Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

LLAMA GRATIS

Primera cita gratis

La importancia de las revisiones periódicas para conservar una buena salud bucodental

La boca es un elemento imprescindible de nuestro organismo, en primer lugar, porque es la puerta de entrada de los alimentos. También resulta fundamental para expresarnos y comunicarnos. Si no la cuidamos de forma adecuada, puede sufrir numerosos problemas que no solo afectarán a la salud bucal sino que derivarán en otras afecciones importantes. Para evitarlo, es muy recomendable acudir al dentista para una revisión bucodental periódica. ¿Con qué frecuencia hay que hacerlo?

Continue reading “La importancia de las revisiones periódicas para conservar una buena salud bucodental”

La importancia de un buen ortodoncista

Para la mayoría de las personas, acudir al dentista no suele resultarles agradable. Lo más importante es contar con las garantías que ofrece un dentista experimentado y cercano. En el cuidado dental, esa confianza es fundamental e imprescindible. Sentirnos cómodos y disfrutar de la tranquilidad de estar en buenas manos es básico. Una buena cualificación no siempre es suficiente para relajar a los pacientes.

El trato y la atención personalizada son factores decisivos para decantarnos por uno u otro dentista. Al igual que un buen diagnóstico es pieza fundamental para que el tratamiento se complete rápido y con éxito. Elegir un buen ortodoncista podría ser la parte más importante en cualquier tratamiento de ortodoncia.

¿Cómo se usa el hilo dental?

Sabemos que el uso de hilo dental no es muy frecuente entre muchos pacientes, pero es más necesario de lo que uno imagina. El hilo dental es parte esencial para la higiene de los dientes y las encías. Recomendamos el uso de éste para tu higiene.

 

El uso del hilo dental para la higiene bucal

La Asociación Dental Americana recomienda usar el hilo y limpiar entre los dientes una vez al día. El uso del hilo dental es importante para prevenir la aparición de caries, la enfermedad de las encías y la generación de placa bacteriana entre los dientes. La placa se conforma de bacterias que se alimentan del azúcar que queda entre los dientes. Cuando esto pasa se libera un ácido que puede destruir la capa exterior de los dientes y desencadenar caries.

La placa dental que se acumula entre los dientes, con el tiempo, se endurece y forma una capa llamada tártaro. Éste se posiciona en el límite entre la encía y los dientes causando la enfermedad periodontal. Una vez formado el dentista es el único capaz de quitarlo con utensilios especiales.

¿Cuál es el mejor momento para limpiar entre los dientes con hilo dental?

Es importante reforzar el hábito de usar el hilo dental para la higiene de la boca. No existe un momento exacto para realizarlo, puede ser a primera hora de la mañana, a mediodía, en el almuerzo o antes de dormir justo después de comer.

Los niños y niñas también deben limpiarse entre los dientes

Mientras más temprano le inculques el hábito a tus hijos sobre la limpieza e higiene dental, mejor llevarán el cuidado de su sonrisa en la etapa adulta. Limpiar entre los dientes mediante hilo dental en niños menores de 10 u 11 años es primordial pues en esta etapa no son capaces de limpiar sus dientes a fondo por sí solos.

Limpiar entre los dientes mediante el hilo no debe doler, por esto se debe utilizar una fuerza promedio porque si se realiza con mucha fuerza se puede dañar las encías y si se realizar muy suave no se limpia la comida entre los dientes. Mediante el cepillado y el uso de hilo dental diario proteges tus dientes y tu sonrisa, por esto recomendamos ser responsables con estas prácticas de higiene dental.

Como siempre, sabes que cuentas con nosotros para cualquier duda o revisión bucal que necesites 😉

 

Fuente: ADA

Plan de prevención gratuito

La prevención es muy aconsejable para solucionar alteraciones producidas por una mala alimentación, hábitos higiénicos inadecuados o simplemente factores hereditarios, por eso es aconsejable adoptar un plan de prevención adecuado que nos ayude a mantener una boca sana, incluso desde la infancia.

Por esta razón en todas las clínicas IO ofrecemos un completo plan de prevención gratuito que incluye: Revisión, estudio radiográfico digital, higiene bucal (Bajo prescripción médica) y diagnóstico.

EL secreto de una boca perfecta no sólo reside en los cuidados diarios, como una limpieza correcta o una buena alimentación, si no que en un tanto por cien depende de un buen plan de prevención realizado por un especialista.

Esto ayudará no sólo a prevenir posibles enfermedades, si no a llevar un adecuado seguimiento de la salud bucal.

Pide tu primera visita gratuita e infórmate.

La salud dental en el embarazo

Importancia de la higiene dental en embarazadas

Cuando la mujer descubre que se encuentra en estado de gestación, la importancia de su salud aumenta a un nivel que quizás no considera en otros momentos de su vida.

¿Sabías que existen problemas dentales asociados al embarazo?

Es frecuente que durante el embarazo se produzca un empeoramiento de la salud dental de la mujer debido a cambios hormonales, cambios en el PH salival y si se acompaña de una escasa higiene dental puede ser perjudicial para encías y dientes.  Por esto, se pueden aparecer los siguientes problemas dentales:

  • Gingivitis (Inflamación y sangrado de las encías).
  • Excesiva salivación durante el primer semestre.
  • Erosiones o desgastes dentales causados por los vómitos.
  • Épulis (quiste benigno que se forma en las encías o en las partes blandas de la boca).

Higiene dental durante el embarazo

Por esto, es muy importante que antes y durante el periodo de gestación, la embarazada mantenga una correcta y meticulosa higiene dental.

En muchos casos si se tiene gingivitis antes del embarazo, el porcentaje de aparición aumenta hasta un 36-100% de los casos, mientras que si no se sufre antes el porcentaje disminuye a un 1%.

Siempre se debe consultar con el especialista que estamos en periodo de gestación para que éste pueda recomendar a la paciente que tipo de diagnósticos son los más acertados dado a su estado. De esta manera se evitan, en mayor proporción, los riesgos que puedan existir.

Ya sabes que para tus revisiones mensuales o anuales sabes que siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: ICOEV

Mordida cruzada, ¿Qué es? ¿Cómo solucionarla?

¿Crees que puedes tener la mordida cruzada pero quieres asegurarte? ¿Quieres saber a ciencia cierta qué es, qué posibles consecuencias tiene para tu boca y como puede solucionarse? Entonces te interesará mucho leer las siguientes líneas en las que te explicamos todo esto de forma que todas tus preguntas queden resueltas.

Empecemos por el principio. La mordida cruzada se presenta cuando, al cerrar completamente tus dientes, alguno o todos los dientes de la arcada superior quedan por detrás de los de la arcada inferior. Es decir, al cerrar completamente tu dentadura, las piezas dentales de abajo sobresalen más que las de arriba. En una mordida que denominemos “normal”, esto debería ser al contrario; es decir, cuando mordemos los dientes de la arcada superior deben estar ligeramente por delante de los de la inferior.

Actualmente, esta patología dental supone uno de los problemas de maloclusión más habituales en las consultas de los ortodoncistas, por lo que si has advertido que la tienes, no debes preocuparte en exceso, aunque sí intentar ponerle remedio cuanto antes.

 

Tipos de mordida cruzada

 

Los tipos de mordida cruzada pueden ser múltiples, quizá tantos como bocas existen, ya que puede afectar a uno, dos, o varios dientes.  Sin embargo, podemos dividirlas en:

  1. Mordida cruzada anterior: se presenta cuando la maloclusión o malposición de los dientes solo afecta a los dientes anteriores, los que se ven al sonreír.
  2. Mordida cruzada posterior: cuando la malposición de las piezas dentales afecta solo a la parte posterior de las arcadas dentarias quedando bien posicionados los dientes anteriores.
  3. Mordida cruzada unilateral: cuando el problema de maloclusión solo afecta a uno de los dos lados de la arcada, bien sea el izquierdo o bien sea el derecho.
  4. Mordida cruzada bilateral: cuando la mordida cruzada afecta a los dos lados de la arcada dentaria.

 

Así mismo, dependiendo del motivo por el que se haya originado la mordida cruzada podemos dividirla en:

 

  1. Mordidas cruzadas dentarias: los huesos maxilares tienen una posición correcta, pero las piezas dentales superiores se inclinan hacia el interior.
  2. Mordidas cruzadas esqueléticas: el maxilar superior es de un tamaño inferior al de la mandíbula, lo que hace que los dientes de esa arcada queden por dentro de los de la arcada inferior.
  3. Mordidas cruzadas mixtas: se dan cuando existe mordida dentaria y esquelética al mismo tiempo.

 

Consecuencias de la mordida cruzada

Las consecuencias de tener la mordida cruzada pueden ser de distinta índole y provocar en el paciente distintas patologías.

  • En primer lugar, el no tratar la mordida cruzada provocará el desgaste anómalo de las piezas dentales y, por tanto, si la mordida cruzada es muy severa, puede llegar a producir hasta la pérdida de piezas dentales.
  • Además, esta maloclusión puede influir en la correcta fonación y masticación, impidiendo por tanto la correcta pronunciación o provocar alteraciones del aparato digestivo por no triturar los alimentos correctamente.
  • Así mismo, esta maloclusión puede influir en la  articulación temporomandibular y provocar múltiples dolencias como bruxismo, una asimetría facial, dolores de mandíbula, dolores cervicales, de cabeza etc.

 

Tratamientos para la mordida cruzada

Existen varios tratamientos, en general ortodónticos, que pueden realizarse en el paciente para conseguir solucionar la mordida cruzada. Para poder elegir el tratamiento preciso que necesita cada paciente, éste deberá someterse a un diagnóstico exhaustivo por parte de su ortodoncista.

También hay que resaltar que es importante el diagnóstico precoz de esta maloclusión ya que así se conseguirán unos resultados más rápidos y satisfactorios.

Si la mordida cruzada es  esquelética, es decir, que el maxilar tiene un tamaño inferior, el tratamiento que el ortodoncista llevará a cabo será la colocación de un expansor que abrirá el paladar y hará aumentar el tamaño del maxilar en unos pocos meses. Este tratamiento puede llevarse a cabo únicamente en niños, ya que solo es efectivo mientras se produce el crecimiento óseo.

Si esta patología se da en adultos y la expansión del maxilar es severa, hará falta realizar una cirugía que haga posible la expansión del paladar. Sin embargo, si el estrechamiento del maxilar del adulto no es muy severo, podrá corregirse con un exhaustivo tratamiento de ortodoncia.

Para corregir el resto de tipos de mordida cruzada, el dentista pautará el tipo de ortodoncia más conveniente para cada caso y dará los consejos imprescindibles en el tratamiento de ortodoncia.

 

Halitosis. Causas y remedios.

mal aliento

Uno de los problemas más frecuentes que enfrentan las personas al acudir al odontólogo es la Halitosis, mejor conocida como mal aliento. Si bien no existe una solución general para curar el mal aliento, hay varios métodos para combatirlo, dependiendo de la patología que la origina. En ese sentido, es importante no atacar únicamente la enfermedad que causa la halitosis. También, es necesario realizar un conjunto de acciones para prevenir que el mal aliento vuelva.

Detalles que tienes que saber sobre la Halitosis

Causas de la halitosis

El mal aliento puede ser causado por distintas factores, entre ellos resaltan:

  • Una higiene bucal deficiente.
  • Bacterias en la boca o en la lengua.
  • Las dietas con bajas calorías y el ayuno reduce la salivación, por tanto, contribuye al mal aliento.
  • Las caries.
  • La inflamación de las encías.

¿Qué debemos hacer?

En primer lugar, si tenemos mal aliento, es necesario acudir a un odontólogo para determinar la causa de la halitosis y posteriormente empezar el tratamiento para erradicarla. Ya que, existen dos tipos de halitosis: la patológica, que es causada por una patología y la fisiológica, causada por malos hábitos o la que todos tenemos al despertar.

¿Cómo evitar la halitosis?

En caso de que el mal aliento sea fisiológico, existen una serie de recomendaciones que podemos aplicar para intentar eliminarlo, algunas de ellas incluyen:

  • La utilización del hilo dental.
  • Aplicar enjuague bucal y cepillarse los dientes todos los días.
  • Es necesario cepillar la lengua, ya que muchas bacterias no se alojan únicamente en los dientes.
  • Tratar de no consumir comidas altamente condimentadas.
  • Evitar el consumo de cigarrillos y bebidas alcohólicas.
  • Consumir aproximadamente 1 litro de agua al día.
  • Respirar a través de la boca.

         Es importante destacar, que el uso excesivo de enjuagues bucales no elimina completamente el mal aliento, ya que muchas compañías utilizan la publicidad para engañar a sus clientes. La mejor manera de erradicar el mal aliento es seguir las recomendaciones anteriormente descritas.

Sin embargo, si al realizar todas las medidas preventivas aún tenemos mal aliento, es necesario acudir con un especialista, ya que muy probablemente tengamos una halitosis patológica, es decir, una enfermedad es la que nos está causando el mal aliento. Es primordial detectar la causa de la halitosis para poder realizar un tratamiento adecuado. Si bien existen más de 50 patologías que pueden causarnos mal olor en la boca, la halitosis patológica puede ser ocasionada por una de estas enfermedades:

  • Enfermedades pulmonares.
  • Metabolismo.
  • Hormonales.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Infecciones en la garganta como la sinusitis o la rinitis.
  • Fallas renales.

¿Qué podemos esperar del especialista?

Es probable que el dentista revise tu historial médico y te realice una serie de preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó el mal aliento?
  • Si este es ocasional o permanente.
  • Si estamos bajo los efectos de algún antibiótico, ya que puede afectar el tratamiento.
  • La frecuencia con la que nos cepillamos los dientes.
  • Las comidas que ingerimos normalmente.
  • Si usamos regularmente un medicamento o suplemento alimenticio.
  • Si respiramos a través de la boca, roncamos o sufrimos de sinusitis.
  • Si el mal aliento lo perciben los demás.
  • ¿Con qué frecuencia utilizas el hilo dental o el enjuague bucal?

Consulta y tratamiento de la halitosis

Asimismo, las consultas odontológicas constan de 3 fases: el diagnóstico, el tratamiento y el control. Durante el diagnóstico se realizarán una serie de procedimientos de exploración bucal y análisis microbiológico de la saliva. En consecuencia, depende del paciente llevar a cabo el tratamiento y acudir a los controles de forma periódica para erradicar el mal aliento. 

Finalmente, es importante detectar el mal aliento a tiempo y tomar todas las precauciones necesarias para evitar problemas de salud y de autoestima, no dejes que la halitosis afecte tu vida.

Todo lo que debes saber sobre los dientes de leche

Los dientes de leche son los primeros que surgen en el ser humano. La mayoría tenemos las 20 primeras piezas antes de cumplir los tres años.

La aparición de los dientes de leche se rige por un orden determinado, los primeros en eclosionar son, por norma general, los de la parte delantera, en primer lugar los de abajo y luego los de arriba. Lo habitual es que comiencen a aparecer en torno a los 6 meses de edad.

Normalmente en el momento en que salen los dientes, las encías suelen estar sensibles, por lo que es recomendable masajearlas con el dedo, un paño húmedo o algo frío.

Primera dentición

· Incisivos laterales: 6-9 meses.
· Incisivos centrales: 6-9 meses.
· Primeros molares: 12-14 meses.
· Caninos: 16-18 meses.
· Segundos molares: 36 meses.

Los dientes de leche son piezas muy importantes, ya que ayudan a tu bebé a comer, hablar y sonreír, al tiempo que dejan espacio en las mandíbulas para cuando salgan los permanentes, que están debajo de las encías.

Cuando un diente temporal se cae antes de tiempo, puede hacer que los dientes permanentes se puedan torcer o mover, provocando complicaciones en el futuro.

Los dientes de leche permanecen hasta los 6 años, su proceso de caída es largo y distinto en cada niño, siendo el periodo comprendido entre los 10 y los 13 años, la edad máxima a la que saldrán los dientes permanentes.

Cuando un diente comienza a moverse, lo recomendable es no forzarlo con la lengua para que se caiga. Es preferible que siga el procedimiento natural, ya que cuando un diente de leche se cae es porque los dientes permanentes de debajo de la encía empiezan a presionar el diente temporal, aflojándolo poco a poco.

Segunda dentición

· Incisivos laterales y centrales: 6-7 años.
· Primeros molares: 6-7 años.
· Premolares: 10-12 años.
· Segundos molares: 11-13 años.
· Caninos: 12-14 años.
· Muelas del juicio: a partir de los 17 años.

Nuestro consejo es llevar a cabo la primera revisión antes de cumplir un año. En ella, el odontólogo, además de hacerle una exploración completa, te enseñará cómo lavarle los dientes correctamente evitando así complicaciones en el futuro.

La endodoncia: todo lo que quieres saber

La endodoncia es uno de los tratamientos que más se realizan en las consultas dentales debido a que es un procedimiento conservador. si necesitas saber en qué consiste, cuando se realiza, los pasos que se siguen en la consulta y los cuidados posteriores que requiere, te aconsejamos que continúes leyendo estas líneas.

Como decíamos, una endodoncia es un tratamiento odontológico destinado a conservar la pieza dental, cuyo fin es el de limpiar la parte interna de un diente o muela para así preservar el mayor porcentaje del diente natural a través de un procedimiento minucioso.

La endodoncia se realiza cuando la pulpa dental (parte interna del diente) ha sido gravemente dañada por diferentes afecciones como las caries, un enemigo silencioso, lesiones en las encías o traumatismos severos.

Gracias a la endodoncia, el paciente puede recuperar la plena estética y funcionalidad de la pieza dental dañada que, puede durar lo mismo que el resto de la dentición con los cuidados adecuados.

Síntomas que indican que necesitas una endodoncia

En general, los pacientes pueden detectar varios síntomas en su cavidad oral  que indican que probablemente necesiten someterse a una endodoncia si desean conservar la pieza dental que tengan afectada.

 

 Los principales síntomas son:

  • Alta sensibilidad a alimentos fríos
  • Gran sensibilidad a alimentos muy calientes
  • Dolor al masticar
  •  Mucho dolor en la zona afectada y colindante. Puede ser continuo o intermitente
  •  Aparición de un flemón o una fístula
  •  La pieza afectada puede cambiar de color
  •  Rotura parcial de la pieza dental por la infección que se está produciendo

No obstante, a pesar de que el paciente sufra uno o varios de los síntomas anteriormente descritos, será siempre necesario que el especialista realice una revisión exhaustiva para determinar cuál será el mejor tratamiento a aplicar en cada caso en particular.

 

Pasos a seguir para realizar una endodoncia

 

Para realizar la endodoncia el odontólogo llevará a cabo los siguientes pasos:

  1. Diagnóstico con radiografía. El primer paso para determinar la necesidad de practicar una endodoncia es realizar un diagnóstico con radiografía, para así poder ver correctamente el interior de la pieza dental y determinar el daño real que existe.
  2. Anestesia. Una vez determinada la imperiosa necesidad de realizar la endodoncia, el odontólogo procederá a aplicar la anestesia en la zona en la que deberá trabajar y así hacer el procedimiento indoloro.
  3. Aislamiento de la pieza dental. Se realiza a través de un dique de látex. Una  endodoncia sin un aislamiento absoluto terminará siempre en fracaso puesto que el mínimo contacto con la boca impedirá la completa desinfección.
  4. Limpieza. Una vez que se aísla el diente o muela, se procederá a la limpieza de la pulpa eliminando la caries y llegando hasta los conductos radiculares y el nervio dental. Este es uno de los pasos más complejos, ya que el odontólogo ha de determinar la longitud del diente, y para ello se utilizará un aparato llamado localizador apical.
  5. Obturación de los conductos. Tras realizar todo el proceso de limpieza y desinfección de los conductos, se procede al sellado de los mismos a través de distintos materiales biocompatibles y óptimos para ello.

 

En algunas ocasiones, para realizar correctamente la  restauración del diente y debido a los daños sufridos, es necesario colocar en la parte visible una incrustación o una corona dental que consiga una mayor estabilidad y durabilidad de la pieza.

En líneas generales, la endodoncia suele realizarse en una sola sesión, aunque en algunas ocasiones dependiendo del estado clínico del paciente, la dificultad del caso etc hacen imprescindible realizarla en dos o más sesiones, pero esto será determinado siempre a juicio del profesional de la salud dental.

 

Alternativas a la endodoncia

El fin último de realizar una endodoncia no es otro que conseguir mantener el diente o muela naturales, ya que éstas son siempre una mejor opción que las artificiales. La única alternativa que existe para los casos en los que una endodoncia se descarta por el motivo que el endodoncista estime, es realizar un implante dental.

El implante dental es un tratamiento que consiste en colocar un tornillo sobre una corona, lo que simula el aspecto real de una pieza dental y consigue que el paciente pueda recuperar la estética y la funcionalidad de la boca. Para conocer este tratamiento más a fondo, quizás te interese saber cuáles son todas las fases de un tratamiento de implantología.

 

Cuidados después de la endodoncia

Después de realizarte una endodoncia te aconsejamos que sigas los siguientes cuidados para conseguir el éxito pleno del tratamiento y ahorrarte las posibles complicaciones postoperatorias:

  • Atento a la eliminación de la anestesia. Para realizarte una endodoncia el odontólogo utilizará anestesia en la zona afectada, y ésta puede durar aún varias horas después de haber finalizado el tratamiento. Al tener parte de la boca dormida, te recomendamos que no ingieras nada sólido que requiera masticación para evitar hacerte daño o morderte.
  • La analgesia tras la endodoncia. Una vez que compruebes que la anestesia está desapareciendo, es recomendable que tomes los analgésicos que el dentista te haya recomendado, ya que durante varios días tendrás molestias casi con seguridad.
  • Cuidado al masticar. Al tener la zona sensible, es fundamental que pongas especial cuidado al masticar y, si es posible, mastica solo del lado opuesto del que te hayan hecho la endodoncia.
  • Limpieza dental diaria pero sin hilo dental. Una limpieza dental diaria cuidadosa y exhaustiva tres veces al día es fundamental para evitar que la zona se infecte. No obstante, hasta que la zona esté totalmente recuperada es mejor que no uses el hilo dental en la pieza endodonciada ni en las piezas colindantes, ya que al tirar del hilo hacia arriba podrías llevarte parte del material de obturación.

Todo lo que debes saber sobre los tonsilolitos

En ocasiones nos encontramos con casos de halitosis recurrentes a pesar de haber mantenido unos buenos hábitos de higiene bucal. Una de las posibles causas de estos episodios son los tonsilolitos, es decir, una especie de cálculos o solidificaciones que se pueden llegar a formar y a acumular en las amígdalas.

Las amígdalas son dos masas de tejido linfático que se localizan en la parte posterior de la garganta. Su función es actuar como barrera para atrapar los microorganismos que entran a través de la nariz o de la boca, y así evitar posibles causas de infecciones.

Es importante no confundir los términos amigdalitis y tonsilolitos. Los tonsilolitos se originan por la deposición de alimento en la garganta, que provoca que con el paso del tiempo los microorganismos empiecen a reproducirse. Estos microorganismos se van acumulando en las amígdalas hasta producir esta enfermedad. En cambio, la amigdalitis es una inflamación de las amígdalas por diversas causas que no están relacionadas con este proceso.

Los tonsilolitos representan una de las principales causas del mal aliento, lo cual trae consigo una incomodad desde el punto de vista social, ya que el olor que emana es muy intenso y putrefacto. Generalmente no son lesiones grandes, pero si la infección está avanzada puede generar dolor e inflamación en la garganta, oídos y dificultad para deglutir. Al examen físico, se evidencian fragmentos blanquecinos-amarillentos en las amígdalas.

Causas de los tonsilolitos

Aunque no se ha reconocido su etiología de forma contundente, se asume que la acumulación de comida en la garganta es su principal promotor. Sin embargo los especialistas enumeran las siguientes posibles razones:

  • Calcificación de elementos existentes en la sangre que se alojan en la garganta.
  • Presencia de bacterias bucales que no se tratan correctamente, quedando algunas activas y que progresivamente se van reproduciendo y creando una nueva infección.
  • Acumulación de glóbulos blancos (leucocitos) muertos.
  • Fumar cigarrillos.
  • Deficiente técnica del cepillado (Un correcto cepillado debe incluir siempre la limpieza de la lengua).
  • Salivación profusa.
  • Depósitos de comida que se descompone, creando una capa infecciosa.

Tratamiento para los tonsilolitos

  • El tratamiento habitual para esta infección suele incluir el uso de antibióticos y/o antiinflamatorios, siguiendo siempre las indicaciones del odontólogo o médico que nos esté tratando. Generalmente son dosis de hasta 10 días de administración oral o endovenosa, dependiendo del grado de infección.
  • Si los tonsilolitos son recurrentes en el paciente, una solución puede ser la extirpación de las amígdalas (intervención quirúrgica donde se extraen).
  • Cuando el grado de infección es leve, se puede recurrir a tratamientos sencillos (siempre previa consulta con el especialista) como hacer gárgaras con agua tibia salada (debe realizarse al menos tres veces al día para sentir mejoría en la zona afectada) o el uso de aplicadores o bastoncillos para drenar manualmente los cálculos (esto se debe realizar con mucho cuidado) El objetivo es extraer la mayor cantidad posible de tonsilolitos, lo cual se debería traducir en una mejora notable del dolor e inflamación.

¿Es posible prevenir los tonsilolitos?

El primer paso es siempre un correcto diagnóstico, de modo que recomendamos acudir al dentista para buscar el mejor modo de atacar la infección y prevenir que se repita en el futuro. Aunque la inflamación puede ser leve, es evidente en el momento de realizar el examen físico.

Prevenirlos es difícil si no se mantiene una buena higiene dental, ya que mientras queden restos alimenticios en la boca estos pueden llegar a originar la infección.

En los casos de tonsilolitos recurrentes se recomienda:

  • Tratar las infecciones lo antes posible para detener la proliferación de microorganismos que puedan complicar la infección.
  • Mantener una adecuada salud bucal, asistiendo periódicamente al odontólogo y habituándose a una buena y constante técnica de cepillado, para mantener a raya el desarrollo de la infección.
  • Limitar (o incluso evitar de ser necesario) el consumo de alimentos ácidos y/o fríos que puedan acrecentar los síntomas, sobre todo el dolor.

¿Cómo afectan los piercings orales a tu salud dental?

¿Tienes piercings o piensas hacer uno? Sea que lo tengas en la lengua, labios, frenillo o en las mejillas, existen consecuencias bastante serias que implican tu salud dental. Los riesgos son diversos, pero principalmente surgen a partir de las infecciones derivadas de la colocación de los piercings.

Si eres muy fan de los piercings es vital que estés informado/a previamente son los riesgos que existen para tu salud bucodental.

Riesgos de los piercings orales en la salud dental:

  • INFECCIÓN DURANTE LA CICATRIZACIÓN

Es importante considerar que la boca es una zona especialmente delicada y el proceso de cicatrización no es favorece a la herida generada, por esto presenta un mayor riesgo de infección por la humedad de la propia cavidad bucal, presencia de bacterias y la constante ingestión de alimentos propia de esta parte del cuerpo.

  • ENDOCARDITIS

Hay que tener especial cuidado con la herida abierta al hacer el piercing, ya que es una vía de entrada directa de las bacterias, que si entran en el torrente sanguíneo pueden hacernos más vulnerables a padecer inflamación del corazón o endocarditis.

  • PROBLEMAS GINGIVALES

Otros estudios señalan que los ‘piercings’ orales llevan aparejado riesgo de perder piezas dentales debido al desarrollo de problemas gingivales graves. Concretamente, un trabajo publicado en el Journal of the American Dental Asociation (JADA) sostiene que una de las consecuencias más comunes reside en la contracción de las encías, con lo que el diente queda desprotegido, pudiendo llegar a caer.

  • ENFERMEDAD PERIODONTAL

La salud bucodental puede resultar la más perjudicada por el piercing en la boca. El piercing en la lengua aumenta el riesgo de enfermedad periodontal y daña el esmalte o las piezas dentales. También puede provocar heridas en las encías. El continuo choque entre el metal y los dientes o encías provoca microfracturas en los dientes que, de forma continuada, provocan que la pulpa dental se inflame (hiperemia pulpar) y cause dolor. Si se prolonga mucho en el tiempo el tejido inflamado, al no tener más espacio, se calcifica y el dolor cesa, pero se pierde sensibilidad en la pieza y el flujo sanguíneo que llega al diente también cesa. Esto puede derivar en perder el diente.

  • ALTERACIÓN DEL SENTIDO DEL GUSTO

También existen riesgos en el momento de la instalación de un piercing en la lengua ya que una perforación errónea o negligente puede ocasionar daños tanto en la glándula salival como sobre el músculo o sobre un nervio. Si se toca alguna de estas partes de la lengua, las consecuencias van desde una inflamación hasta la pérdida de sensibilidad y sentido del gusto pasando incluso por una hemorragia. Todo ello además de ocasionar dolor puede generar problemas en el habla y en la masticación. También puede aumentar el riesgo de padecer halitosis.

  • CONTAGIO DE HERPES

El piercing en la boca está considerado como uno de los principales factores de riesgo de transmisión de herpes. También puede hacernos más vulnerables a la transmisión de otras infecciones como hepatitis B y C.

Si ya tienes un piercing (pese a los riesgos que existen) es muy importante visitar desde el primer momento, y de forma regular, la consulta del dentista realizarte un seguimiento de la pieza y de sus efectos en la salud bucodental. Sabes que para esto cuentas con nosotros 🙂

Fuente: ICOEV

¿Sabías que el mal hábito de morderse las uñas se llama Onicofagia?

La onicofagia es el hábito compulsivo de morderse las uñas. Puede tener, más allá de importantes consecuencias estéticas, serios problemas dentales.

Algunas de las consecuencias de esta patología tan común son:

· Desgaste de dientes: principalmente en los incisivos superiores e inferiores, lo que provoca microtraumatismos, que hacen que las piezas dentales puedan romperse o fisurarse.

· El apiñamiento de las piezas dentales: a consecuencia de la presión ejercida sobre los dientes, al mordernos los dientes de forma habitual.

· Alteración en la mandíbula: mordernos las uñas puede provocar alteraciones en la articulación temporomandibular, ocasionando molestias en la mordida.

· Lesión en las encías: al mordernos las uñas se pueden depositar o clavar en las encías restos de uñas, lo que puede provocar problemas gingivales y periodontales.

· Pueden provocar el movimiento de las piezas dentales hasta deformarlos y desgastar el esmalte.

· Con el tiempo, pueden causar caries, ya que los dientes perderán agentes protectores que les dejarán expuestos a los agentes externos.

· Pueden aparecer infecciones bacterianas que capaces de provocar herpes.

El hecho de mordernos las uñas es una consecuencia de un estado de nerviosismo y ansiedad, que muchas veces nos resulta imposible controlar.

Soluciones

Hay varias soluciones para poner fin a este problema, lo primero es controlar el estrés. Si este problema ya ha causado daños en nuestros dientes debemos acudir al dentista para que ponga solución a este problema.

La solución a los dientes astillados o rotos, sería la adhesión dental, carillas de porcelana y coronas dentales. Sin embargo, si el problema ha llegado a afectar a las encías habrá que acudir a un periodontista.

El mordernos las uñas es un mal hábito y será más fácil romperlo si los reemplazamos por algo positivo. Si no consideramos suficiente importante la salud de tus manos, piensa en la de tu boca y tu sonrisa.

¿Cepillos eléctricos o tradicionales?

Los cepillos eléctricos han sufrido una popularización exponencial en los últimos años. Pero ¿son más efectivos que los cepillos tradicionales?

Cada vez son más los estudios que demuestran que la elección del cepillo de dientes es secundaria, pero hoy queremos contaros las ventajas y desventajas de cada uno de ellos, comparando ambos.

Cepillo de dientes

Cepillos eléctricos:

– El esfuerzo con estos cepillos es mínimo. Conseguirás buenos resultados en poco tiempo. La limpieza bucal y el cuidado de las encías es más profunda con los cepillos eléctricos.

– El modelo eléctrico más efectivo es aquel que alterna una dirección y otra, ya que elimina mayor cantidad de placa bacteriana, consiguiendo una limpieza profunda y efectiva.

– Otra ventaja es la resistencia que ofrecen a la abrasión de las piezas dentales, gracias a su mecanismo regulador de la intensidad.

– Las principales desventajas son el precio, la incomodidad a la hora de llevarlos de viaje y la atención que hay que poner en la carga de la batería.

Cepillos tradicionales: 

– No requieren pilas ni baterias, por lo que son la opción más cómoda y fácil de transportar. Nunca te faltarán opciones. Existe una gran variedad de modelos con distintos tipos de fibras, colores y tamaños.
- La recomendación para estos cepillos es la misma que para los cabezales de los eléctricos: cambiarlos pasados 3 meses.

– Son la opción más adecuada si existe o ha existido recientemente alguna afección bucodental.

– El principal inconveniente es el tiempo que invertimos en nuestra higiene bucal. Hacerlo rápido y mal, no es suficiente. Es necesario dedicar el tiempo necesario, nunca menos de dos minutos, después de cada comida.

– Otra desventaja de los cepillos manuales es el riesgo de erosión, ya que la intensidad con la que nos cepillamos los dientes, generalmente, es mayor.

 

Ante cualquier duda a la hora de decantarte por un cepillo eléctrico o uno tradicional, te recomendamos consultar con tu dentista. Él te aconsejará sobre la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

Las lesiones bucales

Cómo reconocer los distintos tipos de lesiones bucales

 Las lesiones bucales son protuberancias o llagas que pueden aparecer en cualquier parte de la boca, lengua, labios, en la parte interna de las mejillas o en las encías. Pueden resultar dolorosas o antiestéticas, con el problema añadido de que pueden tener su origen en otras patologías más graves de origen metabólico, hematológico, endocrino o infeccioso.

Es por ello por lo que se recomienda visitar al odontólogo cuanto antes, sobre todo si la lesión permanece durante más de una semana, para poder revisarla y comenzar a tratar no solo los síntomas, sino también su causa real para que no se reincida.

Consejos dentales

Tipos de lesiones bucales

Existen múltiples tipos de lesiones bucales. Entre las más comunes se encuentran las aftas, leucoplasia, herpes labial y la candidiasis.

 Aftas

Se caracterizan por ser lesiones amarillas o blanquecinas y con un anillo externo rojizo. Son más frecuentes en las mujeres. Es importante resaltar que no son contagiosas. Se pueden confundir con otras patologías como el herpes labial, pero se diferencian porque las aftas se producen en el interior de la boca, mientras que el herpes lo hace fuera de la boca.

A pesar de no conocer la causa real, algunos expertos la asocian a enfermedades inmunológicas (gripe o resfriado) e infecciosas (bacterias o virus). Además, se relacionan con la herencia, el estrés, tabaquismo, cambios hormonales o deficiencia de ciertas vitaminas como B12.

Estas lesiones suelen curarse después de 7 o 10 días, y es común que vuelvan a brotar pasado un tiempo. Los ungüentos tópicos y analgésicos pueden ofrecer un alivio temporal.

Leucoplasia

Son lesiones que tienen el aspecto de una placa blanquecina y espesa que se ubican en las encías, el interior de la mejilla o en la lengua. Surgen por diferentes causas como dientes rotos, mordeduras en la mejilla, tabaquismo o el uso de prótesis dentales. Por lo general el odontólogo suele hacer una biopsia para descartar que sea una lesión de origen cancerosa, a pesar de que su incidencia sea solo del 5% de los casos de leucoplasia.

Para tratar la leucoplasia es necesario suprimir los factores que la causan, como el tabaco o las prótesis dentales.

Herpes labial

Son un conjunto de úlceras o ampollas rojizas y elevadas que luego se tornan costrosas. Aparecen alrededor de los labios y en ocasiones debajo de la nariz. Es causado por el virus del herpes simple, es muy contagioso y una vez manifestado el virus, puede permanecer inactivo de por vida en el cuerpo, provocando infecciones recurrentes.

El paciente puede experimentar sensibilidad, hormigueo, ardor o picor, que son síntomas característicos de esta lesión. En niños se puede confundir con un resfriado, ya que pueden presentar fiebre. Asimismo, se relaciona el herpes labial con cambios hormonales como la menstruación, o el estrés, exposición al sol, fiebre u otras condiciones. Las lesiones suelen durar una semana aproximadamente y aunque el virus no tiene cura, podemos usar analgésicos o antivirales que proporcionen alivio y ayuden a curar más rápido la lesión que es visible.

 Candidiasis

Es una enfermedad de origen micótico provocada por un hongo llamado Candida albicans, el cual se manifiesta con lesiones de tipo placa de color amarillento o blanquecino y se puede ubicar en cualquier zona de la mucosa oral. Se asocia con enfermedades del sistema inmunológico y con el uso de prótesis dentales.

El tratamiento consiste en mantener una correcta higiene bucal, administrar antimicóticos o enjuagues bucales y si la causa es el uso de antibióticos o anticonceptivos orales, se debe reducir la dosis o cambiar el medicamento.

 

Recuerda que es de suma importancia mantener un cuidado bucal apropiado, para evitar las distintas enfermedades que afectan nuestra salud y confianza. En caso de que éstas persistan, no dudes en acudir a un especialista.

¿Cómo llevas tu higiene dental?

5 consejos para el cuidado de tu higiene dental

¡Las vacaciones llegaron! Y con ellas los cambios de hábitos, pero no para tus dientes. Muchas veces en los cambios de tus rutinas diarias pueden traer el riesgo de descuidar tu higiene dental. Sabemos que esto puede suceder y por ello compartimos 5 consejos para no descuidar tu boca y tus dientes este verano.

El sol y el buen tiempo nos puede llevar a aumentar la ingesta de bebidas azucaradas, incrementar el consumo de bebidas con alcohol o a fumar con mayor frecuencia por ejemplo y todo esto te pasa factura en tu salud bucal. ¿Cómo puede afectarte? Puede aparecer mayor placa bacteriana, problemas de gingivitis, inflamaciones de encías o dejar pasar las caries hasta que empieza a doler.

Consejo

5 consejos para no descuidar tu higiene dental

¿Cómo puedes evitar descuidar tu higiene dental este verano? Todo se resumen en buenos hábitos y una adecuada hidratación:

  1. Adecuado cepillado dentalpor lo menos 3 veces al día (o mejor dicho, cada vez que comemos).
  2. Complementar el cepillado dental conseda o hilo dental para eliminar los restos de comida en rincones que el cepillo dental no llega.
  3. Utilizar enjuague bucalcon flúor es ideal en niños y en adultos. De esta manera se mantiene la sensación de limpieza por más tiempo.
  4. Beber agua constantementepara mantener una hidratación adecuada porque no tener una hidratación constante favorece al aumento de placa bacteriana e incluso inflamación de encías o la generación de caries.
  5. Moderar la ingesta de azúcaren general: bebidas azucaras, bebidas carbonatadas, ácidas y bebidas con alcohol porque éstas promueven, a su vez, la generación de caries.
  6. Es importante que tengamos conciencia sobre nuestra salud bucal porque nuestra sonrisa es muy importante en cualquier interacción que tengas durante tu día.

 

Para tus revisiones mensuales o anuales sabes que siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: ICOEV

¿Mojas el cepillo antes de lavarte los dientes?

Prácticas durante la limpieza dental

Quizás formas parte de la gran mayoría que tiene este hábito y no sabes cuando nació. Mojar el cepillo antes de poner la pasta de dientes es una de las prácticas más comunes durante la limpieza dental. Asimismo, poner la pasta de dientes en el cepillo para después mojarlo es otra de las prácticas más conocidas a la hora de lavarse los dientes.

Es mejor poner agua antes o después de la pasta dental

Sin embargo, te has preguntado ¿qué es mejor? Si mojar el cepillo antes o después de agregar la pasta de dientes.

Si bien estos son gestos habituales, lo más recomendable es que el cepillo esté seco o intentar mojarlo lo mínimo posible, es decir sería mejor poner la pasta dental directamente en el cepillo de dientes. Al poner agua se genera la espuma a la que estás acostumbrado, por esto quizás te parece raro no mojar el cepillo de dientes. Sin embargo, mientras más humedad existe disminuye el efecto de la pasta de dientes y no se arrastra la suciedad como debería.

Higiene dental

Igualmente, no hay una ÚNICA forma de lavarse los dientes establecida, por esto continua el debate de si es mejor poner el agua antes (para ablandar las cerdas) o después de la pasta de dientes (para generar espuma). También están los que realizan ambas prácticas o ninguna.

Cualquier sea el caso, como hemos mencionado anteriormente, lo más aconsejable es utilizar la mínima cantidad de agua. Lo más importante es mantener los buenos hábitos de higiene para tener una boca sana: cepillado dental después de las comidas, no olvidar el cepillado en la noche, uso del hilo dental, entre otras prácticas.

 

Sabes que para tus revisiones mensuales o anuales siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: Consejo de Dentistas