Teléfono gratuito
atención al paciente

900 131 002

LLAMA GRATIS

Primera cita gratis

Anodoncia, la ausencia de uno o varios dientes

En odontología, la anodoncia es una enfermedad congénita rara que se caracteriza por la ausencia de un número de dientes, la solución a este problema está en la implantología.

Implantes en anodoncia

Existen dos tipos de anodoncia, la total y la parcial. La primera es menos común, ya que a quien la sufre le faltan todos los dientes de forma genética, y la enfermedad puede afectar tanto a la dentición temporal como a la permanente.

La anodoncia es una alteración bastante rara, pero, cuando ocurre, suele asociarse a un trastorno generalizado, como por ejemplo la displasia ectodérmica hereditaria.

Esta displasia engloba más de 200 enfermedades genéticas diferentes que tienen en común el desgaste de algunos derivados ectodérmicos tales como el cabello, las uñas, los dientes o las glándulas sudoríparas.

Pero no todo el problema está en los genes, también existe la anodoncia inducida o falsa, como resultado de la extracción de todos los dientes por diferentes causas externas.

La anodoncia parcial, también llamada hipodoncia u oligodoncia, afecta a uno o más dientes y es un trastorno bastante frecuente.

Aunque cualquier diente puede estar ausente congénitamente, algunos tienen más predisposición que otros a sufrir esta anomalía.

La anodoncia de dientes temporales es rara, pero cuando se presenta suele ser de los incisivos laterales maxilares.

Existen algunos estudios que sugieren una estrecha relación entre los dientes temporales y sus sucesores permanentes, sugiriendo que en ocasiones existe un factor genético.

A veces puede observarse en niños a quienes les faltan dientes de uno o ambos cuadrantes del mismo lado, debido a que recibieron radiaciones en la cara a edad muy temprana.

Además, los rayos X pueden detener el desarrollo de los dientes ya formados y parcialmente calcificados.

La implantología como solución

Como solución a la anodoncia, bien sea total o parcial, en odontología está la implantología, ya que mediante esta podemos realizar la sustitución de un único diente, de varias piezas, o incluso de toda la dentadura.

Cada pieza dental tiene una función diferente en la masticación de los alimentos, por lo que si falta alguna pieza este proceso no se realiza correctamente y el alimento pasa al estómago en condiciones que no son las idóneas para una digestión correcta.

Además está la función estética. El aspecto facial puede variar en función de la posición de los dientes, de su color o su tamaño, alterando el tono muscular del rostro y provocando la aparición de arrugas que dan un aspecto de envejecimiento prematuro a la persona.

En nuestras clínicas tenemos varias soluciones en implantología, desde soluciones clásicas hasta la última tecnología en implantes, sin técnicas quirúrgicas invasivas. ¿Quieres saber más?

¿Cómo cuidas tus implantes dentales?

En los últimos años, los tratamientos con implantes dentales han ido aumentado entre los pacientes por su aporte en la mejora de vida de éstos. Para ello, es importante llevar una higiene adecuada porque puede ser una causa por la que el implante pierde su unión al hueso y se suelte.

Alrededor del diente, y por falta de higiene, puede producirse una periodontitis que puede llevar a la pérdida del diente. De igual manera, la mala higiene alrededor de los implantes conlleva un proceso denominado periimplantitis en el que se produce una pérdida del hueso que sustenta el implante con la consiguiente pérdida del mismo a corto plazo.  De ello se deriva que las medidas higiénicas a tomar para el mantenimiento de las prótesis, ya sean fijas o removibles, o de los tejidos blandos periimplantarios sean fundamentales para predecir un buen resultado, afirma el vocal científico del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV).

implantes dentales precio

Fases y cuidados

  • Enjuagues con clorhexidina: tras la cirugía para la colocación de implantes realizar estos enjugues para eliminar posibles bacterias dado que no se puede cepillar la zona.
  • Cepillado convencional:
    • Tras la retirada de los puntos a los 7-15 días se puede reanudar la higiene habitual del cepillado durante la fase de oseointegración (unión estable entre el hueso y el implante).
    • A partir de la fase protésica (segunda parte del tratamiento de Implantología) deben introducirse técnicas de cepillado de la boca con especial dedicación a la zona de la prótesis en su unión con la encía, como mínimo cada 12 horas.
  • Higiene con cepillo interproximal:
    • En el caso de prótesis fija (no se puede retirar) se recomienda el uso de cepillos interproximales y sedas en los espacios entre implante-implante y diente-implante (elegir tamaño más grande o más pequeño en función del espacio existente y la recomendación de su dentista).
    • En caso de que la prótesis sea removible (se puede retirar) habrá que limpiar por un lado la prótesis con los cepillos específicos para éstas y por otro lado cepillar las barras o anclajes unidos a los implantes y que sirven de sujeción a la prótesis.
    • En el caso de las barras hay que prestar especial atención al espacio entre la barra y la encía, para evitar la inflamación de ésta. Cabe reseñar que la no retirada de la placa bacteriana de la parte de la encía que rodea los implantes pondrá en peligro la durabilidad o éxito del tratamiento con implantes debido a la pérdida de éstos.

Si tienes implantes dentales es imprescindible tener una higiene continua para conservarlos en buen estado y recuerda realizar tus visitas programadas al dentista para complementar correctamente la higiene de tus implantes. Cuenta con nosotros 😉

Fuente: ICOEV

Morderse las uñas pone en peligro tus dientes

¿Eres de los/as que se muerden las uñas y no se dan cuenta? Para muchos es un gesto sin importancia que pasa desapercibido a menos que tengas las uñas bastante desgastadas por este mal hábito.

Si aún no se lo has comentado a tu dentista te recomendamos hacerlo por prevención, pues morderse las uñas implica consecuencias peligrosas y poco conocidas para tus dedos, tu boca y tus dientes. De esta manera tu odontólogo puede ayudarte con algunos consejos o maneras de prevenirlo. En este artículo te contamos unos breves detalles sobre el peligro que implica morderse las uñas para tu salud bucodental.

Morderse las uñas

Morder continua y ansiosamente las uñas puede llegar a causar diversos efectos que ponen en riesgo la salud dental, éstos pueden ser: desgaste de los dientes incisivos, mayor riesgo de infecciones, problemas de mandíbula e incluso halitosis.

 

Desgaste de los dientes por morderse las uñas

El acto de morderse las uñas constantemente puede aumentar el riesgo de infecciones en la boca pues es una entrada de bacterias en tu organismo. Entre las bacterias que pueden aparecer: Staphylococcus, Candida, Escherichia Coli causando malestar en el cuerpo, vómitos y diarreas.

Problemas en la mandíbula debido al mordisqueo de uñas

El mordisqueo ansioso de las uñas también puede generar consecuencias en la articulación temporomandibular pues el gesto constante que implica una posición forzada de la mandíbula. Esto puede provocar dificultad y dolor para masticar los alimentos.

morderse las uñas dentista barcelona higiene dental

Halitosis debido a morderse las uñas

Debido al traspaso de bacterias que ingresan en la boca por el mordisqueo persistente de las uñas aumenta la presencia de ciertas bacterias que pueden fomentar el desarrollo de mal aliento.

Para todas las dudas que tengas sobre estos temas u otros de odontología sabes que cuentas con nosotros 😉

Fuente: ICOEV

La importancia de la odontogeriatría

En la salud bucal de las personas mayores, los principales problemas son la gingivitis, la pérdida, la movilidad y el desgaste de las piezas dentales. Por eso, durante esta etapa, hay que doblar los cuidados, para que los problemas no se agraven y afecten más seriamente al organismo.

salud dental vejez

El envejecimiento es un proceso gradual de modificación y degeneración fisiológica, morfológica y biológica, a consecuencia de la edad y del desgaste acumulado.

De modo que podemos definir la odontogeriatría como la rama de la odontología, enfocada a la salud bucodental de las personas mayores de 65 años.

Es en este momento, los malos hábitos comienzan a pasar factura, pero además se suman las complicaciones típicas de la edad, como puede ser el uso de prótesis, el consumo de medicamentos o simplemente una higiene bucal deficiente.

Las complicaciones más comunes suelen ser a consecuencia de la retracción de las encías, de modo que es bastante frecuente la hipersensibilidad dental y las caries en la raíz de las piezas dentales.

Además, debido a los problemas en los tejidos duros, podemos evidenciar serios problemas de edunterismo, de ahí que las intervenciones más demandadas por este colectivo sean las relacionadas con la colocación de implantes y prótesis.

Todos estos problemas pueden ser tratables y reversibles si se encuentran localizados y se diagnostican en las primeras etapas.

Es muy importante atender a cualquier posible complicación o patología, recibir un diagnóstico y comenzar el tratamiento necesario lo antes posible, para mejorar la estética y funcionalidad oral, ya que no olvidemos que, independientemente de la edad, lucir una sonrisa bonita y sentirnos a gusto con nosotros mismos, es fundamental.

Acudiendo a tu dentista de confianza podrá poner solución a cualquiera de estas dificultades, que en ocasiones provocan tanto malestar.

En Institutos Odontológicos, tenemos todos los tratamientos necesarios para solucionar alteraciones producidas por una mala alimentación, hábitos higiénicos inadecuados, factores hereditarios o como consecuencia de la edad.