Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

LLAMA GRATIS

Primera cita gratis

04/01/2022 | Blog

Morderse las uñas pone en peligro tus dientes

El hábito de morderse las uñas, conocido como onicofagia, es un gesto aparentemente inofensivo que muchas personas practican sin ser conscientes de sus graves consecuencias para la salud bucodental. En este artículo, exploraremos los peligros de morderse las uñas y cómo afecta la salud de tus dientes, boca y encías, junto con algunas soluciones y consejos para dejar este hábito.

Morderse las uñas

Onicofagia: Un Hábito Peligroso

La onicofagia, o el hábito de morderse las uñas, es un comportamiento compulsivo que, más allá de las consecuencias estéticas, puede tener serias implicaciones en la salud dental.

  • Desgaste de los dientes: Morder constantemente las uñas puede causar un desgaste en los dientes, especialmente en los incisivos superiores e inferiores, lo que puede llevar a microtraumatismos y a la rotura o fisuración de las piezas dentales.
  • Problemas en la mandíbula: Este gesto constante ejerce una presión forzada en la articulación temporomandibular, lo que puede resultar en dificultades y dolor al masticar los alimentos.
  • Lesiones en las encías: Mordisquear las uñas puede provocar que los fragmentos de uñas se depositen o claven en las encías, lo que puede dar lugar a problemas gingivales y periodontales.
  • Movimiento y deformación dental: Con el tiempo, este hábito puede causar el desplazamiento de las piezas dentales, deformándolas y desgastando el esmalte dental.
  • Caries e Infecciones: Al perder los dientes sus agentes protectores naturales, estos quedan expuestos a agentes externos, lo que aumenta el riesgo de caries y la aparición de infecciones bacterianas.

 

Morderse las uñas y la salud general

No solo afecta a la salud bucodental, morderse las uñas también tiene implicaciones en la salud general del organismo. La entrada de bacterias al morder las uñas puede dar lugar a infecciones y malestar en el cuerpo, como vómitos y diarreas, debido a la presencia de bacterias como Staphylococcus, Candida y Escherichia Coli.

Además puede acarrear maloclusión dental (mal alineamiento de los dientes) y problemas para masticar.

 

Paroniquia: una infección peligrosa

El hábito de morderse las uñas también puede provocar una enfermedad llamada paroniquia, una infección en los dedos que resulta en hinchazón, enrojecimiento y la formación de pus. Esto se debe a la entrada de bacterias en las fisuras o desgarros de la piel.

 

Cómo dejar de morderse las uñas

Abandonar este hábito puede ser un desafío, pero es esencial para preservar la salud bucodental y general. Controlar el estrés es el primer paso, y si el hábito ya ha causado daño a los dientes o encías, es fundamental acudir al dentista para buscar soluciones.

 

Conclusión:

Morderse las uñas es un mal hábito que, si no se controla, puede tener consecuencias significativas en la salud bucodental y general. La salud de tus manos debe ir de la mano con la de tu boca y tu sonrisa. Abandonar este hábito es esencial para mantener una boca saludable y evitar problemas dentales y de salud más graves a largo plazo. Además, no dudes en consultar a tu dentista para recibir orientación y tratamiento si ya has experimentado problemas dentales relacionados con la onicofagia. Tu sonrisa y bienestar te lo agradecerán.

 

Para todas las dudas que tengas sobre estos temas u otros de odontología sabes que cuentas con nosotros 😉

Fuente: ICOEV


Etiquetas: Morderse las uñas

Déjanos tus datos y te llamamos nosotros directamente

  • Opciones de financiación
  • Garantía de satisfacción
  • Odontólogos expertos

    ¿Eres paciente de Institutos Odontológicos?


    El responsable del tratamiento de los datos facilitados es Apollonia Topco, S.L.U. La finalidad del tratamiento es atender a tu solicitud de información y en caso de que lo autorices enviarte información sobre nuestros productos y/o servicios. La base legal del tratamiento es el interés legítimo en atender a tu solicitud y en su caso el consentimiento facilitado para el envío de comunicaciones comerciales. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a rgpd@ioa.es. También puedes presentar una reclamación ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.