Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

LLAMA GRATIS

Primera cita gratis

Anodoncia, la ausencia de uno o varios dientes

En odontología, la anodoncia es una enfermedad congénita rara que se caracteriza por la ausencia de un número de dientes, la solución a este problema está en la implantología.

Implantes en anodoncia

Existen dos tipos de anodoncia, la total y la parcial. La primera es menos común, ya que a quien la sufre le faltan todos los dientes de forma genética, y la enfermedad puede afectar tanto a la dentición temporal como a la permanente.

La anodoncia es una alteración bastante rara, pero, cuando ocurre, suele asociarse a un trastorno generalizado, como por ejemplo la displasia ectodérmica hereditaria.

Esta displasia engloba más de 200 enfermedades genéticas diferentes que tienen en común el desgaste de algunos derivados ectodérmicos tales como el cabello, las uñas, los dientes o las glándulas sudoríparas.

Pero no todo el problema está en los genes, también existe la anodoncia inducida o falsa, como resultado de la extracción de todos los dientes por diferentes causas externas.

La anodoncia parcial, también llamada hipodoncia u oligodoncia, afecta a uno o más dientes y es un trastorno bastante frecuente.

Aunque cualquier diente puede estar ausente congénitamente, algunos tienen más predisposición que otros a sufrir esta anomalía.

La anodoncia de dientes temporales es rara, pero cuando se presenta suele ser de los incisivos laterales maxilares.

Existen algunos estudios que sugieren una estrecha relación entre los dientes temporales y sus sucesores permanentes, sugiriendo que en ocasiones existe un factor genético.

A veces puede observarse en niños a quienes les faltan dientes de uno o ambos cuadrantes del mismo lado, debido a que recibieron radiaciones en la cara a edad muy temprana.

Además, los rayos X pueden detener el desarrollo de los dientes ya formados y parcialmente calcificados.

La implantología como solución

Como solución a la anodoncia, bien sea total o parcial, en odontología está la implantología, ya que mediante esta podemos realizar la sustitución de un único diente, de varias piezas, o incluso de toda la dentadura.

Cada pieza dental tiene una función diferente en la masticación de los alimentos, por lo que si falta alguna pieza este proceso no se realiza correctamente y el alimento pasa al estómago en condiciones que no son las idóneas para una digestión correcta.

Además está la función estética. El aspecto facial puede variar en función de la posición de los dientes, de su color o su tamaño, alterando el tono muscular del rostro y provocando la aparición de arrugas que dan un aspecto de envejecimiento prematuro a la persona.

En nuestras clínicas tenemos varias soluciones en implantología, desde soluciones clásicas hasta la última tecnología en implantes, sin técnicas quirúrgicas invasivas. ¿Quieres saber más?

¿Cómo cuidas tus implantes dentales?

En los últimos años, los tratamientos con implantes dentales han ido aumentado entre los pacientes por su aporte en la mejora de vida de éstos. Para ello, es importante llevar una higiene adecuada porque puede ser una causa por la que el implante pierde su unión al hueso y se suelte.

Alrededor del diente, y por falta de higiene, puede producirse una periodontitis que puede llevar a la pérdida del diente. De igual manera, la mala higiene alrededor de los implantes conlleva un proceso denominado periimplantitis en el que se produce una pérdida del hueso que sustenta el implante con la consiguiente pérdida del mismo a corto plazo.  De ello se deriva que las medidas higiénicas a tomar para el mantenimiento de las prótesis, ya sean fijas o removibles, o de los tejidos blandos periimplantarios sean fundamentales para predecir un buen resultado, afirma el vocal científico del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV).

implantes dentales precio

Fases y cuidados

  • Enjuagues con clorhexidina: tras la cirugía para la colocación de implantes realizar estos enjugues para eliminar posibles bacterias dado que no se puede cepillar la zona.
  • Cepillado convencional:
    • Tras la retirada de los puntos a los 7-15 días se puede reanudar la higiene habitual del cepillado durante la fase de oseointegración (unión estable entre el hueso y el implante).
    • A partir de la fase protésica (segunda parte del tratamiento de Implantología) deben introducirse técnicas de cepillado de la boca con especial dedicación a la zona de la prótesis en su unión con la encía, como mínimo cada 12 horas.
  • Higiene con cepillo interproximal:
    • En el caso de prótesis fija (no se puede retirar) se recomienda el uso de cepillos interproximales y sedas en los espacios entre implante-implante y diente-implante (elegir tamaño más grande o más pequeño en función del espacio existente y la recomendación de su dentista).
    • En caso de que la prótesis sea removible (se puede retirar) habrá que limpiar por un lado la prótesis con los cepillos específicos para éstas y por otro lado cepillar las barras o anclajes unidos a los implantes y que sirven de sujeción a la prótesis.
    • En el caso de las barras hay que prestar especial atención al espacio entre la barra y la encía, para evitar la inflamación de ésta. Cabe reseñar que la no retirada de la placa bacteriana de la parte de la encía que rodea los implantes pondrá en peligro la durabilidad o éxito del tratamiento con implantes debido a la pérdida de éstos.

Si tienes implantes dentales es imprescindible tener una higiene continua para conservarlos en buen estado y recuerda realizar tus visitas programadas al dentista para complementar correctamente la higiene de tus implantes. Cuenta con nosotros 😉

Fuente: ICOEV

Morderse las uñas pone en peligro tus dientes

¿Eres de los/as que se muerden las uñas y no se dan cuenta? Para muchos es un gesto sin importancia que pasa desapercibido a menos que tengas las uñas bastante desgastadas por este mal hábito.

Si aún no se lo has comentado a tu dentista te recomendamos hacerlo por prevención, pues morderse las uñas implica consecuencias peligrosas y poco conocidas para tus dedos, tu boca y tus dientes. De esta manera tu odontólogo puede ayudarte con algunos consejos o maneras de prevenirlo. En este artículo te contamos unos breves detalles sobre el peligro que implica morderse las uñas para tu salud bucodental.

Morderse las uñas

Morder continua y ansiosamente las uñas puede llegar a causar diversos efectos que ponen en riesgo la salud dental, éstos pueden ser: desgaste de los dientes incisivos, mayor riesgo de infecciones, problemas de mandíbula e incluso halitosis.

 

Desgaste de los dientes por morderse las uñas

El acto de morderse las uñas constantemente puede aumentar el riesgo de infecciones en la boca pues es una entrada de bacterias en tu organismo. Entre las bacterias que pueden aparecer: Staphylococcus, Candida, Escherichia Coli causando malestar en el cuerpo, vómitos y diarreas.

Problemas en la mandíbula debido al mordisqueo de uñas

El mordisqueo ansioso de las uñas también puede generar consecuencias en la articulación temporomandibular pues el gesto constante que implica una posición forzada de la mandíbula. Esto puede provocar dificultad y dolor para masticar los alimentos.

morderse las uñas dentista barcelona higiene dental

Halitosis debido a morderse las uñas

Debido al traspaso de bacterias que ingresan en la boca por el mordisqueo persistente de las uñas aumenta la presencia de ciertas bacterias que pueden fomentar el desarrollo de mal aliento.

Para todas las dudas que tengas sobre estos temas u otros de odontología sabes que cuentas con nosotros 😉

Fuente: ICOEV

La importancia de la odontogeriatría

En la salud bucal de las personas mayores, los principales problemas son la gingivitis, la pérdida, la movilidad y el desgaste de las piezas dentales. Por eso, durante esta etapa, hay que doblar los cuidados, para que los problemas no se agraven y afecten más seriamente al organismo.

salud dental vejez

El envejecimiento es un proceso gradual de modificación y degeneración fisiológica, morfológica y biológica, a consecuencia de la edad y del desgaste acumulado.

De modo que podemos definir la odontogeriatría como la rama de la odontología, enfocada a la salud bucodental de las personas mayores de 65 años.

Es en este momento, los malos hábitos comienzan a pasar factura, pero además se suman las complicaciones típicas de la edad, como puede ser el uso de prótesis, el consumo de medicamentos o simplemente una higiene bucal deficiente.

Las complicaciones más comunes suelen ser a consecuencia de la retracción de las encías, de modo que es bastante frecuente la hipersensibilidad dental y las caries en la raíz de las piezas dentales.

Además, debido a los problemas en los tejidos duros, podemos evidenciar serios problemas de edunterismo, de ahí que las intervenciones más demandadas por este colectivo sean las relacionadas con la colocación de implantes y prótesis.

Todos estos problemas pueden ser tratables y reversibles si se encuentran localizados y se diagnostican en las primeras etapas.

Es muy importante atender a cualquier posible complicación o patología, recibir un diagnóstico y comenzar el tratamiento necesario lo antes posible, para mejorar la estética y funcionalidad oral, ya que no olvidemos que, independientemente de la edad, lucir una sonrisa bonita y sentirnos a gusto con nosotros mismos, es fundamental.

Acudiendo a tu dentista de confianza podrá poner solución a cualquiera de estas dificultades, que en ocasiones provocan tanto malestar.

En Institutos Odontológicos, tenemos todos los tratamientos necesarios para solucionar alteraciones producidas por una mala alimentación, hábitos higiénicos inadecuados, factores hereditarios o como consecuencia de la edad.

Me duele una muela, ¿qué hago?

El nombre científico para un dolor de muelas es odontalgia y su surge como consecuencia de una estimulación excesiva de la raíz nerviosa de la pieza dental. Esta estimulación provoca una irritación del nervio dental que a su vez causa el dolor de muelas.

Aunque la odontalgia puede llegar a causar un dolor muy intenso, en ocasiones se presenta casi sin previo aviso. Por ese motivo, es recomendable acudir al dentista en cuanto se perciben las primeras molestias, para realizar un diagnóstico y tomar las medidas necesarias encaminadas a evitar un mayor daño en la pieza dental y un dolor de muelas mucho más agudo en el futuro.

El dolor de muelas puede tener su origen en diversas causas. A continuación hablaremos de algunas de las más frecuentes:

Causas más frecuentes del dolor de muelas

Cuando pensamos en un dolor de muelas, lo primero que se nos viene a la mente es la presencia de una caries. Aunque efectivamente las caries profundas se encuentran entre las causas más comunes de dolor de muelas, existen también otras afecciones dentales que pueden causar un fuerte dolor. En cualquier caso, acudir a un odontólogo es la única forma de determinar cual es el origen del dolor e iniciar el tratamiento adecuado para hacerlo remitir.

Estas son las causas más comunes de un dolor de muelas o odontalgia:

Caries: Es como decíamos la causa más común de un dolor de muelas, y tiene su origen en una deficiente higiene bucal. Cuando no se eliminan correctamente, los restos de alimentos generan placa bacteriana, que a su vez genera los ácidos responsables de dañar la superficie de las piezas dentales y provocar la aparición de caries.
Raíces dentales expuestas: a veces como consecuencia de la retracción de la encía en casos graves de deterioro bucal, las raíces de los dientes quedan expuestas al exterior. Dado que las raíces son muy sensibles esto provoca dolor dental.
Fractura de la muela: aunque a veces no nos percatemos de ello, los dientes pueden llegar a romperse o a sufrir una fisura que provoque dolor.
Gingivitis: es una de las afecciones bucales más comunes y se manifiesta como una inflamación e infección de las encías que se puede trasladar a las piezas dentales en peor estado de conservación, produciendo dolor.
Bruxismo: el bruxismo nocturno puede provocar un gran dolor en las muelas durante los días posteriores, e incluso puede llegar a provocar la rotura de la muela.
Lesiones en la mucosa oral: son poco frecuentes pero pueden resultar muy perjudiciales para las muelas y para todas las piezas dentales en general.

Posibles soluciones ante un dolor de muelas

Evidentemente, ante un dolor de muelas, lo recomendable es acudir cuanto antes al odontólogo. Si no es posible acudir de modo inmediato, como medida previa podemos recurrir al médico de cabecera, que si lo estima conveniente puede prescribir alguna medicación para combatir el dolor de muelas, como pueden ser analgésicos, antiinflamatorios e incluso antibióticos en caso de detectar una infección en la zona de la muela. Estos tratamientos pueden mitigar o incluso hacer desaparecer el dolor de muelas, pero no solucionarán el problema de fondo que lo origino. La solución definitiva pasa necesariamente por acudir al dentista.

Además, existen otros consejos que pueden ser de gran utilidad para aliviar el dolor de muelas y que son completamente naturales, como por ejemplo aplicarse frío en la mejilla por la zona donde se encuentre el diente dolorido, evitar los alimentos duros y crujientes o los que estén demasiado fríos o demasiado calientes. Tampoco es conveniente ejercer presión sobre la zona ni comer productos dulces o con demasiada azúcar.

En cualquier caso, el mejor consejo es evitar el dolor de muelas, con una higiene dental adecuada y revisiones frecuentes en tu dentista.

¿Cómo se usa el hilo dental?

Sabemos que el uso de hilo dental no es muy frecuente entre muchos pacientes, pero es más necesario de lo que uno imagina. El hilo dental es parte esencial para la higiene de los dientes y las encías. Recomendamos el uso de éste para tu higiene.

 

El uso del hilo dental para la higiene bucal

La Asociación Dental Americana recomienda usar el hilo y limpiar entre los dientes una vez al día. El uso del hilo dental es importante para prevenir la aparición de caries, la enfermedad de las encías y la generación de placa bacteriana entre los dientes. La placa se conforma de bacterias que se alimentan del azúcar que queda entre los dientes. Cuando esto pasa se libera un ácido que puede destruir la capa exterior de los dientes y desencadenar caries.

La placa dental que se acumula entre los dientes, con el tiempo, se endurece y forma una capa llamada tártaro. Éste se posiciona en el límite entre la encía y los dientes causando la enfermedad periodontal. Una vez formado el dentista es el único capaz de quitarlo con utensilios especiales.

¿Cuál es el mejor momento para limpiar entre los dientes con hilo dental?

Es importante reforzar el hábito de usar el hilo dental para la higiene de la boca. No existe un momento exacto para realizarlo, puede ser a primera hora de la mañana, a mediodía, en el almuerzo o antes de dormir justo después de comer.

Los niños y niñas también deben limpiarse entre los dientes

Mientras más temprano le inculques el hábito a tus hijos sobre la limpieza e higiene dental, mejor llevarán el cuidado de su sonrisa en la etapa adulta. Limpiar entre los dientes mediante hilo dental en niños menores de 10 u 11 años es primordial pues en esta etapa no son capaces de limpiar sus dientes a fondo por sí solos.

Limpiar entre los dientes mediante el hilo no debe doler, por esto se debe utilizar una fuerza promedio porque si se realiza con mucha fuerza se puede dañar las encías y si se realizar muy suave no se limpia la comida entre los dientes. Mediante el cepillado y el uso de hilo dental diario proteges tus dientes y tu sonrisa, por esto recomendamos ser responsables con estas prácticas de higiene dental.

Como siempre, sabes que cuentas con nosotros para cualquier duda o revisión bucal que necesites 😉

 

Fuente: ADA

La salud dental en el embarazo

Importancia de la higiene dental en embarazadas

Cuando la mujer descubre que se encuentra en estado de gestación, la importancia de su salud aumenta a un nivel que quizás no considera en otros momentos de su vida.

¿Sabías que existen problemas dentales asociados al embarazo?

Es frecuente que durante el embarazo se produzca un empeoramiento de la salud dental de la mujer debido a cambios hormonales, cambios en el PH salival y si se acompaña de una escasa higiene dental puede ser perjudicial para encías y dientes.  Por esto, se pueden aparecer los siguientes problemas dentales:

  • Gingivitis (Inflamación y sangrado de las encías).
  • Excesiva salivación durante el primer semestre.
  • Erosiones o desgastes dentales causados por los vómitos.
  • Épulis (quiste benigno que se forma en las encías o en las partes blandas de la boca).

Higiene dental durante el embarazo

Por esto, es muy importante que antes y durante el periodo de gestación, la embarazada mantenga una correcta y meticulosa higiene dental.

En muchos casos si se tiene gingivitis antes del embarazo, el porcentaje de aparición aumenta hasta un 36-100% de los casos, mientras que si no se sufre antes el porcentaje disminuye a un 1%.

Siempre se debe consultar con el especialista que estamos en periodo de gestación para que éste pueda recomendar a la paciente que tipo de diagnósticos son los más acertados dado a su estado. De esta manera se evitan, en mayor proporción, los riesgos que puedan existir.

Ya sabes que para tus revisiones mensuales o anuales sabes que siempre cuentas con nosotros 🙂

Fuente: ICOEV

Mordida cruzada, ¿Qué es? ¿Cómo solucionarla?

¿Crees que puedes tener la mordida cruzada pero quieres asegurarte? ¿Quieres saber a ciencia cierta qué es, qué posibles consecuencias tiene para tu boca y como puede solucionarse? Entonces te interesará mucho leer las siguientes líneas en las que te explicamos todo esto de forma que todas tus preguntas queden resueltas.

Empecemos por el principio. La mordida cruzada se presenta cuando, al cerrar completamente tus dientes, alguno o todos los dientes de la arcada superior quedan por detrás de los de la arcada inferior. Es decir, al cerrar completamente tu dentadura, las piezas dentales de abajo sobresalen más que las de arriba. En una mordida que denominemos “normal”, esto debería ser al contrario; es decir, cuando mordemos los dientes de la arcada superior deben estar ligeramente por delante de los de la inferior.

Actualmente, esta patología dental supone uno de los problemas de maloclusión más habituales en las consultas de los ortodoncistas, por lo que si has advertido que la tienes, no debes preocuparte en exceso, aunque sí intentar ponerle remedio cuanto antes.

 

Tipos de mordida cruzada

 

Los tipos de mordida cruzada pueden ser múltiples, quizá tantos como bocas existen, ya que puede afectar a uno, dos, o varios dientes.  Sin embargo, podemos dividirlas en:

  1. Mordida cruzada anterior: se presenta cuando la maloclusión o malposición de los dientes solo afecta a los dientes anteriores, los que se ven al sonreír.
  2. Mordida cruzada posterior: cuando la malposición de las piezas dentales afecta solo a la parte posterior de las arcadas dentarias quedando bien posicionados los dientes anteriores.
  3. Mordida cruzada unilateral: cuando el problema de maloclusión solo afecta a uno de los dos lados de la arcada, bien sea el izquierdo o bien sea el derecho.
  4. Mordida cruzada bilateral: cuando la mordida cruzada afecta a los dos lados de la arcada dentaria.

 

Así mismo, dependiendo del motivo por el que se haya originado la mordida cruzada podemos dividirla en:

 

  1. Mordidas cruzadas dentarias: los huesos maxilares tienen una posición correcta, pero las piezas dentales superiores se inclinan hacia el interior.
  2. Mordidas cruzadas esqueléticas: el maxilar superior es de un tamaño inferior al de la mandíbula, lo que hace que los dientes de esa arcada queden por dentro de los de la arcada inferior.
  3. Mordidas cruzadas mixtas: se dan cuando existe mordida dentaria y esquelética al mismo tiempo.

 

Consecuencias de la mordida cruzada

Las consecuencias de tener la mordida cruzada pueden ser de distinta índole y provocar en el paciente distintas patologías.

  • En primer lugar, el no tratar la mordida cruzada provocará el desgaste anómalo de las piezas dentales y, por tanto, si la mordida cruzada es muy severa, puede llegar a producir hasta la pérdida de piezas dentales.
  • Además, esta maloclusión puede influir en la correcta fonación y masticación, impidiendo por tanto la correcta pronunciación o provocar alteraciones del aparato digestivo por no triturar los alimentos correctamente.
  • Así mismo, esta maloclusión puede influir en la  articulación temporomandibular y provocar múltiples dolencias como bruxismo, una asimetría facial, dolores de mandíbula, dolores cervicales, de cabeza etc.

 

Tratamientos para la mordida cruzada

Existen varios tratamientos, en general ortodónticos, que pueden realizarse en el paciente para conseguir solucionar la mordida cruzada. Para poder elegir el tratamiento preciso que necesita cada paciente, éste deberá someterse a un diagnóstico exhaustivo por parte de su ortodoncista.

También hay que resaltar que es importante el diagnóstico precoz de esta maloclusión ya que así se conseguirán unos resultados más rápidos y satisfactorios.

Si la mordida cruzada es  esquelética, es decir, que el maxilar tiene un tamaño inferior, el tratamiento que el ortodoncista llevará a cabo será la colocación de un expansor que abrirá el paladar y hará aumentar el tamaño del maxilar en unos pocos meses. Este tratamiento puede llevarse a cabo únicamente en niños, ya que solo es efectivo mientras se produce el crecimiento óseo.

Si esta patología se da en adultos y la expansión del maxilar es severa, hará falta realizar una cirugía que haga posible la expansión del paladar. Sin embargo, si el estrechamiento del maxilar del adulto no es muy severo, podrá corregirse con un exhaustivo tratamiento de ortodoncia.

Para corregir el resto de tipos de mordida cruzada, el dentista pautará el tipo de ortodoncia más conveniente para cada caso y dará los consejos imprescindibles en el tratamiento de ortodoncia.

 

Manchas negras en los dientes

Las manchas en los dientes son una de las afecciones más comunes en lo que se refiere a la salud bucal, y no es solo un problema que afecta a la estética del paciente, también puede considerarse como un síntoma o una clara señal de que algo no está funcionando bien con nuestros dientes. Por ello es preciso que ante la aparición de manchas en los dientes lo consultemos lo antes posible caso un odontólogo, del mismo modo que haríamos ante síntomas más evidentes de problemas bucales como pueden ser dolores o molestias. Insistimos de nuevo en que no es solo una cuestión de estética, puede ser un indicio de algunos tipos de afecciones bucales con consecuencias perjudiciales para nuestros dientes a largo plazo, que pueden evitarse o minimizarse si acudimos rápidamente al dentista y tomamos las adecuadas medidas preventivas.

Las manchas no siempre están relacionadas con alguna clase de descuido de la higiene, se puede incluso deducir en algunas situaciones que la presencia de una mancha viene por cuestiones de genética. Cada cuerpo es distinto y las circunstancias y hábitos de cada paciente también son distintas, por lo que el diagnóstico no será igual en todos los casos. Además, las razones para la aparición de manchas dentales pueden ser múltiples, por lo que para tener un diagnóstico preciso lo mejor es acudir lo antes posible a un especialista.

Existen sin embargo algunas razones habituales que están detrás de muchos casos de aparición de manchas negras en los dientes.

Uso de enjuagues bucales

Si eres una de esas personas que siempre se cerciora de tener una higiene bucal lo más impecable posible y estás concienciado de la importancia de complementos de limpieza como el hilo dental o los enjuagues bucales, quizás la razón de estas manchas negras se deba precisamente a uno de estos elementos de limpieza. La Clorhexidina es un componente que llevan algunos enjuagues bucales, y en algunas ocasiones este componente es el culpable de que aparezcan esas manchas.

No se trata de que todos los enjuagues bucales que contienen Clorhexidina sean inadecuados. Como comentamos más arriba, dependerá de cada caso, y de cómo cada paciente reaccione ante este componente. Y por supuesto, también dependerá de cual sea la concentración de este componente en el enjuague y cuantas veces al día lo estés usando. En este caso lo ideal es asistir a un odontólogo que te pueda dar mejores indicaciones para su uso y para que puedas adaptar tus hábitos de higiene dental, manteniendo una buena limpieza y solucionando el problema de las manchas negras de tus dientes.

Acumulación de sarro

La acumulación de sarro es muy común en pacientes que hayan tenido enfermedades como la periodontitis, ya que el sarro se va acumulando de tal forma que desarrolla una placa que va destruyendo la constitución del diente. Esto puede ser peligroso en circunstancias graves debido a que se podría perder el diente. Sin embargo antes de encender las alarmas es mejor que el doctor nos revise para saber qué está pasando exactamente con nuestra dentadura.

Factores desencadenantes

Las manchas negras en nuestros dientes no aparecen por arte de magia ni de la noche a la mañana. Pueden aparecer lentamente e ir acentuándose con el tiempo, por lo que resulta crucial estar pendientes para detectar este y cualquier otro síntoma de que los dientes puedan estar en mal estado.

Hay determinados factores que aumentan el riesgo de sufrir la aparición de manchas negras en los dientes

  • Una mala o incompleta higiene bucal.
  • El tabaquismo. El hábito de fumar, además de otros problemas graves de salud, también puede generar manchas en los dientes.
  • El consumo habitual de determinadas bebidas o alimentos, como puede ser el café, el vino tinto, o algunas verduras.

Tratamiento conducto

El tratamiento conducto es un procedimiento delicado mediante el cual se procede a eliminar las bacterias y el tejido nervioso muerto o que se encuentra en descomposición dentro de un diente.


Este tratamiento se realiza cuando el nervio del diente se encuentra dañado de forma irreversible y ya no es posible un tratamiento para conservarlo. Esto puede ocurrir debido a una infección o inflamación. Además de retirar dicho tejido, durante el tratamiento conducto o endodoncia también se procede a la limpieza y desinfección de los conductos, y también se sellan para evitar que haya una reinfección.

El tejido de un diente puede dañarse por distintas causas, como pueden ser caries, empastes agrietados, golpe en la boca o enfermedades de las encías. Cuando el daño es muy severo y afecta al nervio del diente, el odontólogo debe evaluar la opción de aplicar una endodoncia. Se trata de un tratamiento drástico que reduce la vida útil del diente, al que se solo se recurre cuando el nervio ya no es recuperable.

¿Cuál es el procedimiento de un tratamiento conducto?

El procedimiento que los odontólogos llevan a cabo para realizar un tratamiento conducto, empieza perforando el diente afectado para pasar a continuación a retirar el tejido nervioso dañado.

Después es necesario que la pieza dental se limpie, se moldee y se agrande la cámara pulpar y los conductos de la raíz del diente, para que así estos puedan ser rellenados.
Por último, el diente se restaura usando amalgama o resina dental para recubrir la corona en caso de que sea necesario.

Se trata de un tratamiento complicado que requiere realizar los distintos pasos de modo secuencial (en muchas ocasiones en distintos días, por lo que se necesitan varias visitas al odontólogo para completar todo el proceso) También hay que tener en cuenta que se trata de un tratamiento irreversible.

¿Cuáles son los riesgos del tratamiento conducto?

El tratamiento conducto, al igual que cualquier otro tratamiento complejo, implica algunos riesgos. Sin embargo, estos riesgos dependen de las circunstancias concretas de cada caso. El odontólogo que va a realizar el tratamiento suele ser el encargado de informar al paciente de cuales son los riesgos que conlleva la endodoncia para su caso concreto.

La mayor parte de los efectos del tratamiento conducto se manifiestan durante el propio tratamiento, que como comentábamos implica varias fases que se pueden prolongar durante cierto tiempo.

Un efecto secundario del tratamiento conducto bastante común es la aparición de una mayor sensibilidad dental, sobre todo durante el cepillado y limpieza de los dientes. Normalmente es algo temporal que desaparece varias semanas después de finalizar el tratamiento. Si presenta dolor fuerte o si las molestias se prolongan durante más tiempo, el paciente deberá consultar con su odontólogo lo antes posible.
Pero si su diente no sana correctamente, o el mismo se infecta o daña, es necesario que el tratamiento se haga nuevamente. Esto se conoce como retratamiento conducto.

¿Cuáles son las alternativas al tratamiento conducto?

En algunos casos los dientes que se encuentran en un estado que no permite que puedan ser reparados con el tratamiento conducto. Normalmente, son casos en los que el paciente presenta una enfermedad muy severa en las encías o el diente está dañado gravemente. Cuando se dan estas circunstancias, el odontólogo puede considerar que el diente no reúne las condiciones necesarias para completar todos los pasos de la endodoncia, o bien que una vez finalizada no tendrá el agarre suficiente como para poder conservarlo en su posición.

Por lo tanto, una alternativa al tratamiento conducto que el odontólogo puede indicar es realizar la extracción del diente que está afectado.

Alimentos navideños y su efecto en la salud dental

Llega la Navidad, uno de los momentos más dulces del año, en el que los más golosos disfrutan saboreando turrones, polvorones, mantecados, bombones y delicias variadas de chocolate. Un placer para los sentidos, sin duda, pero ¿son los alimentos navideños un peligro para nuestra salud dental?

Continue reading “Alimentos navideños y su efecto en la salud dental”

¿Cómo prevenir el cáncer oral?

Este tipo de cáncer (llamado también de boca) se produce generalmente en los labios o en la lengua, sin embargo, puede producirse también en cualquier otra parte de la cavidad oral: paladar, encías, suelo de la boca o mejillas.

En la mayoría de los casos afecta con mayor frecuencia a las mujeres que a los hombres y suele aparecer a partir de los 40 años.

dia mundial contra el cancer - cancer boca - cigarro

Causas

Las causas más frecuentes son el tabaquismo y el consumo del alcohol. El 80 o 90% de los casos de cáncer de boca se deben al tabaquismo.

También se ha identificado la higiene dental deficiente, una infección crónica por papilomavirus (VPH) o la irritación crónica originado por el uso de dentaduras postizas o el roce de dientes ásperos.

 

Síntomas

Los primeros signos no son necesariamente identificables, por ello es importante tener un control regular de revisiones odontológicas y médicas, aún más si observas alguna de estas anomalías:

  • Una llaga en los labios, en las encías o dentro de su boca que sangra con facilidad y no cicatriza
  • Un bulto o engrosamiento en la mejilla que usted puede percibir con la lengua
  • Pérdida de sensaciones o adormecimiento en alguna parte de la boca
  • Manchas blancas o rojas en las encías, la lengua o dentro de la boca
  • Dificultad para masticar o deglutir los alimentos
  • Dolor, sin explicación alguna, en la boca o sensación de atoramiento en la garganta
  • Hinchazón muy fuerte de la mandíbula, provocando que la prótesis no se ajuste apropiadamente
  • Cambio en la voz

Tratamiento

En un diagnóstico temprano, considerando un tumor pequeño y localizado, el tratamiento que implicaría una extirpación quirúrgica. En el caso de algunos tumores de mayor tamaño también se aplican extirpaciones a menos que haya afectado a los ganglios. Si este fuera el caso el tratamiento también requeriría quimioterapia y radioterapia. Para estos casos la tasa de curación estimada es de un 90%.

dia mundial contra el cancer - cancer boca

Tener un control regular sobre el cuidado e higiene bucal puede ser una manera de prevenir este tipo de enfermedad. Y, asimismo, en el caso de que ésta aparezca, permite tratarlo en una fase inicial con más posibilidades de cura; a comparación de encontrarlo en una fase avanzada, en donde el tratamiento ya no es curativo sino paliativo.

Fuentes:

Colgate

OMS

 

Halitosis. Causas y remedios.

mal aliento

Uno de los problemas más frecuentes que enfrentan las personas al acudir al odontólogo es la Halitosis, mejor conocida como mal aliento. Si bien no existe una solución general para curar el mal aliento, hay varios métodos para combatirlo, dependiendo de la patología que la origina. En ese sentido, es importante no atacar únicamente la enfermedad que causa la halitosis. También, es necesario realizar un conjunto de acciones para prevenir que el mal aliento vuelva.

Detalles que tienes que saber sobre la Halitosis

Causas de la halitosis

El mal aliento puede ser causado por distintas factores, entre ellos resaltan:

  • Una higiene bucal deficiente.
  • Bacterias en la boca o en la lengua.
  • Las dietas con bajas calorías y el ayuno reduce la salivación, por tanto, contribuye al mal aliento.
  • Las caries.
  • La inflamación de las encías.

¿Qué debemos hacer?

En primer lugar, si tenemos mal aliento, es necesario acudir a un odontólogo para determinar la causa de la halitosis y posteriormente empezar el tratamiento para erradicarla. Ya que, existen dos tipos de halitosis: la patológica, que es causada por una patología y la fisiológica, causada por malos hábitos o la que todos tenemos al despertar.

¿Cómo evitar la halitosis?

En caso de que el mal aliento sea fisiológico, existen una serie de recomendaciones que podemos aplicar para intentar eliminarlo, algunas de ellas incluyen:

  • La utilización del hilo dental.
  • Aplicar enjuague bucal y cepillarse los dientes todos los días.
  • Es necesario cepillar la lengua, ya que muchas bacterias no se alojan únicamente en los dientes.
  • Tratar de no consumir comidas altamente condimentadas.
  • Evitar el consumo de cigarrillos y bebidas alcohólicas.
  • Consumir aproximadamente 1 litro de agua al día.
  • Respirar a través de la boca.

         Es importante destacar, que el uso excesivo de enjuagues bucales no elimina completamente el mal aliento, ya que muchas compañías utilizan la publicidad para engañar a sus clientes. La mejor manera de erradicar el mal aliento es seguir las recomendaciones anteriormente descritas.

Sin embargo, si al realizar todas las medidas preventivas aún tenemos mal aliento, es necesario acudir con un especialista, ya que muy probablemente tengamos una halitosis patológica, es decir, una enfermedad es la que nos está causando el mal aliento. Es primordial detectar la causa de la halitosis para poder realizar un tratamiento adecuado. Si bien existen más de 50 patologías que pueden causarnos mal olor en la boca, la halitosis patológica puede ser ocasionada por una de estas enfermedades:

  • Enfermedades pulmonares.
  • Metabolismo.
  • Hormonales.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Infecciones en la garganta como la sinusitis o la rinitis.
  • Fallas renales.

¿Qué podemos esperar del especialista?

Es probable que el dentista revise tu historial médico y te realice una serie de preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó el mal aliento?
  • Si este es ocasional o permanente.
  • Si estamos bajo los efectos de algún antibiótico, ya que puede afectar el tratamiento.
  • La frecuencia con la que nos cepillamos los dientes.
  • Las comidas que ingerimos normalmente.
  • Si usamos regularmente un medicamento o suplemento alimenticio.
  • Si respiramos a través de la boca, roncamos o sufrimos de sinusitis.
  • Si el mal aliento lo perciben los demás.
  • ¿Con qué frecuencia utilizas el hilo dental o el enjuague bucal?

Consulta y tratamiento de la halitosis

Asimismo, las consultas odontológicas constan de 3 fases: el diagnóstico, el tratamiento y el control. Durante el diagnóstico se realizarán una serie de procedimientos de exploración bucal y análisis microbiológico de la saliva. En consecuencia, depende del paciente llevar a cabo el tratamiento y acudir a los controles de forma periódica para erradicar el mal aliento. 

Finalmente, es importante detectar el mal aliento a tiempo y tomar todas las precauciones necesarias para evitar problemas de salud y de autoestima, no dejes que la halitosis afecte tu vida.

¿Qué es el lupus? Cómo afecta a la salud bucodental

El lupus es una enfermedad autoinmune de carácter crónico que genera un cuadro bastante complejo, y que que puede alterar de distintas formas la vida de quien la padece.

Las primeras partes del cuerpo en ser afectadas son la piel, las articulaciones y los riñones, pero a medida avanza la enfermedad, esta puede dañar distintas partes del cuerpo y alterar los tejidos de diferentes órganos. La boca también puede llegar a verse severamente dañada, y por ese motivo la salud bucal es uno de los aspectos a tener en cuenta por los pacientes que sufren esta grave enfermedad

 

Aunque existan diferentes enfermedades crónicas que pueden llegar a afectar directa o indirectamente a la cavidad oral, el lupus es una de las que tienen una mayor incidencia en la salud bucal, hasta el punto de que hasta el 75% de pacientes con lupus llegan a presentar lesiones en la boca.

En ocasiones este tipo de lesiones bucales pasan desapercibidas o no se les da la la importancia que realmente tienen, al no relacionarse inicialmente con la enfermedad que las origina. Si no existe un diagnóstico previo, es muy importante consultar con el odontólogo cualquier tipo de lesión en la boca que se prolongue durante más de 10 días. Y en caso de que ya exista un diagnóstico previo de lupus, debe informarse al cuadro médico que realiza el seguimiento de la enfermedad, para que en coordinación con un odontólogo planifiquen las medidas y tratamientos a seguir para paliar en lo posible los efectos de la enfermedad en la salud bucal.

Normalmente los efectos del lupus en la salud bucal comienzan con pequeñas úlceras, las cuales en primera instancia son indoloras, y es por ello que suelen ser pasadas por alto. Otros efectos relacionados con la enfermedad son la aparición de diferentes laceraciones, que pueden presentarse como lesiones erosivas en la mucosa oral, o la xerostomía. Las partes mas afectadas por esta dolencia suelen ser la lengua, labios y el paladar, al ser las zonas más expuestas a los alimentos.

Los pacientes que tienen diagnosticado lupus, suelen presentar distintos síntomas como son la rigidez muscular en las primeras horas de la mañana, una fiebre descontrolada aun si no se ha confirmado una infección y alopecia cuando se presentan brotes más agudos.

Aunque existen distintos tratamientos para ayudar a aquellas personas que padecen esta enfermedad, es importante tener en cuenta que no hay una cura para el Lupus. Al diagnosticarse un caso de lupus, se establece un seguimiento por parte de distintos profesionales con el objetivo principal de lograr que el paciente pueda sobrellevar de la mejor manera los síntomas que esta enfermedad ocasiona en su organismo.

Los tratamientos a aplicar varian en función de la respuesta que ofrezca cada paciente a los mismos. En ocasiones, los efectos secundarios de determinados tratamientos y medicamentos para combatir el lupus, pueden llegar a afectar indirectamente a la salud bucal. Algunos pacientes, experimentan sensaciones y sabores desagradables en la boca como reacción a estos tratamientos.

La acción coordinada de profesionales de distintas especialidades médicas, es fundamental para buscar la combinación de medidas que permita ofrecer la mejor calidad de vida a cada paciente lupus. En lo referente a la salud bucal, lo prioritario es frenar a toda costa las infecciones, candidiasis y herpes ocasionados por la enfermedad, evitando en lo posible que se pueda llegar a dañar de manera permanente la mucosa oral. En tratamientos prolongados es frecuente que los pacientes experimenten el síndrome de la boca seca.

Todos los pacientes que sufren de lupus deben prestar una especial atención a su higiene bucal. Se recomienda un cepillado delicado pero profundo, y la elección de pastas de dientes y colutorios que garanticen una hidratación de la boca y no contengan sustancias que puedan irritar la mucosa bucal.

¿Por qué es importante usar hilo dental a diario?

El hilo dental elimina los restos de comida atrapados entre los dientes y en la línea de las encías, donde a menudo se acumula placa y en consecuencia comienzan las enfermedades periodontales.

El hilo dental combate la gingivitis y la placa bacteriana, aunque cada vez son más los que apuestan por los cepillos interdentales, la mejor forma de llegar donde el cepillo no llega. La opción ideal para mantener tus encías y dientes en buen estado de salud.

Un poco de historia

El hilo dental aparece en por primera vez a finales del S.XIX y desde entonces su material se ha modificado multitud de veces.

Empezó siendo de seda hasta que se descubrió el nailon y ahora se comercializa en distintos materiales, sabores y diámetros.

Uso del hilo dental

Los dentistas recomiendan hacer uso del hilo dental al menos una vez al día, puesto que el cepillado normal no es suficiente para acabar con los restos que se quedan entre los dientes y dan lugar a la placa bacteriana, la responsable de las caries y multitud de enfermedades dentales.

Lo importante es usarlo de forma correcta, ya que si no puede provocar serios daños. La forma de usar correctamente el hilo dental es la siguiente:

· Enrolla la seda dental en torno a los dedos corazón y ténsala.
· Utiliza los dedos pulgar e índice para guiar el hilo dental entre los dientes.
· Pásalo también por los laterales de cada diente, siguiendo suavemente sus curvas. Esto te permitirá llegar correctamente al espacio entre el diente y las encías.
· Nunca golpees ni fuerces el hilo, ya que puede cortar o lastimar el tejido gingival.
· Utiliza secciones de hilo limpio, a medida que avanzas entre los dientes.
· Para extraer el hilo, utilice el mismo movimiento hacia atrás y hacia delante, sacándolo hacia arriba y arrastrándolo hacia los dientes.

No te lo pienses más y empieza a usar hilo dental a diario, te ayudará a tener una sonrisa más sana y bonita.

La endodoncia: todo lo que quieres saber

La endodoncia es uno de los tratamientos que más se realizan en las consultas dentales debido a que es un procedimiento conservador. si necesitas saber en qué consiste, cuando se realiza, los pasos que se siguen en la consulta y los cuidados posteriores que requiere, te aconsejamos que continúes leyendo estas líneas.

Como decíamos, una endodoncia es un tratamiento odontológico destinado a conservar la pieza dental, cuyo fin es el de limpiar la parte interna de un diente o muela para así preservar el mayor porcentaje del diente natural a través de un procedimiento minucioso.

La endodoncia se realiza cuando la pulpa dental (parte interna del diente) ha sido gravemente dañada por diferentes afecciones como las caries, un enemigo silencioso, lesiones en las encías o traumatismos severos.

Gracias a la endodoncia, el paciente puede recuperar la plena estética y funcionalidad de la pieza dental dañada que, puede durar lo mismo que el resto de la dentición con los cuidados adecuados.

Síntomas que indican que necesitas una endodoncia

En general, los pacientes pueden detectar varios síntomas en su cavidad oral  que indican que probablemente necesiten someterse a una endodoncia si desean conservar la pieza dental que tengan afectada.

 

 Los principales síntomas son:

  • Alta sensibilidad a alimentos fríos
  • Gran sensibilidad a alimentos muy calientes
  • Dolor al masticar
  •  Mucho dolor en la zona afectada y colindante. Puede ser continuo o intermitente
  •  Aparición de un flemón o una fístula
  •  La pieza afectada puede cambiar de color
  •  Rotura parcial de la pieza dental por la infección que se está produciendo

No obstante, a pesar de que el paciente sufra uno o varios de los síntomas anteriormente descritos, será siempre necesario que el especialista realice una revisión exhaustiva para determinar cuál será el mejor tratamiento a aplicar en cada caso en particular.

 

Pasos a seguir para realizar una endodoncia

 

Para realizar la endodoncia el odontólogo llevará a cabo los siguientes pasos:

  1. Diagnóstico con radiografía. El primer paso para determinar la necesidad de practicar una endodoncia es realizar un diagnóstico con radiografía, para así poder ver correctamente el interior de la pieza dental y determinar el daño real que existe.
  2. Anestesia. Una vez determinada la imperiosa necesidad de realizar la endodoncia, el odontólogo procederá a aplicar la anestesia en la zona en la que deberá trabajar y así hacer el procedimiento indoloro.
  3. Aislamiento de la pieza dental. Se realiza a través de un dique de látex. Una  endodoncia sin un aislamiento absoluto terminará siempre en fracaso puesto que el mínimo contacto con la boca impedirá la completa desinfección.
  4. Limpieza. Una vez que se aísla el diente o muela, se procederá a la limpieza de la pulpa eliminando la caries y llegando hasta los conductos radiculares y el nervio dental. Este es uno de los pasos más complejos, ya que el odontólogo ha de determinar la longitud del diente, y para ello se utilizará un aparato llamado localizador apical.
  5. Obturación de los conductos. Tras realizar todo el proceso de limpieza y desinfección de los conductos, se procede al sellado de los mismos a través de distintos materiales biocompatibles y óptimos para ello.

 

En algunas ocasiones, para realizar correctamente la  restauración del diente y debido a los daños sufridos, es necesario colocar en la parte visible una incrustación o una corona dental que consiga una mayor estabilidad y durabilidad de la pieza.

En líneas generales, la endodoncia suele realizarse en una sola sesión, aunque en algunas ocasiones dependiendo del estado clínico del paciente, la dificultad del caso etc hacen imprescindible realizarla en dos o más sesiones, pero esto será determinado siempre a juicio del profesional de la salud dental.

 

Alternativas a la endodoncia

El fin último de realizar una endodoncia no es otro que conseguir mantener el diente o muela naturales, ya que éstas son siempre una mejor opción que las artificiales. La única alternativa que existe para los casos en los que una endodoncia se descarta por el motivo que el endodoncista estime, es realizar un implante dental.

El implante dental es un tratamiento que consiste en colocar un tornillo sobre una corona, lo que simula el aspecto real de una pieza dental y consigue que el paciente pueda recuperar la estética y la funcionalidad de la boca. Para conocer este tratamiento más a fondo, quizás te interese saber cuáles son todas las fases de un tratamiento de implantología.

 

Cuidados después de la endodoncia

Después de realizarte una endodoncia te aconsejamos que sigas los siguientes cuidados para conseguir el éxito pleno del tratamiento y ahorrarte las posibles complicaciones postoperatorias:

  • Atento a la eliminación de la anestesia. Para realizarte una endodoncia el odontólogo utilizará anestesia en la zona afectada, y ésta puede durar aún varias horas después de haber finalizado el tratamiento. Al tener parte de la boca dormida, te recomendamos que no ingieras nada sólido que requiera masticación para evitar hacerte daño o morderte.
  • La analgesia tras la endodoncia. Una vez que compruebes que la anestesia está desapareciendo, es recomendable que tomes los analgésicos que el dentista te haya recomendado, ya que durante varios días tendrás molestias casi con seguridad.
  • Cuidado al masticar. Al tener la zona sensible, es fundamental que pongas especial cuidado al masticar y, si es posible, mastica solo del lado opuesto del que te hayan hecho la endodoncia.
  • Limpieza dental diaria pero sin hilo dental. Una limpieza dental diaria cuidadosa y exhaustiva tres veces al día es fundamental para evitar que la zona se infecte. No obstante, hasta que la zona esté totalmente recuperada es mejor que no uses el hilo dental en la pieza endodonciada ni en las piezas colindantes, ya que al tirar del hilo hacia arriba podrías llevarte parte del material de obturación.

Qué debemos hacer cuando nos salen las muelas del juicio

Las muelas del juicio son cuatro y se encuentran al final de la boca. Se trata de los últimos molares en erupcionar y lo suelen hacer entre los 17-30 años, de ahí deriva el nombre con el que se las designa.

Consejos salud dental

Nuestra dentadura tiene 32 piezas dentales, entre las que distinguimos los incisivos, cuya finalidad es cortar los alimentos, los caninos que sirven para desgarrar, los premolares que colaboran con los caninos y los molares en la tarea de la masticación; y los molares que tienen la finalidad de moler la comida, haciéndola apta para la digestión.

Las muelas del juicio no tienen ninguna finalidad y son diferentes en comparación con el resto de piezas por la alineación y el tamaño de sus raíces.

Su origen se remonta al de sus antepasados, quienes a consecuencia de su alimentación, les daban mucho más uso.

Hoy en día, a consecuencia de la evolución, se han vuelto totalmente irrelevantes, de ahí que la mayoría de las veces, lo más recomendable es la extracción de estas piezas dentales.

Suelen estar relacionadas con molestias y dolores. No es un dato general pero sí muy frecuente. Esto se debe a la inflamación de la zona a consecuencia de una infección, por una incorrecta erupción cordal.

Normalmente al salir generan mucha presión debido al poco espacio que tienen en la encía, lo que provoca que durante la eclosión, los restos de comida se acumulen dentro de la corona que rodea al diente, una afección conocida como periocoronitis.

La orientación anómala también puede producir daños en las piezas vecinas o, incluso, apiñamientos dentarios. En ocasiones el dolor puede extenderse al oído, la garganta o la cabeza, impidiéndonos hablar, tragar o abrir la boca.

Cuando ocurre esto, lo recomendable es la extracción por medio de un procedimiento quirúrgico leve, que el dentista realiza de forma rutinaria. El postoperatorio es fácil y cómodo, mientras que se sigan las recomendaciones del odontólogo.

El tabaquismo y sus consecuencias

El humo del tabaco contiene miles de sustancias tóxicas. El daño que provoca el tabaquismo va más allá de la halitosis y las manchas de los dientes, esta relacionado con la enfermedad periodontal y el cáncer oral.

Según los expertos el principal problema del tabaquismo es que “las encías de los fumadores reciben menos aporte sanguíneo que las de los no fumadores, de modo que tienen menor capacidad defensiva ante el ataque de las bacterias”.

Las encías de los fumadores no presentan evidencias de problemas periodontales. Su aspecto puede ser absolutamente normal, no es frecuente ni la hinchazón, ni la rojez ni el sangrado. Aún así, lo recomendable es acudir al dentista, al menos dos veces al año, ya que si no tratamos este problema podemos sufrir la extracción de las piezas dañadas.

En lo referido a los cigarrillos eléctricos, aunque sus consecuencias para nuestra salud sean menores que las que entrañan los normales, no significa que su consumo este exento de riesgos, ya que la combustión de los aromas que contienen son muy perjudiciales.

A grandes rasgos los efectos más nocivos del tabaquismo son:

· Halitosis: potencian la aparición de mal aliento a causa de la sequedad e irritación de las mucosas y de las vías respiratorias, lo que contribuye a la falta de higiene de las encías. Además es frecuente la reducción del sentido del gusto y del olfato.

· Manchas y cambio de tonalidad en los dientes: el color amarillento es un dato evidente del tabaquismo, una de las consecuencias de esta nociva adicción.

· Menor aceptación de los implantes y mayor retraso en la cicatrización: la tasa de fracaso de los implantes dentales es dos veces menor que en el caso de los no fumadores.

· Riesgo de cáncer oral: enfermedad con alto riesgo de mortalidad, debido a la inhalación de sustancias nocivas, como el alquitrán y la nicotina.

¿Las caries son contagiosas?

La caries es generada por un microbio llamado “streptococcus mutans”, cada persona tiene sus propios microbios y hay algunas que son más propensas a esta bacteria que otras. Las caries se forman por la interacción entre almidones y azúcares presentes en la dieta y en la flora bacteriana de la boca del paciente.

Por esto, se cree que, en ciertos casos, es una enfermedad infectocontagiosa ya que en otros escenarios pueden intervenir diversos factores para facilitar la aparición de las caries.

caries contagiosas dentista barcelona

La caries es una enfermedad frecuente

La caries es una enfermedad bastante frecuente, es provocada por la desmineralización de las piezas dentales generadas sustancias ácidas que son favorecen a la formación de la placa bacteriana. Es así como se produce una desestructuración de los dientes y la formación de un “hueco” se conoce como “caries”.

El proceso de la caries empieza por destruir el esmalte, después la dentina hasta que llega a la pulpa del diente, que es cuando entra en etapa dolorosa y de inflamación. Cuando pasa esto, se aplican tratamientos como endodoncia y, dependiendo de lo avanzado esté el proceso de inflamación, se recurre a matar el nervio o incluso a la extracción dental.

Respondiendo a la pregunta ¿las caries son contagiosas? Se tendría que decir que sí. Aunque uno no lo crea pueden transmitirse en actos tan cotidianos como compartir la comida de otra persona probándola con la misma cuchara, probar si la comida de un niño está muy caliente y dársela con el mismo tenedor o por usar el cepillo de dientes de otra persona, por ejemplo. Es en ese momento cuando uno traspasa la saliva con todo lo que uno tiene, incluyendo las bacterias, esto favorece al contagio de caries.

¿Cómo evitar las caries?

Hay personas que tienen mayor predisposición que otras a padecer caries por la herencia genética, por ejemplo, pero es importante familiarizarse con los hábitos de higiene desde temprana edad. Para evitar las caries es primordial tener una buena higiene dental: cepillarse los dientes al menos tres veces al día o después de cada comida y evitar compartir cubiertos durante comidas.

Otro punto importante es que la pasta de dientes cuente con flúor pues favorece a la mineralización del diente; asimismo es aconsejable evitar los azúcares, dulces, postres, bebidas carbonatadas y, sobretodo, asistir al dentista una vez al año. Sabes que para esto siempre cuentas con nosotros 😉

Fuente: Consejo de dentistas

Index Madrid firma convenio con Institutos Odontológicos

El Instituto de dominicanos y dominicanas en el Exterior (INDEX-Madrid) firma un convenio de colaboración con la organización de médicos especialistas en odontología de Institutos Odontológicos (IO) con el objetivo de brindar un servicio a la comunidad dominicana residente en España, que pueda beneficiarse de los programas sociales desarrollados por ambas entidades.

index madrid dentistas barcelona implantologia

El Plan de Beneficios del Programa Social de Prevención para la Salud Bucodental que suscribe el INDEX-Madrid se pone en marcha de inmediato, ofreciendo una amplia red de centros médicos propios dotados con las últimas tecnologías para la asistencia médica odontológica.

Entre los servicios incluidos dentro del convenio se encuentran una serie de prestaciones gratuitas como las visitas de diagnóstico con estudio radiográfico digital, higiene bucodental y las posteriores revisiones anuales para toda la unidad familiar. De igual manera, se incluyen condiciones especiales en todos los tratamientos de odontología general, ortodoncia convencional y estética e implantología. 

index madrid dentistas barcelona implantologia

 

 

La salud bucodental durante el embarazo

¿Sabes que durante el embarazo las encías pueden sangrar por el aumento de riego sanguíneo en todo el cuerpo, incluida la boca?

embarazo y salud dental

Durante el embarazo, los altos niveles de la hormona progesterona hacen que las encías reaccionen más a la placa bacteriana que se acumula en los dientes, pudiendo producir gingivitis.

Una revisión al inicio del embarazo, el cepillado después de todas las comidas y el uso del hilo dental ayudarán a prevenir problemas que puedan surgir durante este delicado periodo.

Médicos, dentistas y pacientes a menudo no prestan atención suficiente de la salud bucal en el embarazo.

Además, algunos investigadores sugieren que algunas afecciones orales prenatales pueden tener consecuencias adversas para el bebé.

Por ejemplo, un nacimiento prematuro con bajo peso al nacer se asocia a enfermedades como la periodontitis, y los altos niveles de bacterias cariogénicas en las madres pueden conducir a un aumento de la caries dental en el bebé.

Otras lesiones orales, como la gingivitis y los tumores del embarazo, son benignas y solo requieren tranquilidad y control.

Todas las mujeres embarazadas deben someterse a exámenes de detección de riesgos orales, recibir asesoramiento sobre la higiene oral adecuada y derivarse para recibir tratamiento dental cuando sea necesario.

Los tratamientos dentales como la radiografía de diagnóstico, el tratamiento periodontal, las restauraciones y las extracciones son tratamientos seguros y se realizan mejor durante el segundo trimestre.

El xilitol y la clorhexidina se pueden usar como terapia adyuvante para el alto riesgo
madres en el período posparto temprano para reducir la transmisión de bacterias cariogénicas a sus bebés.

La atención dental y la prevención apropiadas durante el embarazo pueden reducir los resultados prenatales deficientes y disminuir la caries infantil.

Foto vía Suhyeon Choi

¿Qué es la piorrea o periodontitis y cómo detectarla?

La piorrea o periodontitis es una enfermedad oral que afecta a un gran número de personas de manera totalmente sigilosa y puede llegar a dañar seriamente tu salud bucodental y la integridad de tus dientes y encías, ya que en la mayoría de los casos no presenta dolor. Si quieres saber en qué consiste exactamente, como detectarla o como prevenirla, te aconsejamos que leas las siguientes líneas.

 

La periodontitis es el nombre clínico por el que se conoce a una enfermedad de las encías que, si no se trata a tiempo, puede resultar catastrófica para nuestra salud bucodental. En términos más coloquiales, a esta enfermedad se la conoce como piorrea Y se produce cuando existe una infección o una inflamación en las encías y no se trata. Esta infección o inflamación es lo que se denomina como gingivitis. Quizás quieras conocer las causas de la gingivitis y como prevenirla.

Al no ser tratada, la gingivitis se extiende desde el tejido gingival externo en el que se inicia hasta los ligamentos y el hueso que soporta a los dientes.
Cuando la infección llega a los ligamentos y el hueso, termina por deteriorarlos produciendo su desgaste y por tanto una retracción gingival, provocando que las raíces dentales queden a la vista y, por tanto, parezca que los dientes son más largos.
Al perder el soporte natural de los dientes, lo que sucede después es que éstos se van aflojando poco a poco, y finalmente pueden llegar a caerse.

Fases de la piorrea o periodontitis

Como sucede con multitud de patologías, la piorrea o periodontitis pasa también por distintas fases que comportan distinta gravedad.

Fase 1:

En sus fases iniciales, habrá inflamación en las encías con sangrado espontáneo, normalmente al comer o cepillarse los dientes. Es la fase menos grave y lo que se conoce como gingivitis, una molesta enfermedad muy común.
Posteriormente, comenzarán a formarse bolsas en las encías, generalmente entre los dientes.

Fase 2:

Después será el turno para que comience a darse la pérdida inicial de hueso, ya que la infección va profundizando cada vez más y dañando todo a su paso.
Como consecuencia de esta pérdida de hueso inicial, se producirá una retracción gingival, puesto que las encías están unidas a las piezas dentales gracias al hueso.

 

Última fase:

La siguiente fase es casi predecible. Debido a la retracción de las encías los dientes se verán mucho más largos, ya que la raíz queda expuesta.
Finalmente, si la piorrea o periodontitis no se trata a tiempo, los dientes comenzarán a moverse hasta que antes o después terminen cayéndose.

¿Cómo sé si tengo piorrea?

Existen algunos síntomas que pueden alertarte de que existe una posible piorrea en tus encías y de que debes ponerte en manos de tu dentista de confianza lo antes posible.

Síntomas:

• Sangrado espontáneo de las encías
• Enrojecimiento de las encías. Estarán de un color rojo brillante en vez del típico rosa coral que deben tener unas encías sanas.
Sensibilidad dental debido a la retracción de las encías y la exposición de la raíz dental
• Dientes alargados con una estética fea que al paciente le desagradarán
• Mal aliento.
• Mucho dolor de dientes, sobre todo al comer
• Finalmente, en los casos de piorrea o periodontitis muy avanzadas, los dientes se mueven y al tiempo se caen.

¿Cómo prevenir la piorrea o periodontitis?

Por suerte, existen varias cosas que puedes implementar para prevenir la aparición de la piorrea o periodontitis.

Por tu parte, deberías de mantener una correcta higiene dental utilizando al menos dos veces al día el cepillo de dientes y el hilo dental, para que así la placa bacteriana no se acumule de forma supragingival y subgingival.
Además, para evitar en la medida de lo posible la aparición de piorrea o periodontitis, deberás tener cuidado con la alimentación. Evitar los alimentos que contengan azúcares y consumir en su lugar aquellos que ayuden a reforzar el esmalte, te ayudará mucho.
Para terminar, es muy importante que no te saltes tu visita anual al dentista para que éste pueda descartar posibles patologías y realizarte tu limpieza oral anual.
De este modo, el especialista detectará la enfermedad de las encías a tiempo y tratará la gingivitis.

Si aun con todos los cuidados tus encías padecen piorrea o periodontitis, el odontólogo
Aplicará el tratamiento oportuno a tu dolencia comenzando por realizar un periodontograma, es decir, una historia clínica de tus encías. Al terminar el tratamiento, tu odontólogo de confianza te indicará los pasos a seguir y te recordará que debes realizarte controles de encías de por vida, ya que la piorrea o periodontitis es una enfermedad inflamatoria crónica.

Todo lo que debes saber sobre los tonsilolitos

En ocasiones nos encontramos con casos de halitosis recurrentes a pesar de haber mantenido unos buenos hábitos de higiene bucal. Una de las posibles causas de estos episodios son los tonsilolitos, es decir, una especie de cálculos o solidificaciones que se pueden llegar a formar y a acumular en las amígdalas.

Las amígdalas son dos masas de tejido linfático que se localizan en la parte posterior de la garganta. Su función es actuar como barrera para atrapar los microorganismos que entran a través de la nariz o de la boca, y así evitar posibles causas de infecciones.

Es importante no confundir los términos amigdalitis y tonsilolitos. Los tonsilolitos se originan por la deposición de alimento en la garganta, que provoca que con el paso del tiempo los microorganismos empiecen a reproducirse. Estos microorganismos se van acumulando en las amígdalas hasta producir esta enfermedad. En cambio, la amigdalitis es una inflamación de las amígdalas por diversas causas que no están relacionadas con este proceso.

Los tonsilolitos representan una de las principales causas del mal aliento, lo cual trae consigo una incomodad desde el punto de vista social, ya que el olor que emana es muy intenso y putrefacto. Generalmente no son lesiones grandes, pero si la infección está avanzada puede generar dolor e inflamación en la garganta, oídos y dificultad para deglutir. Al examen físico, se evidencian fragmentos blanquecinos-amarillentos en las amígdalas.

Causas de los tonsilolitos

Aunque no se ha reconocido su etiología de forma contundente, se asume que la acumulación de comida en la garganta es su principal promotor. Sin embargo los especialistas enumeran las siguientes posibles razones:

  • Calcificación de elementos existentes en la sangre que se alojan en la garganta.
  • Presencia de bacterias bucales que no se tratan correctamente, quedando algunas activas y que progresivamente se van reproduciendo y creando una nueva infección.
  • Acumulación de glóbulos blancos (leucocitos) muertos.
  • Fumar cigarrillos.
  • Deficiente técnica del cepillado (Un correcto cepillado debe incluir siempre la limpieza de la lengua).
  • Salivación profusa.
  • Depósitos de comida que se descompone, creando una capa infecciosa.

Tratamiento para los tonsilolitos

  • El tratamiento habitual para esta infección suele incluir el uso de antibióticos y/o antiinflamatorios, siguiendo siempre las indicaciones del odontólogo o médico que nos esté tratando. Generalmente son dosis de hasta 10 días de administración oral o endovenosa, dependiendo del grado de infección.
  • Si los tonsilolitos son recurrentes en el paciente, una solución puede ser la extirpación de las amígdalas (intervención quirúrgica donde se extraen).
  • Cuando el grado de infección es leve, se puede recurrir a tratamientos sencillos (siempre previa consulta con el especialista) como hacer gárgaras con agua tibia salada (debe realizarse al menos tres veces al día para sentir mejoría en la zona afectada) o el uso de aplicadores o bastoncillos para drenar manualmente los cálculos (esto se debe realizar con mucho cuidado) El objetivo es extraer la mayor cantidad posible de tonsilolitos, lo cual se debería traducir en una mejora notable del dolor e inflamación.

¿Es posible prevenir los tonsilolitos?

El primer paso es siempre un correcto diagnóstico, de modo que recomendamos acudir al dentista para buscar el mejor modo de atacar la infección y prevenir que se repita en el futuro. Aunque la inflamación puede ser leve, es evidente en el momento de realizar el examen físico.

Prevenirlos es difícil si no se mantiene una buena higiene dental, ya que mientras queden restos alimenticios en la boca estos pueden llegar a originar la infección.

En los casos de tonsilolitos recurrentes se recomienda:

  • Tratar las infecciones lo antes posible para detener la proliferación de microorganismos que puedan complicar la infección.
  • Mantener una adecuada salud bucal, asistiendo periódicamente al odontólogo y habituándose a una buena y constante técnica de cepillado, para mantener a raya el desarrollo de la infección.
  • Limitar (o incluso evitar de ser necesario) el consumo de alimentos ácidos y/o fríos que puedan acrecentar los síntomas, sobre todo el dolor.

¿Cómo afecta el tabaco a tu boca?

Si eres fumador/a puede que ya sepas los efectos nocivos del consumo de tabaco en la salud, pero te recordaremos cómo afecta, especialmente, en la salud bucodental. Los efectos del cigarro pueden ser bastante severos en encías y, sobretodo, aumenta el riesgo de pérdida de piezas dentales, así como el peligro de padecer cáncer oral.

¿Qué efectos tiene el tabaco en los dientes?

Estas son algunas de las diversas consecuencias que origina el consumo de tabaco:

  • Altera el color del esmalte
  • Dificulta el éxito de algunos tratamientos dentales
  • Acelera la pérdida de hueso de los dientes
  • Disminuye la percepción de olores y sabores
  • Causa enfermedad en las encías
  • Predisposición a infecciones en la boca
  • Predisposición a cáncer oral

Según el ICOEV, los dentistas y los cirujanos maxilofaciales son los profesionales más cualificados para reconocer a tiempo una lesión o síntomas del cáncer oral en la boca. Asimismo, pueden identificar los efectos más nocivos y perjudiciales del tabaco en la boca para ayudar a tomar medidas preventivas o ejecutar un tratamiento correspondiente. El 25% de muertes por cáncer oral es provocada por la detección tardía de la enfermedad.

¿Cómo prevenir los problemas que ocasiona el tabaco en la boca?

Según un estudio de NYU Langone Medical Center se ha demostrado que al dejar de fumar tabaco se restaura la flora microbiana adecuada con el tiempo y el aumento de patologías bucodentales disminuyen.

Sabemos que para muchos fumadores/as es bastante difícil plantearse la idea de dejar este hábito, aun conociendo los efectos en su cuerpo. Sin embargo, invitamos a reflexionar sobre la real posibilidad de hacerlo y lograr reestablecer el equilibrio en tu salud, especialmente en la boca y los dientes.

En todo caso, es importante acudir a tus revisiones dentales periódicas con tu dentista para poder mantener tu salud bucodental y prevenir cualquier tipo de problema en tu boca, para esto sabes bien que cuentas con nuestros profesionales io 😉

Fuente: ICOEV

Institutos Odontológicos recibe reconocimiento por su colaboración con el programa Carné Joven Europeo

En el marco del 30 aniversario del Carné Joven Europeo de Aragón, Institutos Odontológicos recibe un reconocimiento por promover el acceso de millones de jóvenes aragoneses a ventajas y servicios de salud dental.

Reconocimiento a Institutos Odontológicos 

Institutos Odontológicos favorece a que todos los jóvenes que pertenecen al programa de Carné Joven Europeo del Instituto Aragonés de la Juventud accedan al Programa de Prevención de Salud Bucodental de io mediante prestaciones gratuitas y condiciones exclusivas en tratamientos de odontología general, ortodoncia, implantología e higiene dental. Este Programa tiene el objetivo de que los jóvenes puedan atenderse en cualquiera de los centros médicos dentales io perdiendo el miedo a cuidar su sonrisa y previniendo su salud bucodental a lo largo de su vida.

Institutos Odontológicos y su colaboración con el Carné Joven Europeo

Institutos Odontológicos forma parte de una red de empresas comprometidas con el Programa del Carné Joven Europeo, que beneficia desde hace 30 años, a más de 1,2 millones de aragoneses que lo utilizan. El Carné Joven Europeo es una iniciativa reconocida en Europa con premios de excelencia en su gestión y comunicación.

Conoce el Programa de Prevención de Salud Bucodental de Institutos Odontológicos haz click aquí 

Fuente: Gobierno de Aragón

 

Sensibilidad dental, causas y remedios

La sensibilidad bucal es ese momento, que por lo general es corto, en donde se siente un dolor repentino por el contacto entre el diente y un estímulo externo, como puede ser una comida o bebida fría. De hecho es muy común que se produzca al ingerir bebidas y comidas frías, o incluso con la respiración cuando el aire está muy frío.

La sensibilidad dental es mucho más común de lo que se cree, y muchas personas la padecen sin ser realmente conscientes de ello, ya que lo consideran como algo normal, y por tanto no acuden al odontólogo para tratarla o no lo mencionan específicamente durante las revisiones.

El principal problema de no acudir al dentista para tratar sensibilidad dental, es que tampoco se estará tratando las causas que lo originan, y que en ocasiones pueden tener efectos muy negativos en la salud bucal.

Causas principales de la sensibilidad dental

La corona del diente está protegida por un esmalte, mientras que la raíz está rodeada por la encía y por el cemento radial. Cuando la encía se retrae o el esmalte se deteriora, deja la dentina expuesta a los estímulos anteriormente mencionados.

Entre las principales causas que pueden existir para que se produzca la sensibilidad bucal, se deben destacar:

Mala higiene bucal. No causa sensibilidad dental de modo directo, pero si indirectamente, ya que una mala higiene bucal favorece la aparición de las caries, que pueden romper o astillar el diente, lo cual sí causa la sensibilidad bucal.

También el mal cuidado de los empastes dentales puede ser una causa, ya que sin la adecuada revisión y mantenimiento se pueden deteriorar o desgastar.

El desgaste del esmalte dental es otra de las principales causas de sensibilidad dental. Puede deberse a un cepillado agresivo o un proceso de blanqueamiento (que puede generar una debilidad temporal a los dientes). También puede producirse por vomitar de modo habitual, por morderse las uñas, o por tomar muchas bebidas gaseosas, que tienden a acidificar la dentadura.

La retracción de las encías. Al igual que en el caso anterior, se puede deber a una mala higiene que provoca la aparición de infecciones, o a un mal seguimiento y cuidado de tratamientos odontológicos como la ortodoncia.

Remedios y tratamientos para combatir la sensibilidad dental

Una vez que se haya diagnosticado la sensibilidad dental es importante encontrar la causa de la misma para poder combatirla de forma rápida, segura y certera, y así evitar que vuelva a aparecer o al menos mitigar el dolor.

Los remedios caseros, aunque pueden ser efectivos para combatir el dolor temporalmente, no puede aportar una solución definitiva al problema porque no atacan a la raíz del problema.

Los mejores consejos para prevenir y combatir la sensibilidad dental son:

Higiene dental

El mejor aliado para combatir la sensibilidad dental es la higiene. Esto reducirá el riesgo de aparición de caries y de sufrir daños en el esmalte del diente y las encías.

Revisiones dentales

Debe acudirse periódicamente a las revisiones con el dentista, para evaluar el estado de salud general de la boca. En caso de encontrar caries nuevas deben tratarse lo antes posible, y si se detectan empastes previos deteriorados deben repararse o sustituirse.

Seguimiento tras tratamientos

Tras recibir tratamientos dentales como pueden ser blanqueamientos, es necesario hacer un seguimiento y seguir todas las indicaciones del odontólogo.

Cuidado en el cepillado

Se debe cuidar la intensidad del cepillado para no desgastar las encías ni deteriorar el esmalte dental.

Evitar comidas y bebidas muy fría o calientes

También es importante controlar en lo posible la ingesta de comidas o bebidas demasiado calientes o demasiado frías.

Reducir el consumo de bebidas gaseosas.

Evitar en lo posible sustancias ácidas como las bebidas gaseosas.

¿Sabías que el mal hábito de morderse las uñas se llama Onicofagia?

La onicofagia es el hábito compulsivo de morderse las uñas. Puede tener, más allá de importantes consecuencias estéticas, serios problemas dentales.

Algunas de las consecuencias de esta patología tan común son:

· Desgaste de dientes: principalmente en los incisivos superiores e inferiores, lo que provoca microtraumatismos, que hacen que las piezas dentales puedan romperse o fisurarse.

· El apiñamiento de las piezas dentales: a consecuencia de la presión ejercida sobre los dientes, al mordernos los dientes de forma habitual.

· Alteración en la mandíbula: mordernos las uñas puede provocar alteraciones en la articulación temporomandibular, ocasionando molestias en la mordida.

· Lesión en las encías: al mordernos las uñas se pueden depositar o clavar en las encías restos de uñas, lo que puede provocar problemas gingivales y periodontales.

· Pueden provocar el movimiento de las piezas dentales hasta deformarlos y desgastar el esmalte.

· Con el tiempo, pueden causar caries, ya que los dientes perderán agentes protectores que les dejarán expuestos a los agentes externos.

· Pueden aparecer infecciones bacterianas que capaces de provocar herpes.

El hecho de mordernos las uñas es una consecuencia de un estado de nerviosismo y ansiedad, que muchas veces nos resulta imposible controlar.

Soluciones

Hay varias soluciones para poner fin a este problema, lo primero es controlar el estrés. Si este problema ya ha causado daños en nuestros dientes debemos acudir al dentista para que ponga solución a este problema.

La solución a los dientes astillados o rotos, sería la adhesión dental, carillas de porcelana y coronas dentales. Sin embargo, si el problema ha llegado a afectar a las encías habrá que acudir a un periodontista.

El mordernos las uñas es un mal hábito y será más fácil romperlo si los reemplazamos por algo positivo. Si no consideramos suficiente importante la salud de tus manos, piensa en la de tu boca y tu sonrisa.

¿Conoces el herpes labial?

Existe una infección causada por el virus llamado herpes simple tipo 1 (HSV-1) que produce lo que se le conoce como herpes labial. Ocasiona lesiones en los labios de la boca y viene acompañado de dolor intenso e inflamación; dicha infección se puede propagar a las encías, tubo digestivo superior (lengua, faringe) e incluso a la cara.

No se debe confundir con el virus herpes simple tipo 2 (HSV-2) que es el causante del herpes genital, el mismo encabeza la lista de las infecciones de transmisión sexual más frecuentes en España y en el mundo entero.

¿Cómo se transmite el herpes labial?

Ocurre mediante el contacto directo, de persona a persona a través de la saliva y lesiones en los labios de la boca del infectado. Dichas lesiones son en un 80% visibles y en estos casos son altamente infecciosas. Cabe resaltar que no solo son contagiosas las lesiones cuando son visibles, ese 20% restante de invisibilidad no significa que estemos resguardados de adquirir el virus. Es suficiente su presencia en la saliva infectada para contagiar a una persona. Hay que tener en cuanta también que las infecciones pueden permanecer asintomáticas durante un tiempo.

Estadísticamente hablando, los adultos son más propensos a ser contagiados por el virus, mediante utensilios contaminados y/o besos. Generalmente esta infección viene de la etapa infantil, teniendo en cuenta la frecuencia con la que se lleva a la boca juguetes, utensilios, etc. que pueden no tener la asepsia que se requiere para la manipulación infantil.

¿Qué síntomas se presentan cuando se tiene herpes labial?

Posteriormente al contagio, las lesiones aparecen de 4 a 6 días, aunque el virus tiene un lapso de incubación de 2 a 20 días aproximadamente. Puede suceder que no haya presencia de síntomas en algunas personas. Son los llamados “portadores” es decir, que tienen el virus en su sangre pero no muestran sintomatología.

Solo un pequeño porcentaje de personas que tiene el virus manifiestan los síntomas típicos de la infección, como hipertermia, malestar general, inapetencia a los alimentos, dolor de la garganta a causa de la inflamación de los ganglios que se encuentran en esa zona, gingivitis, faringitis y/o amigdalitis con presencia de secreciones purulentas. Dichos síntomas pueden tener una duración de 2 a 3 semanas y luego ceder espontáneamente. La presencia de las lesiones en los labios de la boca es evidente, su aparición trae consigo mucho dolor en la zona afectada.

A pesar que los síntomas pueden disminuir e incluso desaparecer, el virus simple tipo 1 queda en el torrente sanguíneo atenuado, es decir, como “adormecido” esperando el momento en el que el sistema inmunológico del cuerpo “baje la guardia” para aparecer y hacerse sintomático.

Los pacientes que son portadores y sintomáticos de este virus refieren que sienten una especie de “hormigueo” en el labio, lo cual les indica que pronto saldrá la lesión. La misma se presenta como una especie de burbuja de color rojizo y muy doloroso, ampliándose su tamaño y volviéndose una ampolla. La misma está contenida de material purulento (debido a la infección) que por el proceso inflamatorio se llega a reventar, formándose una úlcera. Se puede decir que esta etapa de la infección es la fase final, con el pasar de los días y con el uso de antivíricos, el virus se va mitigando, formando una costra.

¿Cómo prevenir el herpes labial?

Considerando que uno de los motivos más frecuentes para que el virus herpes simple tipo 1 (HSV-1) se active es que se exponga a los rayos solares de forma regular, se recomienda el uso de protector solar. Los antivíricos los atenúan. Lamentablemente no podemos inmunizarnos contra él, ya que este virus no tiene vacuna. Y especialmente, la recomendación fundamental para prevenir el contagio, es mantener una higiene bucal correcta.

El flúor, nuestro gran aliado

El flúor remineraliza el esmalte y aumenta su resistencia, así como actúa frente al desarrollo de las bacterias de la boca.

El flúor es un componente activo presente en la composición de la mayoría de colutorios y pastas dentífricas.

Los beneficios del flúor

– Afecta a la placa bacteriana de nuestros dientes e inhibe la capacidad de las bacterias que la componen de formar grandes cantidades de ácido.

– Inhibe el proceso de desmineralización de los dientes.

– Vuelve la superficie dental mucho más resistente a los ácidos que vivien en la boca.

– Favorece la remineralización de la superficie del esmalte dental.

El flúor es muy eficaz a la hora de frenar las caries dentales, ya que actúa inhibiendo la pérdida de minerales de la superficie dental y favoreciendo la reconstrucción de los componentes propios del diente.

Gracias a la intervención del flúor, se puede evitar el desarrollo del proceso de caries desde sus estados iniciales, hacer los seguimientos e incluso controlar su evolución.

Una vez hayan aparecido, se puede evitar su avance, aunque no remineralizar las zonas del esmalte que se hayan opacado.

Algunos consejos sobre el flúor

Está comprobado que la ingesta diaria, no ejerce la menor acción nociva sobre los dientes.

El mayor ejemplo para asegurarnos un consumo adecuado de flúor es la fluoración del agua potable, medida de protección colectiva, de la que se benefician todos los usuarios. De esta forma, nos aseguramos una ingesta de fluoruro óptima y permanente.

Sin embargo, la ingesta de cantidades excesivas de flúor puede provocar la fluorosis dental, al impedir que el esmalte madure normalmente, provocando la aparición de manchas en la superficie de los dientes, que solo podremos eliminar por medio de un blanqueamiento dental.

Pero si se incorpora en cantidades recomendadas, aporta grandes beneficios en la salud bucodental, ya que al fortalecer las encías, puede ser un gran aliado para la prevención de enfermedades como la caries, la gingivitis y la periodontitis.