Conoce más sobre el Bruxismo El bruxismo afecta tanto a niños como adultos, sin distinción y ocurre de manera inconsciente, deteriorando las piezas dentales

bruxismo dolor de mandibula dolor de cabeza dentista

El Bruxismo es un hábito involuntario en la que los pacientes cierran muy fuerte la mandíbula y hacen que los dientes superiores se deslicen con los inferiores, hacia atrás y a delante sin ningún objeto dentro de la cavidad oral, produciendo que los dientes rechinen.

El bruxismo afecta tanto a niños como adultos, sin distinción y ocurre de manera inconsciente, deteriorando las piezas dentales. Se puede presentar de día (se relaciona con el estrés) o de noche (se relaciona con el sueño), siendo más frecuente de noche.

bruxismo dolor de mandibula dolor de cabeza dentista

Datos que tienes que saber sobre el Bruxismo

Causas del bruxismo

Los especialistas difieren sobre las causas del bruxismo y señalan el estrés como el primer desencadenante. Además, refieren que cada paciente es diferente, por lo que las causas pueden variar en cada situación.

Las posibles causas son:

  • Ansiedad, frustración.
  • El tipo de alimentación.
  • Hábitos del sueño o trastornos como apnea y ronquidos.
  • Incapacidad para relajarse.
  • Malas posturas.
  • Mal alineamiento entre los dientes y la mandíbula, esto se conoce como maloclusión.
  • Enfermedades como Esclerosis Múltiple, Huntington o Parkinson pueden tener como consecuencia el bruxismo.
  • Efectos adversos de medicamentos antidepresivos como Flouxetine, Sertraline o Paroxetine.

Signos y síntomas del bruxismo

Las fuerzas que provocar el bruxismo no solo afectan a las articulaciones maxilares, sino que afecta también a los músculos de masticación y a los dientes. Además, puede generar tensión en la cabeza y el cuello así como dolor dolor de cabeza, nuca y hasta dolor en los hombros. Cabe destacar que algunos pacientes al principio no presentan síntomas.

Si el bruxismo es leve, se pueden observar señales de erosión o  desgaste en los dientes, llamadas facetas esmeriladas o abrasiones.

Si rechinar los dientes se convierte en un hábito crónico, las placas dentarias pueden sensibilizarse o aflojarse y en el peor de los casos el diente se puede romper.

Otros síntomas que pueden presentar son:

  • Dificultad o cansancio al masticar alimentos duros.
  • Dolor de oído, también conocido como otalgia.
  • Sensibilidad muscular y sensibilidad a las bebidas y alimentos fríos y calientes.
  • Se puede presentar insomnio por los dolores causados por el bruxismo.
  • Depresión por no consolidar el sueño, por los dolores o por el desgaste dental que es antiestético y se puede percibir a simple vista.
  • Si se prolonga en el tiempo puede afectar incluso a la articulación temporomandibular.

Tratamiento del Bruxismo

El tratamiento del bruxismo consiste en disminuir el dolor, evitar que el desgaste o daño dental evolucionen y tratar la causas, ya sean de origen psicológicas (mediante técnicas de relajación y terapias) o de origen físico.

Si el bruxismo es nocturno y los daños son evidentes se recomienda el uso de protectores dentales y de férulas, éstas son prótesis hechas a la medida de la dentadura del paciente y se usan durante toda la noche mientras duermen para impedir que los dientes rocen y rechinen generando un desgaste en el esmalte. Esto sirve para evitar la progresión del daño pero no cura el movimiento involuntario.

Controlar la ansiedad puede disminuir o corregir por completo el bruxismo, el paciente debe someterse a técnicas de relajación que le permitan conciliar el sueño, puede hacer uso de fármacos ansiolíticos o relajantes musculares, dependiendo de lo que considere el médico tratante.

Otras medidas que puede tomar para aliviar el dolor son:

  • La aplicación de compresas de calor o frío en la zona en que presente dolor y así relajar la musculatura.
  • Se recomiendan masajes de la musculatura, estiramientos y se le puede añadir electroterapia, ultrasonidos y acupuntura.
  • Evitar los alimentos duros y los dulces.
  • La ortodoncia es uno de los tratamientos más usados para tratar el bruxismo de raíz y alinear los dientes.

Como última instancia se recurre a cirugías de tipo maxilofacial.

 

Ahora que conoces qué es el bruxismo, si crees que puedes padecerlo o por el contrario has sido ya diagnosticado, te recomendamos que se lo hagas saber a tu higienista u odontólogo para que te prescriba las principales pautas a seguir y te realice los necesarios controles bucodentales rutinarios que necesitas.