduce el implante.

Colocación de los pilares de la prótesis

Se descubren los implantes mediante un pequeño corte en la encía y se colocan unas piezas que servirán de soporte para los dientes artificiales.

Colocación de la prótesis

Se realiza un molde para fabricar la prótesis dental que irá sujeta a los implantes. Estas piezas deben ajustarse con seguridad y resistir la presión diaria de la masticación y el habla.

¿Sabías que el mal hábito de morderse las uñas se llama Onicofagia?

La onicofagia es el hábito compulsivo de morderse las uñas. Puede tener, más allá de importantes consecuencias estéticas, serios problemas dentales.

Algunas de las consecuencias de esta patología tan común son:

· Desgaste de dientes: principalmente en los incisivos superiores e inferiores, lo que provoca microtraumatismos, que hacen que las piezas dentales puedan romperse o fisurarse.

· El apiñamiento de las piezas dentales: a consecuencia de la presión ejercida sobre los dientes, al mordernos los dientes de forma habitual.

· Alteración en la mandíbula: mordernos las uñas puede provocar alteraciones en la articulación temporomandibular, ocasionando molestias en la mordida.

· Lesión en las encías: al mordernos las uñas se pueden depositar o clavar en las encías restos de uñas, lo que puede provocar problemas gingivales y periodontales.

· Pueden provocar el movimiento de las piezas dentales hasta deformarlos y desgastar el esmalte.

· Con el tiempo, pueden causar caries, ya que los dientes perderán agentes protectores que les dejarán expuestos a los agentes externos.

· Pueden aparecer infecciones bacterianas que capaces de provocar herpes.

El hecho de mordernos las uñas es una consecuencia de un estado de nerviosismo y ansiedad, que muchas veces nos resulta imposible controlar.

Soluciones

Hay varias soluciones para poner fin a este problema, lo primero es controlar el estrés. Si este problema ya ha causado daños en nuestros dientes debemos acudir al dentista para que ponga solución a este problema.

La solución a los dientes astillados o rotos, sería la adhesión dental, carillas de porcelana y coronas dentales. Sin embargo, si el problema ha llegado a afectar a las encías habrá que acudir a un periodontista.

El mordernos las uñas es un mal hábito y será más fácil romperlo si los reemplazamos por algo positivo. Si no consideramos suficiente importante la salud de tus manos, piensa en la de tu boca y tu sonrisa.

Cómo será la implantología del futuro

A medida que la tecnología informática avanza hay un impacto directo en la odontología, que nos da pistas de cómo será la implantología del futuro.

Planificación virtual o escáneres de última generación son algunos ejemplos en el ámbito de los avances en implantología. Las tecnologías más sofisticadas de software han permitido a médicos y odontólogos seguir las posiciones quirúrgicas exactas donde por ejemplo hay un reemplazo del arco completo de la dentadura, como en el caso de implantología All-On-Four.

Con estos avances tecnológicos los especialistas pueden ahora medir la estabilidad inicial y posterior a la colocación de los implantes, el impacto del verdadero contacto hueso-implante.

Esta información es especialmente útil para tomar decisiones relacionadas con  implantes inmediatos.

También las técnicas quirúrgicas y protésicas para implantología están estrechamente relacionadas con los avances tecnológicos, la carga inmediata de implantes dentales como All-On-Four también es un buen ejemplo de ello.

A través de estos avances en el diseño del implante y la disponibilidad de medir la estabilidad del mismo, los implantes con carga inmediata se han vuelto más predecibles, útiles, seguros, indoloros y en consecuencia más demandados.

En cuanto a los materiales de la odontología del futuro, desde el implante hasta las partes protésicas, en los últimos años ha habido una clara tendencia hacia diseños con materiales innovadores, como la zirconita y el titanio, materiales que ayudan a estabilizar los tejidos duros y blandos alrededor de los implantes.

La zirconita o el titanio en la industria de la implantología, son materiales muy utilizados para el diseño de implantes o de las prótesis.

No sabemos hasta dónde llegará la implantología en el futuro, pero sí sabemos que hoy en día con todos los avances conseguidos en implantes fijos y en odontología en general, es muy fácil conseguir una sonrisa joven y sana y en consecuencia una mayor calidad de vida para cualquier paciente, tenga la edad que tenga.

Foto vía Lotte Meijer

El flúor, nuestro gran aliado

El flúor remineraliza el esmalte y aumenta su resistencia, así como actúa frente al desarrollo de las bacterias de la boca.

El flúor es un componente activo presente en la composición de la mayoría de colutorios y pastas dentífricas.

Los beneficios del flúor

– Afecta a la placa bacteriana de nuestros dientes e inhibe la capacidad de las bacterias que la componen de formar grandes cantidades de ácido.

– Inhibe el proceso de desmineralización de los dientes.

– Vuelve la superficie dental mucho más resistente a los ácidos que vivien en la boca.

– Favorece la remineralización de la superficie del esmalte dental.

El flúor es muy eficaz a la hora de frenar las caries dentales, ya que actúa inhibiendo la pérdida de minerales de la superficie dental y favoreciendo la reconstrucción de los componentes propios del diente.

Gracias a la intervención del flúor, se puede evitar el desarrollo del proceso de caries desde sus estados iniciales, hacer los seguimientos e incluso controlar su evolución.

Una vez hayan aparecido, se puede evitar su avance, aunque no remineralizar las zonas del esmalte que se hayan opacado.

Algunos consejos sobre el flúor

Está comprobado que la ingesta diaria, no ejerce la menor acción nociva sobre los dientes.

El mayor ejemplo para asegurarnos un consumo adecuado de flúor es la fluoración del agua potable, medida de protección colectiva, de la que se benefician todos los usuarios. De esta forma, nos aseguramos una ingesta de fluoruro óptima y permanente.

Sin embargo, la ingesta de cantidades excesivas de flúor puede provocar la fluorosis dental, al impedir que el esmalte madure normalmente, provocando la aparición de manchas en la superficie de los dientes, que solo podremos eliminar por medio de un blanqueamiento dental.

Pero si se incorpora en cantidades recomendadas, aporta grandes beneficios en la salud bucodental, ya que al fortalecer las encías, puede ser un gran aliado para la prevención de enfermedades como la caries, la gingivitis y la periodontitis.

La verdadera historia de la implantología

La implantología dental es una disciplina odontológica que consiste en la sustitución de un diente perdido, mediante la colocación quirúrgica de un implante en el hueso maxilar o mandibular.

A pesar de ser una técnica común, no todo el mundo conoce sus orígenes. Hoy explicamos cómo el ser humano comenzó a insertar piezas dentales para mejorar su salud bucodental.

Neolítico

El primer implante del que se tiene constancia data del Neolítico, concretamente del poblado Fahid Suarda, donde se descubrió el cráneo de una mujer joven que presentaba la falange de un dedo alojada en el alvéolo del segundo premolar superior derecho.

Edad Antigua

En 1931 se descubrió en Honduras, en una zona antiguamente habitada por la civilización Maya, una mandíbula del año 400 d.C con tres fragmentos de concha introducidos en los alvéolos de los incisivos. Los estudios de la pieza determinaron la formación de hueso alrededor de los implantes, lo que indicaba que las piezas fueron colocadas en vida.

Edad Media

No es hasta este momento cuando el ser humano empieza a practicar la implantología con dientes reales. Un texto del médico y científico Abulcasis citaba que “en alguna ocasión, cuando uno o dos dientes se han caído, pueden reponerse otra vez en los alvéolos y unirlos de la manera indicada con hilos de oro manteniéndolos así en su lugar.” Los dientes eran donados por soldados, plebeyos y esclavos a demanda de nobles y militares, pero tras la larga lista de fracasos y el riesgo de contraer enfermedades, esta práctica cesó.

Edad Moderna

Gracias a la invención de la imprenta, múltiples teorías odontológicas fueron divulgadas. Durante siglos XVII y XVIII se ejecutaron varios intentos de trasplantes dentarios. Francia fue clave en este período, influyendo en Europa y América gracias a sus avances en salud bucodental. En esta etapa varios médicos comenzaron a desarrollar la práctica, descubriendo diversos materiales como el plomo, el iridio o la cerámica.

El Siglo XX

Podemos decir que durante el S.XX los expertos se centraron en encontrar el metal más idóneo para la práctica dental: el platino, el oro, el iridio o el plomo son algunos ejemplos de los materiales usados por los dentistas de la época. Sin embargo años después se demostró que muchos de los metales usados, como la plata, tenían propiedades tóxicas para los pacientes.

En los años 60 se realiza un punto de inflexión en esta materia, gracias a un descubrimiento clave. El doctor Brånemark y su equipo descubrieron, accidentalmente, un mecanismo con el que adherir un metal al hueso. Demostraron que el titanio puede ligarse firmemente al hueso, por lo que aplicado a la implantología podría ser una revolución para el sector. Este fenómeno se denomina oseointegración.

Actualidad

Desde entonces y hasta nuestros días se ha utilizado el titanio como manera de fijación, con una raíz en forma de tornillo para un mejor agarre, aunque esta medicina sigue en constante avance, con nuevas técnicas, herramientas y métodos implantológicos.

La cirugía maxilofacial

Es la rama de la odontología que trata afecciones de la boca, la cara y demás estructuras faciales, causadas por un tumor, un trauma, o el propio envejecimiento. A su vez, está muy relacionada con la cirugía plástica, la neurocirugía y la otorrinolaringología. Dicha especialidad abarca gran variedad de procedimientos. Incluye  desde extracciones corrientes como las de las muelas del juicio hasta complejas intervenciones, como reconstrucciones estéticas, extracción de tumores, reconstrucción o la colocación de prótesis.

Implantología
Cirugía maxilofacial

Un dentista no es lo mismo que un cirujano maxilofacial. El dentista se ocupa de todo lo vinculado a los dientes, implantes o protésis, enfermedades de las encías, mejora de la posición dentaria y otras dolencias orales. Por otro lado el cirujano maxilofacial, aunque trata las mismas zonas que el dentista, se especializa, como su nombre indica en la cirugía que va desde injertos óseos o extracciones dentales complejas. También incluye en su área de desarrollo la colocación de los implantes dentales.

Los grupos de patologías de los que se encarga el cirujano maxilofacial son:

Cirugía oral e implantes dentales: la que se encarga de cualquier intervención de boca, desde una extracción de muelas del juicio hasta la colocación de implantes

Cirugía ortognática: destinada a la reconstrucción y corrección de anomalías y deformidades de tamaño, forma y posición de las bases óseas de las estructuras maxilomandibulares.

Tumores en cabeza y cuello: encargada de la extirpación del tumor y de la cirugía reconstructiva de tumores benignos y malignos que aparezcan es esa zona del cuerpo.

Traumatismos faciales: pueden ser fracturas faciales que afectan a la funcionalidad y la estética, fracturas del maxilar superior o la mandíbula que alteran la relación entre los dientes superiores e inferiores, y las fracturas de órbita, que afectan a la visibilidad del ojo.

Mucosa oral: son tejidos que revisten el interior de la boca que pueden sufrir alteraciones, por ejemplo durante el embarazo.

All-On-4, implantología revolucionaria

All-On-Four es un innovador tratamiento de implantología que consiste en la colocación de cuatro implantes de forma inmediata y definitiva, en pacientes que carezcan de la mayoría de las piezas dentales.

Ventajas

Este sistema de fijación inmediata se diferencia de la implantología tradicional al prescindir de la cirugía invasiva.

Apenas admite rechazo ni alergias y evita la realización de injertos óseos. Reduce las molestias en los pacientes, facilita la higiene bucal, mejora el autoestima y abarata los costes. Todo ventajas.

Permite al especialista sustituir todos los dientes de la arcada superior, inferior o de ambas, en una sesión. Los implantes se integran en el hueso mandibular y actúan de raíces dentales, dotando a los implantes de la resistencia y la apariencia de los dientes naturales.

Su longitud es mayor que la de los tradicionales, consiguiendo así una fijación más segura, cómoda y resistente.

Una estructura integrada por dos implantes rectos en la parte delantera y dos inclinados en la parte posterior. La inclinación ayuda a prescindir de los injertos óseos, reduce el riesgo de rechazo del implante y las molestias propias de dicha intervención. La alternativa a la cirugía reconstructiva y la oseointegración.

El mismo día se coloca la prótesis provisional fija, que va atornillada a los implantes, que son de titanio, un material que se integra en el hueso con muy buenos resultados.

A los cuatro o cinco meses, se reemplazará por la prótesis definitiva. Se establecerán una serie de revisiones de seguimiento hasta que las encías cicatricen y los implantes se hayan fijado bien al hueso.

All-On-Four® permite dotar al paciente de dientes fijos de forma inmediata, evitando las incómodas prótesis extraíbles.

Ha tenido mucha aceptación entre los pacientes gracias a los excelentes resultados. Hoy en día, es sin duda la mejor alternativa para conseguir una sonrisa bonita de forma rápida e indolora.

Y no te preocupes, ahora puedes financiar tu tratamiento hasta en 30 meses.

Todas las fases de un tratamiento de implantología

La implantología sustituye a la raíz del diente perdido por una raíz artificial o implante, generalmente de titanio, que se integra en el hueso maxilar uniéndose fuertemente a él para poder colocar la prótesis dental. De esta forma restauramos la salud, la comodidad, la estética de la boca y su funcionalidad.

Implantes dentales
Implantología

Revisión y diagnóstico: si el resultado es favorable, se llevarán a cabo una serie de pruebas de imagen (radiografías, fotografías y escáneres) para comprobar si hay suficiente cantidad de hueso para la colocación del implante y, en caso negativo contemplar la posibilidad de hacer una pequeña intervención para añadir el hueso suficiente para permitir una correcta sujeción.

Primera fase: pasados aproximadamente entre cinco días o una semana, se concierta una nueva consulta para llevar a cabo la primera intervención, apenas dolorosa, que consiste en colocar los implantes de titanio dentro del hueso y suturar los tejidos blandos. El post-operatorio no es apenas doloroso, pero sí hay que cumplir rigurosamente con la medicación recetada, ingerir dieta blanda, no hacer grandes esfuerzos, no fumar ni tomar alcohol y, en caso de dolor localizado usar paños fríos o calientes. A las dos semanas se quitan los puntos y se valora la adaptación del implante, su osteointegración (proceso natural en el que el hueso se funde con el implante) y que su cicatrización sea correcta. 

Segunda fase: después de esperar entre 3-6 meses hasta conseguir una correcta cicatrización y cobertura de las encías, se llevará a cabo una segunda intervención en la que se colocará la prótesis provisional para comodidad y estética del paciente.

Última fase: En esta fase de restauración se lleva a cabo la toma de unos moldes para el diseño de la prótesis definitiva, con la que el paciente, finalmente logrará la sonrisa que deseaba.

Las caries, un enemigo silencioso

La temida caries es una enfermedad infecciosa que se caracteriza por la perforación de los tejidos duros del diente a consecuencia de los ácidos producidos por las bacterias que se depositan en las superficies dentales.

caries

Algunos causas de las caries

Los factores que influyen en la destrucción de los dientes y la aparición de las caries son: la mala alimentación, un estilo de vida poco saludable, malos hábitos de higiene y por supuesto, la herencia genética de cada uno.

Las caries son una complicación que lleva acompañando al ser humano desde sus orígenes. Las primeras caries de las que se tiene conocimiento se remontan al Paleolítico Superior (en torno al año 15.000 A.C).

Se trata de un trastorno común que pude aparecer desde el primer momento en que nacen los dientes. De echo, afecta a más niños que adultos, como consecuencia de la alimentación, el consumo de azúcares y sustancias perjudiciales para los dientes.

Tratamiento de la caries

El tratamiento se compone de dos partes: la eliminación de la infección y la reparación de la pieza afectada. Las caries pueden ser un problema grave.

Si no se tratan, pueden destruir el diente y dañar los nervios. Ante eso, la única solución es realizar una endodoncia o incluso, la extracción del diente.

El consumo de alimentos ricos en carbohidratos, da lugar a ácidos que pueden dañar los dientes. Con el tiempo, el esmalte dental se desmineraliza y se crean las caries.

Las zonas en las que más frecuentemente aparecen son: las zonas de masticación, la parte posterior de los molares y en la región más cercana a las encías.

Prevención de la caries

La prevención es fundamental. Una correcta higiene oral es la mejor opción para prevenir las caries. Es recomendable acudir al dentista al menos dos veces al año, lavarse los dientes después de cada comida y hacer uso del hilo dental.

Imagen portada vía María Victoria Heredia Reyes