Sensibilidad dental

¿Has sentido alguna vez molestias al morder o beber algo frío? Si la respuesta es afirmativa, es posible que padezcas hipersensibilidad dental.

¿Cuáles son las causas de la hipersensibilidad dentinaria?

Este dolor se produce por la exposición de la dentina a bebidas o alimentos fríos, calientes, dulces, ácidos o incluso por el contacto físico. Alrededor del 15% de las personas adultas padecen sensibilidad dental, la cual suele manifestarse entre los 18 y los 40 años debido a la falta de protección de esmalte dental, encías y cemento radicular.

¿Qué factores la provocan?

– Ácidos provenientes tanto de alimentos como de bebidas.
– Cepillado demasiado intenso.
– Bacterias producidas por la ingesta excesiva de azúcar.

Tratamiento odontológico

Si esta patología no es tratada puede producir gingivitis, caries o periodontitis, por lo que es de vital importancia corregirla a través de estos tratamientos:
– La exposición de la dentina se debe a una abertura en el diente, por lo que una solución clínica frecuente es la aplicación de flúor en las áreas expuestas.
– Un agente adhesivo es un material que puede utilizarse para reparar la superficie de la dentina y así corregir la sensibilidad.
– Suministrar flúor a través de una férula durante pocos segundos en tu clínica.

Cuidado en el hogar

La prevención de la sensibilidad dental en el hogar es tan importante como el propio tratamiento. Estas medidas incluyen:
– Uso de un cepillo de filamentos suaves.
– Reducción de alimentos y bebidas ácidas en la dieta.
– Utilización de pastas de dientes ricas en flúor.
– Un cepillado correcto.
– Utilizar cremas especializadas para combatir la sensibilidad.

Solo un dentista puede confirmar que tienes hipersensibilidad dental. Él te indicará cómo minimizar la exposición de la dentina, cuidar tus dientes sensibles y aliviar las posibles molestias, realizando algunos cambios sencillos tanto en tu rutina diaria de higiene bucodental como en tus hábitos alimenticios.