Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

LLAMA GRATIS

Primera cita gratis

02/01/2023 | Blog

La cirugía maxilofacial

Es la rama de la odontología que trata afecciones de la boca, la cara y demás estructuras faciales, causadas por un tumor, un trauma, o el propio envejecimiento. A su vez, está muy relacionada con la cirugía plástica, la neurocirugía y la otorrinolaringología. Dicha especialidad abarca gran variedad de procedimientos. Incluye  desde extracciones corrientes como las de las muelas del juicio hasta complejas intervenciones, como reconstrucciones estéticas, extracción de tumores, reconstrucción o la colocación de prótesis.

cirugía maxilofacial
Cirugía maxilofacial

¿Qué es y cuándo es necesaria la cirugía maxilofacial?

Para solucionar la mala posición de los dientes y la consiguiente maloclusión, a veces la ortodoncia no resulta efectiva, pues el origen del problema se encuentra en una deformidad estructural del esqueleto facial, ya sea de origen congénito, como consecuencia de un accidente, por una enfermedad, degeneración o envejecimiento. En estos casos, el tratamiento indicado es la cirugía maxilofacial, una especialidad compleja de la salud bucodental que se encarga de aquellas patologías localizadas en la boca, la mandíbula, el cuello o la cabeza, que afectan a la funcionalidad de la dentadura, y que únicamente pueden resolverse mediante intervención quirúrgica.

Además de la afectación funcional, estos problemas suelen tener una derivada estética con consecuencias directas en la autoestima y, por tanto, en el bienestar personal, de manera que el procedimiento de cirugía maxilofacial indicado aportará beneficios evidentes a la calidad de vida del paciente.

¿Es lo mismo un dentista y un cirujano maxilofacial?

Un dentista no es lo mismo que un cirujano maxilofacial. El dentista se ocupa de todo lo vinculado a los dientes, implantes o protésis, enfermedades de las encías, mejora de la posición dentaria y otras dolencias orales. Por otro lado el cirujano maxilofacial, aunque trata las mismas zonas que el dentista, se especializa, como su nombre indica en la cirugía que va desde injertos óseos o extracciones dentales complejas. También incluye en su área de desarrollo la colocación de los implantes dentales.

 

¿Qué patologías corrige la cirugía maxilofacial?

La variedad de procedimientos quirúrgicos que comprende la cirugía maxilofacial es muy amplia, e incluye extracciones dentales, implantes, reconstrucción de mandíbula y cirugía correctiva, dependiendo de cuál sea el problema a solucionar. Algunas de las patologías más habituales son:

  • Pérdida ósea en el maxilar o la mandíbula: se realiza la cirugía ortognática: destinada a la reconstrucción y corrección de anomalías y deformidades de tamaño, forma y posición de las bases óseas de las estructuras maxilomandibulares.
  • Lesiones de la mucosa oral: son tejidos que revisten el interior de la boca que pueden sufrir alteraciones, por ejemplo durante el embarazo.
  • Problemas de articulación temporomandibular
  • Traumatismos faciales y tumores: pueden ser fracturas faciales que afectan a la funcionalidad y la estética, fracturas del maxilar superior o la mandíbula que alteran la relación entre los dientes superiores e inferiores, y las fracturas de órbita, que afectan a la visibilidad del ojo.

Dentro de estas categorías, existen numerosas variables y, por tanto, procedimientos muy diversos para corregirlas.

  • Las extracciones o exodoncias, por ejemplo, permiten extraer de forma sencilla las muelas del juicio, dientes de leche que no caen, piezas fracturadas o con caries, y, en tratamientos para hacer espacio (si no existe alternativa), las piezas necesarias para alinear el resto de dientes.
  • Con la cirugía mandibular correctiva, se corrigen los problemas derivados del síndrome de la articulación temporomandibular (que puede llegar a su sustitución por una prótesis), las fracturas maxilofaciales, la maloclusión, e incluso el bruxismo, cuando deriva en deformidades dentofaciales.
  • La cirugía maxilofacial incluye también la extirpación de tumores que se desarrollan en la cara, la boca o el cuello. Tras ello, es necesario reconstruir la mandíbula mediante la inserción de tejido óseo, periodontal o muscular.
  • La cirugía de implantes también se encuentra entre los procedimientos de cirugía maxilofacial, pues consiste en la sustitución de la pieza dental original, dañada o faltante, por un diente artificial con el mismo aspecto y funcionalidad.

 

Solucionar la maloclusión

La maloclusión dental sucede cuando los dientes están mal alineados. La consecuencia es que las piezas superiores e inferiores no encajan bien, y ello puede degenerar en problemas diversos, como apiñamiento, dientes desviados o un desgaste irregular, que, a su vez, provocan molestias al masticar, dolor en la mandíbula o dificultades para una correcta respiración.

En ocasiones, sobre todo en la edad adulta, la ortodoncia no es tratamiento suficiente para lograr la correcta alineación de los dientes, y es necesario recurrir a la cirugía maxilofacial u ortognática. Hay que tener en cuenta que la maloclusión puede ser debida a una diferencia de tamaño entre el maxilar superior y la mandíbula, cosa que, además del desencaje entre las arcadas, produce un desequilibrio en el aspecto facial.

 

Fases del tratamiento de cirugía maxilofacial

Antes de determinar el procedimiento quirúrgico a llevar a cabo para corregir la maloclusión, es necesario realizar un diagnóstico preciso que permita planificar con todo detalle el proceso a seguir. Este estudio definirá qué rasgos del paciente se deben modificar mediante la cirugía maxilofacial. Aunque el tratamiento con ortodoncia no basta para el éxito del proceso, sí es imprescindible aplicarla antes de la operación para rectificar la mala posición dental. Esta fase dura unos 18 meses, y resulta fundamental para obtener un buen resultado final.

En los casos más graves, la intervención quirúrgica pasa a ser la prioridad, de manera que se prescinde del tratamiento ortodóntico. Con la cirugía, el equipo médico corrige los problemas de oclusión, que, dependiendo de la complejidad de la operación, requerirá anestesia local o general. En el segundo caso, será necesaria una breve hospitalización.

La complejidad de la cirugía influirá también en la duración de la fase postoperatoria, que puede ir desde las seis semanas hasta los seis meses para recuperar la normalidad en la zona intervenida. En cualquier caso, la última fase del tratamiento incluye el uso de ortodoncia para fijar la posición de los dientes de forma definitiva.

 

En cualquier caso, hay que empezar por el principio; es decir, reservar una primera cita gratuita en Institutos Odontológicos para conocer tu diagnóstico y el tratamiento a seguir.

Déjanos tus datos y te llamamos nosotros directamente

  • Opciones de financiación
  • Garantía de satisfacción
  • Odontólogos expertos

    El responsable del tratamiento de los datos facilitados es Apollonia Topco, S.L.U. La finalidad del tratamiento es atender a tu solicitud de información y en caso de que lo autorices enviarte información sobre nuestros productos y/o servicios. La base legal del tratamiento es el interés legítimo en atender a tu solicitud y en su caso el consentimiento facilitado para el envío de comunicaciones comerciales. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a rgpd@ioa.es. También puedes presentar una reclamación ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.